Home Por la Espiral Trampa en comisiones en cajeros
Por la Espiral - May 28, 2010

Trampa en comisiones en cajeros

adentro contra los cuentahabientes habían sido tan comunes como en la actualidad o el mismo contubernio entre los ejecutivos de cuenta y quienes atienden la ventanilla bancaria con bandas de maleantes que aguardan afuera de las sucursales para asaltar a las personas que acaban de retirar su dinero.
La honestidad en la gente que laboraba al interior de las instituciones de crédito quedó atrás, muchos dicen,  es producto del mismo cáncer social.
Lo cierto es que por una u otra razón las instituciones de crédito despiertan cada día más desconfianza  por la cantidad de delitos y fraudes y demasiado enojo por el inmenso mar de comisiones que cobran.
De forma primigenia, la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) recibía anualmente miles  de quejas de los usuarios de los servicios financieros y su actuación tan acotada no pudo hacer mucho para mejorar la situación entre oferentes y demandantes en el sistema financiero mexicano.
Con la creación de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), este ombudsman especializado en atender a los clientes del sistema financiero poco a poco fue dando pasos importantes en materia de condensación estadística del número de casos, levantamiento de reportes y contar con una actuación más en forma jurídica para la defensa de los afectados.
Lo que no ha variado son las miles de quejas por cuestión de las comisiones bancarias.
En los últimos años, cuando Guillermo Ortiz encabezaba la Junta de Gobierno del Banco de México, una de las tareas que fue analizando la propia junta fue precisamente que dicha institución central vigilara y regulara el renglón de las comisiones.
Así a través de diversos cambios aprobados por la Cámara de Diputados y Senadores se logró darle facultades al Banco de México en el renglón señalado.
Así poco a poco se han obtenido algunos avances en la materia tendientes a reducir las comisiones que de forma arbitraria cobran los bancos y que han llegado a ser tan ridículas e insultantes como el cobrar una comisión a cliente si éste se queja y solicita una investigación por ejemplo por una mala utilización de su tarjeta, un cargo indebido, etc.
Como la  Banca en México funciona como un oligopolio y en muchos casos la verdad basta con BBVA Bancomer y Banamex Citigroup para hacer el duopolio entonces estos grandes peces extranjeros mueven los créditos, ahorros, captación e imponen tarifas, condiciones, requisitos y por supuesto comisiones a su antojo.
El negocio ha sido jugoso máxime  cuando las propias empresas decidieron en México, al menos una mayoría, no dar más cheques a sus empleados en las quincenas sino optar por el depósito a una cuenta con un banco elegido por la propia administración de la empresa en cuestión.
Así el débito se volvió el instrumento de pago más popular del país y por supuesto el más utilizado por millones de asalariados en el país.
De acuerdo con un documento de la Cámara de Diputados que analiza la situación de las comisiones, en México hay 58 millones de tarjetas de débito y 25 millones de crédito.
Por tanto se entiende el pingüe negocio de cobrar comisiones cada vez que un asalariado acude a un cajero primero para corroborar su saldo (saber si su empresa ya le depositó); después hacer un retiro y seguir así entre consulta de saldo y retiros a lo largo de la quincena o el mes hasta que ya no queda nada.
¿Lo malo? Sí lo malo es que se ha comprobado que en promedio un trabajador asalariado con débito pierde el 10% de su ingreso en pagárselo al banco por el uso de los cajeros automáticos.
Como muchos trabajadores no tienen tiempo de ir cada tercer día o semana a un banco para retirar su dinero, entonces no la opción es utilizar el cajero y usan el que caiga, sacan dinero en dónde les pille la necesidad.
Así es si están en el supermercado y por alguna razón el lector de la máquina en la caja de pago les rechaza la tarjeta, ¿qué hacen? Acuden al cajero más cercano para retirar dinero en efectivo y pagar la compra.
Si están en un centro comercial y hay que pagar algo, si requieren dinero en efectivo para pagar el pan bimbo en la tienda de abarrotes de la esquina o  algún servicio o sacar dinero para pagar la comida corrida de todos los días en la cafetería de la esquina que no tiene terminal TPV.
Pero además esos pequeños gastos hormiga de pagar una comisión tras otra no se ven pero sí se sienten.
Y es que además los propios bancos no tienen una tarifa homogénea en sus cajeros automáticos sino que un cajero Banamex tiene un tarifa si está dentro de una sucursal, otra distinta en un centro comercial, dependiendo de la ubicación y la lejanía.
A COLACIÓN
Cansados como estamos todos por las comisiones porque además éstas no hacen más eficientes a las instituciones de crédito, todo lo contrario, la Comisión Permanente instruyó a Banco de México para explaya sus facultades y reduzca las comisiones por uso de cajeros automáticos.
El intervalo de acción es arbitrario oscila desde los 7 pesos por retiro en efectivo hasta los 36.36 pesos más el IVA.
Hay bancos que cobran además por consulta de saldo y luego por retiro, por realizar otra operación y ya tiene uno hasta miedo de solicitar que si le den el comprobante impreso.
Adicionalmente hay otras “trampitas” es cierto que ahora en los cajeros se informa al usuario lo que costará acceder a dicho cajero, el cliente acepta y se sujeta entonces a las demás condiciones, de repente aparece una pantalla que confunde al cliente porque solicita un “donativo” para no sé cuantas instituciones de ayuda, basta con ponerle si o no donar 5, 10 o 15 pesos.
Muchas personas se equivocan y en vez de darle no, le teclean el sí y entonces ya su operación les salió mucho más cara y no hay forma de reclamarlo.
Así es que Banco de México por favor ponte a trabajar, nos urge tener mejores prácticas bancarias y que los usuarios tengamos opciones reales para sacarle el mejor provecho a nuestra economía.
P.D.  Le invito a que opine del tema en mi blog  http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por  la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *