Home Ciudad de México Ada se corona como la reina de la “Noche Electrónica Alemana” en la explanada del Palacio de Bellas Artes
Ciudad de México - November 7, 2010

Ada se corona como la reina de la “Noche Electrónica Alemana” en la explanada del Palacio de Bellas Artes

viernes con el Palacio de Bellas Artes como fondo. Una masa compacta se arremolina frente a la Ada de esta noche. En el breve espacio que se permiten, los jóvenes bailan, mueven la cabeza, le lanzan flores con silbidos a la bella Ada, le toman fotos, la graban en video, twittean y comparten la cercanía de sus cuerpos.  “Es lo más prendido de la noche. Tiene mucha potencia en su sonido”, se oye decir a uno de los asistentes.

Ella apenas sonríe por un segundo, concentrada en su mezcladora de sonidos una suave brisa despeina sus cabellos rubios. Es bajita de estatura, de vez en cuando se permite un rítmico movimiento de cabeza, sin dejar de mover los controles con los que edita su creación musical: pop y rock.

Mezcla de olores en el ambiente. Café, tabaco, y algo que no huele a tabaco. Los menos non sanctos. Los jóvenes de verdad la gozan. Y Ada tiene ganas de bailar. Como un ángel descendido prende una y otra vez a los chavos.

Allá, casi pegado a las puertas del Palacio, una banda de jóvenes muestra sus mejores pasos. Uno camina sobre sus manos, hace malabarismos en el aire, mientras menea el cuerpo al ritmo musical; en tanto, una chica de apariencia tímida, vestida con chaleco morado y calcetas de rayas, salta, brinca y levanta los brazos al aire frente al aplauso de sus compañeros.

En realidad Ada viene de la ciudad alemana de Colonia. Su fuerte seguramente es el clima gélido y quizá por eso prolongó más allá de una hora su música electrónica, más tiempo del previsto.

Más de tres horas de música electrónica alemana ofreció al aire libre Conaculta, a través de la Dirección General de Vinculación Cultural y del Centro Nacional de las Artes, en colaboración con el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Instituto Goethe de México.

A partir de las 21:00 horas comenzó Noche Electrónica Alemana. Al paso del tiempo, público joven, en su mayoría, fue cerrando espacios frente al Palacio de Bellas Artes.

Cerca de las 23:00 horas era prácticamente imposible caminar en la explanada. Hasta en las jardineras hubo espectadores. Por lo menos unas dos mil personas escucharon y bailaron las tendencias musicales de la escena electrónica del país europeo.

Con una trayectoria de más de 20 años en el ambiente musical, la velada la abrió Atom™, cuyo nombre real es Uwe Schmidt, conocido en el mundo por el proyecto Señor Coconut. Originario de Francfort del Meno, Atom™ puso la sal y la pimienta sobre el escenario cuando el público reconoció los acordes musicales de Oye cómo va, del legendario Carlos Santana.

Acompañado por una vieja MPC 3000, “un dinosaurio de la tecnología”, según reconoció, más tarde, conectada a su lap top, ofreció al público música y video en tiempo real con una instalación técnica minimalista sobre el escenario. Este espectáculo lo ha presentado en distintos países y en festivales como Mutek, en Montreal, y Sónar, en Barcelona.

Vestido de negro de pies a cabeza, originario de Francfort del Meno, Uwe Schmidt, dijo sentirse contento y emocionado por tocar en una plaza como la de Bellas Artes.

Entrevistado brevemente por Conaculta expresó que las veces que ha tocado tanto en Guanajuato, Veracruz, Guadalajara y la Ciudad de México para él es muy positivo sentir la energía de la juventud, a diferencia de lo que ocurre en Europa, donde hay más viejos y menos jóvenes.

Explicó que su trabajo en escena requiere mucha concentración y que no hay espacio para hacer show. Fundamentalmente “me gusta tocar la música, improvisarla, estar allí haciéndola; pequeños errores de concentración pueden resultar aburridos o malos” para la apreciación del público”.

Una hora después, a las 22:00 horas, cuando se escuchaban los primeros acordes del trío Kreidler, apareció La Catrina en la explanada de

Bellas Artes. Siempre elegante y sonriente, y como los muertos también padecen el frío, llegó con una larga bufanda de peluche que le cubría el cuello.

Entre apretujones se abrió paso entre el público, bailó con quien quiso y posó para la fotografía del recuerdo. Eso sí, siempre exigió con mirada penetrante el depósito de una moneda en la calavera que colgaba de su mano izquierda.

El grupo acústico-electrónico Kreidler, integrado por Thomas Klein, Andreas Reihse y Detlef Weinrich, mostró su singular estilo y saludó con entusiasmo a un país que visita por primera vez: “Hola México”, resonó frente a La Alameda.

A las 22: 35. Kleider, fundado en 1994 en Dusseldorf, muestra a los jóvenes mexicanos su experiencia en el escenario. El porqué de su fama en clubes techno, salas de concierto, festivales, galerías de arte y pasarelas de todo el mundo.

Allá abajo, donde se recibe sin compasión el bombardeo electrónico de Kleider, Mizraim Arjona, de 29 años de edad, muestra espontáneamente a la gente que le rodea sus dotes malabares con el contacball.

Con diez años de experiencia en el malabarismo y emocionado con los ritmos que escucha afirma: “Me gusta la música del mundo”. Y así llegó la madrugada, en la que Ada se coronó como la reina de la Noche Electrónica Alemana, mientras en la explanada medio mundo mantenía su propio show. Algunos bailando solos, otros en grupo y los más, preocupados por el cierre de la estación del Metro Bellas Artes.
RGT

Fuente: (CONACULTA)

 

Leave a Reply