Home Por la Espiral La crisis del Estado Benefactor
Por la Espiral - July 21, 2010

La crisis del Estado Benefactor

La crisis del año pasado en toda su magnitud comenzó a inocularse desde 2007 cuando poco a poco fue alterando diversos indicadores económicos principalmente en Estados Unidos.
Así 2008 y 2009 fueron años por demás negativos y este año que transcurre aún  no podemos cantar victoria del todo en la tan esperada recuperación sostenida.
Lo cierto es que, en cada crisis, se pierden conquistas sociales por que el máximo esfuerzo de la recuperación recae en la fuerza laboral. En esta crisis se puso en entredicho al Estado Benefactor.
Una buena corriente de influencia provino de Europa con el modelo del Estado Benefactor cuyo ideólogo más contemporáneo Anthony Giddens inclusive asesoró a Anthony Blair,  cuando fue primer Ministro de Gran Bretaña.
Entonces se dijo que el capitalismo podía entenderse con las conquistas sociales y que la iniciativa privada tenía derecho y hasta cierta obligación con la sociedad de participar con distintos programas para propiciar un cambio positivo además de  lo social, en lo cultural, ambiental, ecológico, de hecho muchas ramificaciones surgieron de esta premisa como la estrategia de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC); códigos de ética empresarial, autorregulación empresarial, etc.
También el gobierno con sus políticas públicas trató de asegurar el cumplimiento de ciertos parámetros sociales independientemente del régimen político en el poder así gobiernos de derecha adquirieron un matiz de izquierda por cuanto a la defensa de derechos que en antaño únicamente quedaban adjudicados a la izquierda.
El Estado Benefactor con su ideología trató de ponerle un paraguas asegurando que independientemente del partido político en el gobierno serían cuidados y garantizados una serie de derechos sociales y el Estado actuaría de proveedor y las políticas públicas de vehículos.
De esta forma buena parte de Europa presumió de sus privilegios sociales en una sociedad cada vez más llena de confort, mejor PIB per cápita, mayor acceso a la seguridad social, educación publica; sector salud, prestaciones para vivienda, retiros y jubilaciones anticipadas y una serie de ayudas antes impensables.
Por supuesto que la política fiscal es la vía de soporte del Estado Benefactor, los ciudadanos están dispuestos a contribuir más a cambio de esa gran cobertura social.
GALIMATIAS
Todo por servir se acaba y los preceptos del Estado Benefactor están perdiéndose en la medida en que los estragos de la crisis obligan a los encargados del gobierno a tomar medidas drásticas, dolorosas por cuanto implica recortar el gasto, aumentar los impuestos, reducir el aparato estatal y gubernamental, renunciar a buena parte de los derechos sociales.
Para salir de esta crisis la solución es apoyarse en el sacrificio de la gente. En Europa han puesto el grito en el cielo, persiste un enorme descontento ciudadano y déjeme subrayarlo, ciudadano, porque en aquel continente el término ciudadanía no sólo implica mayoría de edad, derechos y obligaciones sino sentirse ciudadanos de primera.
Hay una enorme ira producto del desmoronamiento del Estado Benefactor, del sacrificio ciudadano y social impuesto para rescatar las arcas endeudadas y minadas de los gobiernos de distintos países de la Unión Europea.
La gente sale a las calles a protestar por las nuevas decisiones de recortar bonos, ayudas directas, subsidios al empleo y desempleo y sobre todo alargar nuevamente la edad de retiro y jubilación en una  población cada vez más longeva.
En diversos periódicos en Europa se resumen los cambios de la siguiente manera:”Seis semanas de vacaciones al año. Jubilación a los 60. Miles de euros por tener un bebé. Una buena educación universitaria por menos de lo que cuesta una computadora portátil. El sistema conocido como Estado Benefactor fue instaurado en Europa luego de la Segunda Guerra Mundial con el fin de compartir la prosperidad y prevenir futuros conflictos. Desde entonces, sus generosos beneficios son una de las características salientes de la Europa moderna. Esta visión, que para muchos europeos es una alternativa a lo que consideran el capitalismo desalmado de Estados Unidos, se tambalea como nunca antes debido a la crisis derivada del endeudamiento europeo”.
Por ejemplo, en España, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero cancela una serie de subsidios concedidos por su administración como el cheque-bebé y además incrementa la edad de jubilación de los españoles de los 65 a los 67 años de edad.
En Gran Bretaña, también echan guante al sistema de pensiones y la  jubilación. Aumenta la edad de retiro en las mujeres de los 60 a los 65 años y  en hombres de 65 a los 66 años de edad.
Francia con su presumible vocación social no ha quedado exenta de los recortes a los subsidios ni la cancelación de programas sociales. Sucede un incremento en la edad de jubilación de los 60 a los 62 años de edad.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Mientras en Europa se cancelan derechos sociales y se utiliza el factor demográfico y su longevidad dentro de los ajustes en los sistemas de pensiones  no ha sido calculada la consecuencia generacional que provocará el desmantelamiento del Estado Benefactor.
Esta crisis, como un tumor maligno canceroso, se ha llevado consigo muchas cosas buenas, por no olvidar el enorme desasosiego que provocará llegar a 2012 con los Objetivos de Desarrollo del Milenio inconclusos y una pobreza más amplia y dolorosa.
Se trata de otro gran fracaso, por supuesto el pretexto será la crisis aunque no podemos obviar la falta de voluntad para recambiar el modelo económico e incorporar a más gente al desarrollo.
Esta crisis ha dejado muchos difuntos: el Estado Benefactor, los Objetivos de Desarrollo del Milenio, las posibilidades de mejorar el desarrollo, preservar la paz por medio de hacer un mundo más equitativo y equilibrado.
P.D.  Estimado lector le invito a que participe sobre el tema en mi blog:  http://claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por  la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply