Home Arte y Cultura El Instituto Cultural de México en San Antonio acoge muestra de Bela Gold, artista argentina radicada en México
Arte y Cultura - August 19, 2010

El Instituto Cultural de México en San Antonio acoge muestra de Bela Gold, artista argentina radicada en México

agradecemiento a las varias instituciones que las hacen posible. Como representante de la cultura mexicana en los Estados Unidos de Norteamérica, el Instituto Cultural de México en San Antonio acoge los diversos programas, presentaciones y muestras artísticas que desde México se distribuyen alrededor del mundo en un valioso esfuerzo por dar a conocer lo mejor del ímpetu creativo de la cultura mexicana actual.

No sorprende que una de las artistas representadas en esta exposición del Instituto sea la argentina Bela Gold. Que se incluya a una extranjera en el grupo es prueba de la capacidad que la cultura mexicana ha demostrado a lo largo de su historia par absorber y adoptar la rica vena de influencias foráneas que le llegan con la inmigración de gentes altamente capacitadas en todos los rubros de la cultura. Absorción y apropiación han sido parte importante del quehacer y crecer del espíritu mexicano.

Bela Gold, artista argentina radicada en México desde 1978, trabaja con delicada perfección materiales que recuerdan los esfuerzos de la humanidad por mantener una memoria. Piedra, en forma de lápidas en que se inscribe la palabra, y papel en elaboradas encuadernaciones que aluden a los antiguos palimpsestos, volúmenes cargados de memorias y olvidos, son materiales y formas dignos y profundamente evocativos. Le sirven a la artista, así como le sirven también las marcas de la escritura en el muro, para insistir en la fugacidad de la memoria y la necesidad moral de no olvidar ciertos hechos, ciertas marcas de la historia que, como el Holocausto europeo de hace ya más de sesenta años, se van haciendo menos precisas al pasar del tiempo.

La predominancia de los blancos en la obra de Bela Gold, así como la sutileza de las marcas litográficas, hablan de un esfumado, de una tendencia a lo que se borra y se olvida. Enuncian en las formas materiales el silencio del pasado apenas roto por el susurro de una memoria cada vez más difusa.

La sala en que se exponen las piezas de Bela Gold es de proporciones menores, como en una celda de íntimas meditaciones, y sirve perfectamente para mostrar el conjunto delicado de objetos que bellamente insinuan la perduración del documento que, a su vez y inevitablemente, se va volviendo una ausencia con el pasar inexorable del tiempo y las generaciones.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *