Home Inolvidables Dona heredero de Manuel M. Ponce el acervo del músico a la UNAM
Inolvidables - November 7, 2010

Dona heredero de Manuel M. Ponce el acervo del músico a la UNAM

declinación de la música”, indicó el pianista Carlos Vázquez, quien fue el último discípulo del compositor zacatecano, además de fungir como su apoderado legal y heredero universal.

El pasado jueves, Carlos Vázquez alcanzó los 90 años y señaló que a un mes del 128 aniversario del compositor y músico zacatecano, cedió las siete mil creaciones para piano solo, guitarra, música de cámara, sinfónica y coral a la Escuela Nacional de Música de la UNAM, a la cual corresponderá en el futuro la difusión de la obra de su maestro.

“Ahora que puedo morir en cualquier momento decidí que la UNAM continúe reviviendo y editando la música del maestro Ponce, aunque no sé si de forma muy abundante, pero sí con persistencia”, detalló a Crónica en entrevista.

EL RUIDO. Para Carlos Vázquez “cuando uno escucha música verdadera –como la clásica– se gana el descanso del alma. No como ahora que sólo se trata de agitar brazos y pies, sin buscar el romanticismo que nos lleve a darle un abrazo a una mujer. Ahora todo supone estar frente a ella y hacer maromas en los hombres de los jóvenes”, explicó.

Explicó que la música actual tan popular entre la juventud desde hace ya varias generaciones no es música, sino sólo un pretexto que invita a moverse. “Se trata de un ruido persistente con cierto ritmo que sirve para bailar, el que no necesita ninguna melodía porque ésta ya no existe”.

Pese a todo se muestra optimista y asegura que tarde o temprano regresará la verdadera música. “Tarde ya es, pero creo que va a regresar la música que tiene sentido, si es que antes no deja de serlo”, sentenció.

RECONOCIMIENTO. La historia que unió a Ponce con su discípulo predilecto inició en 1936, cuando ingresó al Conservatorio Nacional de Música. “Entonces yo tenía 16 años y dos años después, asesorado por mi maestro, toqué por primera vez en la sala de conferencias de Bellas Artes que a la postre sería la sala Manuel M. Ponce”, recordó.

Una vez concluida su formación, Carlos Vázquez se dedicó a la docencia durante tres décadas en el Conservatorio y a la par realizó giras por México y ciudades de Estados Unidos como Nueva York, Washington, Los Ángeles, San Francisco, Ohio, Phoenix, Arizona, San Antonio Texas, y en Aragón, España. Por ahora sólo le queda un archivo con sus 25 creaciones inéditas que, asegura, ya no interpretará.

Asimismo, el pianista explicó que si bien Manuel M. Ponce fue amigo de las glorias de la música como Ígor Stravinsky, Alexander Brailowski, Arthur Rubinstein y Andrés Segovia, siempre fue un hombre de gran amabilidad y afabilidad, con una carrera que hizo a base de esfuerzo, gran voluntad y un genio reconocido en el extranjero, aunque en su patria no tanto”, añadió.

EL GENIO. Dar un perfil de Manuel M. Ponce resulta complicado para su discípulo, sin embargo le da vuelta al consejo de su maestro, “el que por desgracia ahora ha quedado en el olvido: que además de ser músicos debíamos incrementar nuestra cultura general. No se trataba sólo de tocar el piano y ya, sino también tener una cultura que nos permitiera platicar con personas dedicadas a otras áreas del conocimiento”, expresó.

Con la memoria fresca por los detalles que lo unieron al conocido compositor de Estrellita, Carlos Vázquez reconoció que “Ponce fue el maestro de la improvisación y el genio de una obra monumental que tarde o temprano tendrá el reconocimiento que merece porque no existe un compositor con el talento suficiente que lo opaque”, aseveró.

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply