Home Arte y Cultura Huipiles, enredos, paños, ceñidores y rebozos oaxaqueños en la muestra “Manos prodigiosas”
Arte y Cultura - June 15, 2010

Huipiles, enredos, paños, ceñidores y rebozos oaxaqueños en la muestra “Manos prodigiosas”

Artes de San Agustín (CaSa), que incluye más de 150 piezas. “Este es un homenaje al trabajo no de las artesanas, sino de las maestras plásticas que trabajan durante meses para terminar una obra”.

Entre huipiles, enredos, paños, ceñidores y rebozos hechos con algodón egipcio, lana, seda de la India y algodón coyuchi, entre otros materiales naturales de altísima calidad, Remigio Mestas platica a MILENIO sobre la muestra.

“Se hizo una colección de textiles especialmente para esta exposición. Empezamos desde hace ocho meses. El resultado: prendas muy finas donde sólo manejamos los colores blanco, negro y el natural. Lo que se podrá ver es el trabajo de maestras chatinas, mazatecas, chinantecas, ikoots, zapotecas, mixtecas, triquis y mixes, entre otras etnias de Oaxaca.”

Mestas, zapoteco originario de Villa Hidalgo Yalálag, desde los 7 años de edad ha estado vinculado a las artesanías textiles, pero desde la década de los 90 decidió emprender una labor titánica, tanto por sus logros como por la extensión del trabajo: viajar a las comunidades indígenas oaxaqueñas —algunas a más de 15 horas de la capital del estado—, conocer a los artesanos textiles y propiciar en ellos el interés por recuperar la iconografía y formas tradicionales de producción, y usar materiales naturales de alta calidad. El resultado ha sido halagador, comenta Mestas.

“Ha sido un proceso muy largo de convencimiento, de acercarme a la gente, de hacer pruebas, de intentar una y otra vez. El resultado ha sido bueno. Ahora tenemos casi 300 tejedoras desde los 12 hasta los 70 años”.

Para Remigio, Manos prodigiosas servirá para enfatizar el valor artístico de los textiles, más que utilitario: “Cuando los maestros vengan y vean cómo el público porta con orgullo su indumentaria, el trabajo que ellos hacen con sus manos, se van a sentir más valiosos, más orgullosos y más sensibles. También, el público va a poder ver el gran trabajo de estos maestros oaxaqueños, y lo va a valorar”.

En este proceso de valoración el trabajo del Museo Textil de Oaxaca (MTO), auspiciado por la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (FAHHO), ha sido decisivo: “El museo es un refugio para poder mostrar y conocer textiles, y en verdad se preocupan por los maestros tejedores. El apoyo que está dando la fundación está ayudando para que los tejedores miren el trabajo de sus compañeros en China, India, África, Perú. Con las exposiciones, con los reconocimientos que hacen a los tejedores, con las ventas, están ayudando mucho a los tejedores oaxaqueños”.

Identidad y arte

Durante las décadas de trabajo en las comunidades indígenas de Oaxaca, Remigio Mestas ha conocido el vínculo profundo entre textiles e identidad, que aún se conserva en ciertas regiones del estado:

“Entre la vara de arriba del textil y la barra de abajo, que son la tierra y el cielo, está el universo, que lo forman la urdimbre y la trama, donde los maestros tejedores pueden plasmar todo lo que ellos sienten y ven en su entorno, todas las imágenes que pueden ser protección para ellos”, comenta.

“Una persona de Santiago Ixtayutla utiliza en su huipil o en su cotón, los hombres, figuras de color solferino. Lo que ellos dicen es que cuando lavan la pieza se libera el espíritu, y eso es lo que los protege. Por eso se ve a los tacuates de Ixtayutla con su indumetaria desmanchada, no porque el color sea de mala calidad, sino porque hay una razón profunda. El ceñidor de los hombres es de azul añil, y a ellos les gusta que su ropa esté manchada de ese color. Esa es la parte espiritual que ellos ven y que todavía se interpreta así. En la región de la costa chica todavía se puede ver esto.

“Los curanderos utilizaban los ceñidores de seda teñidos con solferino porque se atraía la energía. Utilizar algodón y seda se vuelve parte muy espiritual dentro de la indumentaria indígena. Los símbolos que tiene la vestimenta de Mitla: el maíz, la culebra, el cacao y la muerte. En cada comunidad hay simbologías distintas.”

Foto: Cortesía de Marcela Taboada
Fuente: (Milenio)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *