Home Sitios Arqueológicos “La Ventilla”, muestra que explica cómo funcionaba “La Ciudad de los Dioses” a través de barrios
Sitios Arqueológicos - July 24, 2010

“La Ventilla”, muestra que explica cómo funcionaba “La Ciudad de los Dioses” a través de barrios

Sitio, que a través de 120 piezas prehispánicas revela la forma como estaban organizadas las áreas habitacionales de esta antigua ciudad.

El Barrio de la Ventilla —localizado cerca de la Puerta 1 del sitio arqueológico— fue ocupado hace mil 400 años, en una etapa temprana, en el periodo Miccaotli (200 d.C.) hasta la Fase Metepec (550 – 650 d.C.). Es un espacio donde a lo largo de casi dos décadas de investigación especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) han logrado la recuperación de gran cantidad de pintura mural, y la localización de más de 300 entierros humanos.

Las exploraciones que se han desarrollado desde 1992 a la fecha, bajo la dirección del arqueólogo Rubén Cabrera Castro, han permitido conocer las características de la organización de los barrios teotihuacanos. De acuerdo con las investigaciones, en La Ventilla convivieron agricultores y artesanos especializados en la plumaria, lapidaria y concha.

Una selección de los objetos arqueológicos hallados en 18 años de exploraciones, conforma esta exhibición organizada por el INAH, vigente hasta el 30 de septiembre próximo, misma que incluye los más recientes hallazgos registrados entre 2008 y 2009.

Incensarios, vasijas, cajetes y figurillas de cerámica, cuentas de piedras verdes, accesorios de concha, esculturas y osamentas, así como reproducciones a escala de los murales que se conservan #in situ# en diversas edificaciones de La Ventilla, conforman esta exposición dividida en cinco módulos.

“El objetivo de esta muestra es explicar al público cómo funcionaba social, urbanística y económicamente Teotihuacan a través de barrios, en especial de éste donde vivían artesanos y agricultores hace más de mil 400 años, explicó la arqueóloga Verónica Ortega, subdirectora de la zona arqueológica.

“El ejemplo más representativo de la organización urbana fue La Ventilla,  un sitio ubicado a 800 metros al poniente de La Ciudadela. En él hemos podido encontrar  los diferentes componentes de un barrio teotihuacano como: manzanas delimitadas por calles, un complejo sistema hidráulico y arquitectura de diferentes categorías, como por ejemplo la plaza, edificios públicos, su templos, las áreas habitacionales y los espacios dedicados a la producción artesanal”.

En la primera sección, La Ventilla, un barrio de la ciudad de Teotihuacan, se muestra cómo estaba conformado un suburbio prehispánico, para lo cual se incluyen planos  y maquetas de algunos conjuntos arquitectónicos de la Ciudad de los Dioses.

En tanto que en TEMPLO del barrio, la segunda sala, aborda la trascendencia de los edificios dedicados al culto, los cuales estaban adornados con pintura mural con motivos simbólicos, como corazones seccionados y combinados con cuchillos curvos, que hacen alusión al sacrificio que los antiguos teotihuacanos ofrecían a sus dioses.

En esta sección, indicó la investigadora del INAH, se presentan reproducciones en gran escala de algunos de estos murales plasmados en las fachadas de dichas construcciones, como los del Edificio de Bordes Rojos y del Patio de los Chalchihuites, en las que se observan círculos rojos que de igual manera hacen referencia a los ritos de sacrificio.

En el tercer módulo, Área administrativa, se representa el espacio ocupado por  individuos de alto rango de la antigua Teotihuacan. “Esta área de la ciudad se compone por construcciones en las que sobresale su magnífica pintura mural, como en el denominado Patio de los Jaguares y otros como la Plaza de los Glífos, cuyos diseños se encuentran pintados en tonos rojos sobre pisos y muros”, abundó Verónica Ortega al indicar que estas imágenes también se pueden apreciar en el museo a través de reproducciones fotográficas en gran formato.

La siguiente sección, Área doméstica y artesanal, reúne piezas arqueológicas que dan cuenta de que en La Ventilla vivieron los artesanos, tal es el caso de vasijas, cajetes, incensarios, máscaras de cerámica y esculturas antropomorfas que se producían ahí, así como las herramientas que se utilizaban para su fabricación, forman parte de la colección.

“Entre los materiales localizados en La Ventilla, desde 1992 hasta 2009 por el arqueólogo Rubén Cabrera, destacan también materiales como concha marina, andesita, serpentina y turquesa, además de herramientas como punzones, formones, sierras y espátulas, lo que indica su grado de producción, especialización y avance tecnológico para la producción de productos que pudieron ser objeto de intercambio y para el consumo de los habitantes de la gran ciudad”.

En este apartado, añadió la arqueóloga, también se recrearán tres entierros, de los más de 300 que se encontraron en este barrio, para mostrar la tradición funeraria que se practicaba en este sitio.

Así mismo, como esta área además de ser artesanal era doméstica, se presentarán las evidencias de las actividades relacionadas con la preparación, almacenamiento y consumo de alimentos. “Se muestran utensilios de molienda, como metates, manos de metates, morteros y recipientes utilizados para la preparación de alimentos, como lo indican las huellas de que fueron expuestos al fuego en #tlecuiles# o fogones”.

En la última sala, Organización Política, se da un panorama general de la estructura del gobierno que regía este barrio teotihuacano durante los años 200 al 600 d.C., finalizó la arqueóloga Verónica Ortega.

La Ventilla, un barrio de la ciudad antigua de Teotihuacan estará en exhibición del  23 de julio al 30 de septiembre, de martes a domingo de 8:00 a 17:00 horas, en el Ex Museo de Sitio, ubicado en la Puerta 1 de la Zona Arqueológica de Teotihuacan (kilómetro 22+600 de la autopista Ecatepec-Pirámides, San Juan Teotihuacan, Edomex).

La cuota de admisión es de 51 pesos e incluye la entrada al sitio arqueológico y a sus museos. Exención de pago a niños menores de 13 años, estudiantes, maestros y personas de la tercera edad con credencial. Los domingos la entrada es libre para el público nacional.
Fuente:  (INAH)

Leave a Reply