Home Espectáculos “Performancero” Guillermo Gómez Peña nuevamente hizo de las suyas con su personaje “Mad Mex”
Espectáculos - October 17, 2010

“Performancero” Guillermo Gómez Peña nuevamente hizo de las suyas con su personaje “Mad Mex”

conferencia performance Los archivos vivientes de Guillermo Gómez Peña, un recorrido por su trayectoria artística, desde los años 80 en Tijuana y Los Ángeles, su paso por San Francisco y Nueva York, hasta convertirse en un artista global con su grupo La Pocha Nostra.

“Esta cronología ‘performática’ es una obra de arte conceptual en proceso, concebida como una intervención activista en los discursos históricos del performance, y al mismo tiempo se trata de una invitación para que los artistas nos pensemos como documentalistas de nuestra propia trayectoria”, dijo el artista nacido en el “Detritus Defecalis”, pero avecindado desde 1978 en el inexistente “país de la frontera” entre México y Estados Unidos.

Aclaró que sus “archivos”, marcados por “mi subjetividad poética”, incluyen también proyectos que “conectan mi vida y mi familia con mi arte, el cual he incrustado en el contexto de la política y la historia del arte”.

Los archivos vivientes de Guillermo Gómez Peña recurre a textos y fotografías para hacer una crónica de las prácticas del escritor, artista y activista post-mexicano. Así, fumando y bebiendo, también el público lo acompañó con una copa  de vino, Gómez Peña recordó sus inicios en el Instituto de las Artes de California (Cal-Arts), de Los Ángeles, así como sus primeras piezas performáticas cuando se tiraba al piso fingiendo ser un migrante indigente, ante la indiferencia total de los anglosajones.

Habló de su encuentro con un nuevo lenguaje “el performance intercultural” y una nueva identidad: la chicana: “Me paso doce horas tirado en una calle de Los Ángeles como un indigente mexicano. A pesar de estar envuelto en un sarape, rodeado de velas, la mayoría de los gringos me ignora. Descubro que como mexicano y como indigente soy literalmente invisible para la población anglosajona. El performance será mi estrategia para hacerme visible”.

“Camino desde Tijuana hasta Los Ángeles durante dos días y medio, la cabeza cubierta con una gaza, llevo puesto el traje de mi padre y cargo un maletín con mi pasaporte, varios talismanes y un diario”, narró en una de sus primeras acciones.

Durante la presentación recorrió algunas de sus obras ya legendarias, como Border Brujo (1988), The Couple in the Cage (1992), The Crufi-fiction Project (1994), Temple of Cofessiones (1995), The Mexterminator Project (1997-1999) y The Living Museum of Fetishized Identities (1999-2002), entre muchas otras.

También se refirió a las aportaciones pedagógicas de su actuar artístico, vinculando el arte del performance a los discursos contestatarios sobre migración, racismo y exclusión de las minorías en Estados Unidos; a la par que ha ido desarrollando estrategias artísticas que vinculan otros campos como el uso de nuevas tecnologías, la radio y la televisión públicas, así como la hibridación de géneros como la pintura, la fotografía y el video con el nuevo lenguaje del performance.

Los performanceros de los años noventa, “podemos presentar nuestro trabajo en el contexto del arte, la literatura el activismo, la radio y el cine… El territorio del performance se extiende para incluir a los poetas, a los teóricos radicales e incluso algunos prófugos del teatro y la danza, comediantes de stand-up, todos compartimos un interés en el poder transformador de la palabra viva y del cuerpo y el deseo de explorar la intersección incendiaria entre la multiidentidad personal y los temas sociales”.

Actualmente radicado en San Francisco, Gómez Peña trabaja con su grupo llamado la Pocha Nostra, con el cual viaja por todo el mundo creando “museos vivientes interactivos que parodian prácticas coloniales de representación”. Así, para construir esta nueva versión del circo de fenómenos, Gómez Peña se inspira en “el diorama de corte etnográfico, el curious shop fronterizo, el escaparate porno de Ámsterdam, y sus equivalentes contemporáneos”.

El trabajo de Gómez Peña se inscribe en el campo del performance, pero también en la poesía, el video, el ensayo, la edición alternativa, la fotografía y la teoría cultural, explorando problemáticas como los cruces culturales, inmigración, políticas del lenguaje y del cuerpo, conformación de la identidad y el uso de las nuevas tecnologías.

Por su parte, Ileana Diéguez, dijo que la conferencia de Gómez Peña forma parte del proyecto de investigación “Des/montar la re/presentación”, auspiciado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), que busca hacer visibles las estrategias conceptuales y formales que sostienen los procesos creativos.

Añadió que presentar en México la conferencia-performance Los archivos vivientes de Guillermo Gómez Peña ha sido muy importante porque se trata “de un artista que con su obra ha contribuido decisivamente al desarrollo, teorización, pedagogía y acción política en la práctica performativa”.
JLB    

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *