Home Libros Los cuatro elementos animan el libro de poemas “Urdimbre circular” de Silvia Pratt
Libros - July 28, 2010

Los cuatro elementos animan el libro de poemas “Urdimbre circular” de Silvia Pratt

comienza y todo termina”.

En entrevista con el Conaculta, la autora de Urdimbre circular (Conaculta, Práctica mortal, 2010) destacó que este en poemario “tanto los poemas, cada verso, el ritmo, los sonidos y los silencios han sido trabajados para dar voz a los cuatro elementos”.

Destacó que todo en el libro está conectado o relacionado entre sí, de ahí el título Urdimbre circular, como una red de significados que se entrecruzan, porque “la voz del poeta va tejiendo ese entramado. Una vez terminada esa labor aparece la esperanza, pues el rito poético —el del arte— se ha consumado”.

Precisó que, en la sección titulada “El hálito perenne”, los primeros versos de cada poema definen a cada uno de los cuatro elementos y a la vez se relacionan con el ejercicio poético: Así, el agua: “la palabra se entreteje”; el aire: “la voz difunde”; la tierra: “raíz de la palabra húmeda y seca”, y fuego: “en la lengua fulmínea encarna el Verbo”.

Agregó que en la segunda parte del poemario se contiene grupos de poemas dedicados a los elementos, agrupados con los títulos “Líquida orfandad”; “Espiral de viento”; “Marejada terrenal” y “Al negro vivo”, los cuales inician con epígrafes de poemas de Octavio Paz.

Para Silvia Pratt la creación poética no se ciñe a planes o estructuras preconcebidas sino que permite que la guíe, como decía Paz, “la ocurrencia poética”, que hace posible que “llegue la luz, esa parte reveladora, mágica, que va nutriendo al poema”.

Planteó que una vez concluido el trabajo del poeta, los versos una vez impresos ya no son suyos sino de los lectores que “los van llenando de imágenes insospechadas”. Afirmó que el poeta, “como gran observador, mientras no pierda su capacidad de asombro, podrá encontrar poesía en los grandes temas universales: como el amor, la muerte, la soledad”, etcétera.

La poesía es metafísica, abundó Pratt, porque “va más allá de lo que dice”; por ello los poetas contemporáneos, sean o no famosos, “podemos seguir aportando al arte y a los lectores, pues finalmente lo que estamos dando es una vivencia y una experiencia”.

Pratt reconoció que hasta hace unos años era más conocida como traductora de poetas y escritores de lengua francesa, sobre todo de Quebec, Canadá. Sin embargo, no considera que esa labor le reste valor a su trabajo como poeta: “El contacto con la palabra ha sido para mí de un gran beneficio, pues he tenido que comprender mi propia lengua hasta el fondo y también la lengua del autor que estoy traduciendo; por eso agradezco a la traducción el mundo que me abrió”.

Concluyó que si en Urdimbre circular el sentido de la divinidad está en el Verbo (la palabra), el Logos que se enfrenta al Caos, la oscuridad y el vacío, es porque en un poemario anterior Caldero ciego entabló un diálogo con dios, y allí “puse mis alabanzas y mis regaños” hacia la divinidad.

Silvia Pratt fue becaria del Fonca-Conaculta en traducción literaria durante 1997, con la obra Saisir l´absebce, de Louis Jolicœur, publicado como Ausensario (Conaculta, 2000). Traductora de una selección de textos de Francis Ponge: El silencio de las cosas (UIA, 2000), y del poemario Bahía crepitante, de Robert Lalonde (Mantis Editores/ Écrits des Forges, 2002). También becaria del Programa de Residencias Artísticas México-Quebec (2002); cuyo resultado fue el poemario Isla de luz (Conaculta, 2004).

En 2005, recibió una distinción honorífica de la Universidad de Quebec y en 2006 obtuvo el Reconocimiento de la “Gran Orden de Honor Nacional al Mérito Autoral”, otorgado por la SEP y el Instituto Nacional del Derecho de Autor, por la relevancia de su obra.

En su obra anterior se encuentran los libros de poemas Encendido espacio (Instituto Mexiquense de Cultura, Toluca, 2000); Caldero ciego (Editorial Praxis, 2000); Crujir de la hojarasca (UAEM-La Tinta del Alcatraz, 2001); Espiral irrepetible (Editorial Praxis, México, 2003); la plaquette Trazos (Tintanueva, 2005) y De tarde en tarde el arco iris (UAEM, 2008).

Urdimbre circular (Conaculta, Práctica mortal, 2010) será presentado hoy, a las 19:00 horas en la Casa Refugio Citlaltépetl (Citlaltépetl 25, colonia Hipódromo Condesa), con los comentarios de Arturo Córdova Just y Álvaro Enrigue.
JLB     

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply