Home Música Humor, irreverencia, desparpajo y poesía en el disco “Renato, Margarito… y el Héctor”
Música - August 26, 2010

Humor, irreverencia, desparpajo y poesía en el disco “Renato, Margarito… y el Héctor”

rural, Héctor Manuel García Salazar rescata y musicaliza 20 poemas de humor de estos autores, en el disco Renato, Margarito… y el Héctor.

Presentado con el apoyo del Conaculta y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en el Centro de Lectura Condesa, en el marco de un recital poético-musical, el disco compendia tres años de trabajo (2005-2008) casi en solitario de García, previos a su materialización bajo el sello independiente Tlalli.

De igual manera, casi en solitario, apoyado en la producción por Ruth Carrera, García Salazar armó un recital en el que desarrolla tres personajes, a través de los cuales no sólo recrea esa atmósfera del mundo rural y urbano, sino que echa mano de la actuación y de diálogos chuscos, entrelaza la interpretación de algunos de los poemas que ha hecho canción.

Se trata de una serie de cuadros o rutinas, donde pone de manifiesto no sólo su vena histriónica, sino también su talento como compositor o arreglista, además de una potente y bien modulada voz que se adapta con facilidad a los matices que le exigen tanto el ritmo como la letra del poema.

Héctor García Salazar, quien asegura que tanto el disco como sus presentaciones con este recital son fruto del trabajo en solitario y la necedad –ha tenido que tocar infinidad de puertas-, afirmó haberse sentido inspirado por la poesía de estos dos creadores mientras escuchaba en la radio la lectura de algunos de ellos.

Desde ese momento, decidió reunir su obra y hacerla canción. Viajó a  San Miguel de Allende –único lugar donde encontró la obra de Margarito Ledesma- y regresó directo a su estudio para trazar el plan  que originalmente pensó para guitarra y voz, pero que sobre la marcha sumó la adhesión de los músicos Valentina Ortiz, Miguel Ángel Flores, Jesús Aguirre y Luis Valle, quienes le apoyaron para dotar de una instrumentación más completa, algunas de las canciones.

Agregó que al conocer las poesías de Renato Leduc y Leobino Zavala (Margarito Ledesma era su seudónimo), encontró en ellas el humor irreverente, el desparpajo, la antisolemnidad, el lenguaje popular, la frescura, la sencillez y una forma inocente, franca y dulce para describir personajes, lugares, historias y situaciones de su vida.

El disco reúne un total de 20 poemas musicalizados, diez de Margarito Ledesma y otro tanto de Renato Leduc. Del primero figuran temas como los titulados Como Julieta y Romero (retoma la historia de Romeo y Julieta), Mi perro Canelo, Pleito de cobijas, Las elecciones o La tontera; mientras en el segundo, se reúnen El muerto o de la inmortalidad, Inútil divagación sobre el retorno, Pequeña canción del optimista y El diputado, entre otras.

En opinión de Héctor Manuel García Salazar, la poesía de Leobino Zavala o Margarito Ledesma (nacido en Chamacuero de Comonfort, Guanajuato, y Renato Leduc, originario de la ciudad de Méxco, podría definirse como una serie de cuadros de castas en los que, con claridad, reflejan las costumbres de sus personajes y que mejor medio para que esas menciones viajen, que las alas de la música con ritmo de danza, corrido, son, huapango y otros.

“Elegí a estos poetas porque son seres antagónicos; su punto de encuentro se halla en el tratamiento del lenguaje, en la agudeza para usar el humor, en el desparpajo, la irreverencia, con la que abordan los hechos y las personas que describen”, resaltó.

García Salazar coincidió con Arturo Sotomayor, en cuanto a que Renato Leduc fue un poeta involuntario, hombre de ciudad, de mundo y de bohemia; mientras Leobino Zavala, es un humorista involuntario, nacido, crecido y muy probablemente muerto en Chamacuero de Comonfort, de donde sólo salió dos veces. Y ambos, a través de su pluma, dibujaron con palabras las costumbres, las noticias, los acontecimientos curiosos de su época.

“Así es como dan cuenta del lenguaje de entonces, palabras que con el tiempo se han dejado de pronunciar; o aquellos modismos en el lenguaje de la gente ‘poco culta’. Ambos dejan en su poesía, un testimonio de lo que fue el México de las primeras cinco décadas del siglo XX. Este disco, es un homenaje a dos hombres que desde sus diferentes percepciones, nos dejaron huella de un México que por momentos pareciera no haber cambiado”, concluyó.

Margarito, Renato… y el Héctor, disco lleno de poesía, talento, música y buen humor, se encuentra disponible en la red de librerías Educal de Conaculta, en todo el país.
AMS

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *