Home Toros y Deportes Eloy Cavazos y Chucho Solórzano hacen vibrar a “La México” y salen en hombros
Toros y Deportes - October 18, 2010

Eloy Cavazos y Chucho Solórzano hacen vibrar a “La México” y salen en hombros

la embestida y, cuando iba a la muleta, lo hacía sin entregarse y con un recorrido muy corto. El regiomontano, que emocionó al tendido con chicuelinas inciales, le pisó sus terrenos y, jugándose la voltereta como si de un novillero se tratara, le extrajo muletazos de gran valía.

Quieto como un poste y carismático como pocos, logró correr la mano en una señorial tanda con la mano diestra, ligada con una más por estatuarios que fue rematada con un soberbio cambio de mano por delante ante los vítores de la afición.

Con decisión, lió la muleta y montó el estoque para irse sobre el morillo del ejemplar de Bernaldo de Quirós y dejar el acero en todo lo alto, un pelín trasero, realmente a matar o morir, con el estilo que lo ha caracterizado a lo largo de toda su vida. Entregada, la afición solicitó las orejas, mismas que fueron concedidas y paseadas en una jubilosa vuelta al ruedo.

Una lidia un tanto desordenada, ante su extraño comportamiento desde salida, estaba realizando el tercero de la tarde durante los primeros dos tercios. Sin embargo, ahí se plantó Jesús Solórzano, que se notaba desconcertado por esta situación y, dándole todas las ventajas al novillo, que se refugió en tablas, se dio a correr la mano bien y bonito en una faena ciento por ciento derechista.

Con empaque y sentimiento, toreando con el alma y abandonándose, Chucho se echó a la bolsa al público, que terminó por explotar ante el temple y los destellos tan toreros que dejó plasmados ahí, en el terreno de tablas, donde el ejemplar se dejaba mater mano.

La media estocada con la que rubricó su trasteo hizo que dobalara elastado, pero se levantó ante el puntillero. En un gesto de añeja tauromaquia, como lo hacía su padre, Solórzano sacó suevamente el estoque de las carnes de su enemigo y, tan rápido como una exhalación, soltó un golpe del descabello con el mismo acero y terminó su vida, cortando una oreja a toda ley.

Muy sobrio y sereno se plantó Manolo Arruza delante del cuarto de la tarde, de El Vergel, al que le recetó un quitazo por chicuelinas para luego cubrir de magnífica forma el segundo tercio de la lidia con dos pares al cuarteo y uno al sesgo.

Clásica y templada fue su faena de muleta, logrando bellos trazos por ambos pitones. Lástima que la cosa vino a menos pues el astado terminó por rajarse, pero Arruza se dobló toreramente y se tiró a matar, señalando un pinchazo y luego un feo metisaca, lo que no fue impedimento para dar una merecida vuelta al ruedo.

Miguel Espinosa “Armillita” se enfrentó al novillo de Bernaldo de Quirós que más se prestó para el lucimiento, delante del cual estructuró una trasteo breve pero sustancioso, pues bordó el toreo en artísticos derechazos y luego lo hizo en otra tanda al natural, dejando una impresión estupenda delante de este público.

Lástima grande que Miguel falló con el acero, pues hubiera podido cortar una oreja de verdad muy valiosa por el arte que derramó en el ruedo de La México, pero lo que no se olvida fueron esos trazos de bella factura que dejó plasmados en la retina de los aficionados.

El Capitán cerró el festejo delante de un novillo de Santa Bárbara que fue un cúmulo de dificultades, pues era tardo en las embestidas y acudía muy deslucido a los engaños, acortando el recorrido y desarollado sentido.

Pese a no tener tela de donde cortar, José Antonio se notó muy esforzado y con unas ganas inmensas de agradar, pero su labor ya no pudo tomar el vuelo esperado y todo terminó en algunas palmas.

El rejoneador Félix Cantú tuvo una actuación muy esforzada y digna delante del astado de Bernaldo de Quirós que abrió el festejo, clavando acertadamente rejones y banderillas, pese a que el novillo no acudía con prestancia a la cabalgadura.

Una pena que, todo lo bueno que había realizado, contrastara con las fatigas que pasó al intentar despachar al novillo, teniendo que ser el matador Valente Alanis el que ejecutara el descabello para terminar con la lidia.
Ficha
Plaza México. Festival a beneficio de los damnificados por el huracán “Alex”. Unas 10 mil personas, en tarde agradable. 4 novillos de Bernaldo de Quirós (1°, 2°, 3° y 5°), uno de El Vergel (4°) y uno más de Santa Bárbara (6°), complicados en términos generales. No se anunciaron pesos. Félix Cantú: Pitos. Eloy Cavazos: Dos orejas. Jesús Solórzano: Oreja. Manolo Arruza: Vuelta. Miguel Espinosa “Armillita Chico”: Ovación. José Antonio Ramírez “El Capitán”: Palmas. Sobresalió en la brega Alberto Preciado, mientras que Christian Sánchez lo hizo en banderillas.

Fuente: (mundotoromexico.com)

Foto: Cortesía (suertematador.com)

Leave a Reply