Home Por la Espiral Las cuentas de Fundación Telmex
Por la Espiral - July 9, 2010

Las cuentas de Fundación Telmex

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-Una ayuda interminable
-Fonden no basta ante emergencias
-Las cuentas de Fundación Telmex

Nuevo desastre natural en el país, esta vez, el paso de huracán Alex afectó a diversas entidades del Norte de México con  consecuencias socioeconómicas visibles en momentos de lenta recuperación económica.
Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila tres entidades con fuerte participación en la riqueza económica nacional están severamente dañadas por lluvias, inundaciones, deslaves y todos los destrozos que a su paso dejó Alex.
No queda más que, convocar nuevamente a la solidaridad de los mexicanos tantas veces puesta a prueba para enviar ayuda a otras naciones hermanas toca el turno hacerlo por los connacionales regios, tamaulipecos y coahuilenses.
Además ante la misma situación es oportuno el cuestionamiento que siempre hacemos al Fondo Nacional de Desastres (Fonden) si bien es cierto en los años más recientes ha ido modificando su operación para tratar de ser más ágil en el reparto de los recursos federales hacia las zonas afectadas, queda mucho por hacer a favor de contar con un verdadero instrumento útil y funcional.
Desde tiempo atrás hemos insistido en que, ante la realidad del cambio climático y teniendo a la naturaleza como la mandamás, no basta con un fondo operado desde la Secretaría de Gobernación para atender las necesidades más apremiantes de la población afectada.
Entendámoslo tendremos incidencias negativas de forma constante, necesitamos una subsecretaría de Prevención y Riesgos, el Fonden sigue siendo lento en su actuación porque se derrama en la intervención de distintas secretarías y hay que esperar hasta que los propios gobiernos de los estados levanten un parte de daños para que a nivel federal  vayan saliendo los recursos a través de las Secretarías de Estado que necesariamente intervienen para resarcir los daños.
Mientras tanto la población afectada está sin nada: ni agua,  luz,  gas, vivienda,  ropa, medicinas y comida, sobreviviendo en albergues y así podrán pasar de dos hasta seis meses o más.
Hay que romper la burocracia cuando la impronta es atender necesidades humanas y ciudadanas vitales, la derrama de recursos debe ser directa a los gobiernos estatales, apoyándose después en los organismos federales.
Asimismo es muy necesaria la prevención, la revisión oportuna de presas, desagües, alcantarillas y otros canales para hacer correr el agua, recuerdo constantemente a .Andrés Manuel López Obrador cuando fue jefe de Gobierno del Distrito Federal al señalar en varias ocasiones que su  mayor temor era una gran inundación en la capital producto de las lluvias y el colapso de los desagües.
Él repetía insistentemente que tantos años de abandono de la ciudad había dado como resultado que sus entrañas estuvieran hechas un desastre porque ningún político quiere hacer una obra no visible.
Actualmente vivimos en la ciudad de México y en otras áreas del país las consecuencias de las lluvias, de décadas de falta de mantenimiento,  incipientes obras hidráulicas y una nula política de protección civil a la población.
Todo asentamiento humano-habitacional en cerros, barrancas, cerca de presas, ríos y volcanes implican vivir bajo una amenaza permanentemente, jamás debió permitirse fraccionar en tales condiciones. Hoy en día se pagan las consecuencias.
GALIMATIAS
Lo primero que entra con verdadera eficiencia para ayudar a los damnificados es el Ejército con el Plan DN-III y la cooperación proveniente de la iniciativa privada y la organización ciudadana.
Meses atrás no nos cansamos de enviar alimentos, ropa, medicinas, dinero y otros bienes a Haití, la Cruz Roja en Polanco fue rebasada por los actos de generosidad de la gente e inclusive hubo mucha agua, ropa y despensas que no fueron enviadas porque todos los contenedores marítimos hacia Haití estaban sobresaturados.
Yo siempre me pregunto qué se hace con cuanto no se manda, no es repartido, quizá permanece por meses o años en bodegas lo que es injusto ante la naturaleza del propósito; y segundo, ante las enormes carencias ciudadanas a lo largo de México.
Sé que así como hay gente generosa, con verdadera vocación de ayuda, hay otra que lucra con el dolor.
SERPIENTES Y ESCALERAS
De la ayuda a Haití, la Fundación Telmex informa a sus clientes en sendo papel anexado al recibo telefónico que “gracias a la aportación de más de 120 mil 200 personas en apoyo a Haití se recibieron a través de Telmex, Telcel e Inbursa un total de 37 millones 218 mil 170 pesos, una cantidad que fue duplicada por la Fundación Carlos Slim para alcanzar un total de 74 millones 436 mil 340 pesos”.
Y mire usted lo que hace la generosidad de la gente en México con ese corazón tan grande que tenemos, que en promedio con 310 pesos por persona se reunió una cantidad de dinero de tal magnitud.
Por eso los redondeos, centavitos y 5 pesos de  donativo dejan mucho más dinero del que imaginamos en la medida de su volumen.
De cara a la sociedad, Telmex sale a dar cuentas claras: añade que se pusieron en contacto con el gobierno haitiano, su presidente y su embajador para establecer las siguientes acciones a nombre de México:
1)    La adquisición y el envío de 2 mil sillas de ruedas; 8 mil palas para el programa de empleo de la 0NU; 2 mil picos para el programa de empleo de la 0NU; 600 tinacos para dar agua potable en los campamentos con capacidad de 870 mil litros; y 5 mil casas de campaña con capacidad para albergar a 60 mil personas.
2)    Se encuentra en proceso de construcción una escuela y un hospital en los predios que asigne el gobierno provisionalmente, se espera que la estructura de ambos sirva de protección a numerosas personas durante la próxima época de huracanes.
3)    Con lo recabado en el concierto “Un corazón musical de México por Haití” un total de 2 millones 278 mil 752 pesos también fue duplicado por la Fundación Carlos Slim a 4 millones 557 mil 504 pesos para la construcción de otra escuela más.
Así es que con el dinero recabado se construirán dos escuelas y el hospital que llevará el nombre de México.
Muy bien ya velamos por Haití, debemos hacer lo propio por todos nuestros hermanos desamparados por Alex.
P.D.  Le invito a que opine del tema en mi blog  http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por  la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *