Home Libros Premio “Antonio García Cubas” al libro sobre el “Museo José Luis Bello” de Puebla
Libros - October 1, 2010

Premio “Antonio García Cubas” al libro sobre el “Museo José Luis Bello” de Puebla

cerrado durante una década y que dichas labores fueron apoyadas por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Editado por la Secretaría de Cultura de Puebla, el volumen de más de 300 páginas, impreso en México y traducido al inglés, fue reconocido como el Mejor Libro de Arte, una de las categorías del premio “Antonio García Cubas”, que convoca el INAH.

El galardón fue recibido por Montiel Bonilla, de manos del director del INAH, Alfonso de Maria y Campos.

Con un tiraje de dos mil 500 ejemplares y un costo al público de mil 200 pesos, el libro del Museo “José Luis Bello y González” muestra parte de las más de tres mil piezas organizadas en 22 colecciones procedentes de Asia, Europa y América, que van del año 400 a.C. hasta el siglo XX. La doctora Elena Horz estuvo a cargo de la edición.

Montiel Bonilla recordó que ese recinto fue reabierto con una nueva museografía y condiciones básicas de seguridad que antes no tenía, como son cámaras de vigilancia, sensores de humo y aire acondicionado para las piezas de marfil, ya que éstas sin condiciones de humidificación sufren daños.

Con una inversión de 14 millones de pesos en su última etapa, el secretario de cultura destacó que una de las aportaciones más importantes en esta restauración fue la creación de la Sala Lúdica, la cual permite atender a más de 100 escolares en una sesión y también es utilizada para exposiciones temporales.

Mencionó que una de las piezas más importantes del museo es la que se conoce como Pabellón Flotante, proveniente de China y que data del siglo XVIII.

Es, dijo, una sola pieza de marfil que contiene más de 26 figuras de entre tres y cuatro centímetros de altura.

Bonilla refirió que la difusión del museo se hace sobre todo a través de la Red Nacional de Museos y de Icomos. También se tienen convenios de colaboración con otros museos, como el “Lázaro Galdiano”, de Madrid.

Respecto a como fue recibido el libro del museo, el funcionario señaló que el volumen ha tenido una buena repercusión.

Es la primera vez, dijo, que el gobierno de Puebla publica un libro de esta calidad, por eso fue muy bien recibido y esperamos que sea ejemplo para todas las instituciones del estado, para que publiquen obras con estos estándares de calidad.

En cuanto a qué más se hace en favor del patrimonio cultural de Puebla, indicó que “nos hemos dedicado a restaurar otros recintos, como el Museo de la Revolución, que es la casa de los hermanos Serdán, donde nació la Revolución el 18 de noviembre de 1910”.

También el Museo Casa del Alfeñique, uno de los iconos de la arquitectura barroca del siglo XVIII, y el ex convento de Zacatlán.

“Todos estos trabajos los hemos realizado, con fondos federales proporcionados por Conaculta. Ahora también estamos ejecutando la restauración del Teatro Principal, de Puebla, que es el más antiguo de América, con una existencia de 250 años”, expresó.

Esto último forma parte del programa de restauración de teatros centenarios de todo el país, añadió.

Por otra parte, el pasado 21 de septiembre fue presentado en Puebla el Libro interactivo de la Biblioteca Palafoxiana, primero en su tipo para conocer un recinto tan vasto y antiguo, considerado la primera biblioteca pública de Latinoamérica.

Al respecto, Montiel Bonilla expuso que es el primer libro que se edita para niños y jóvenes, derivado de una biblioteca antigua. Por su tipo, es un volumen que no tiene la Biblioteca Nacional u otras centros similares del país.

Montiel Bonilla indicó que el objetivo de esta edición fue llegar a una población generalmente excluida de esta información.

Es decir, estas bibliotecas se dirigen comúnmente sólo a los especialistas. No hay políticas de divulgación para los niños y jóvenes sobre este tema, lo que ha creado en el país una crisis de falta de perfiles formados en letras clásicas, como son latín y griego.

Este libro intenta ser un modelo para abrir las puertas de nuevo y que los niños se apropien de su propio patrimonio.

Fuente: (CONACULTA)

 

Leave a Reply