Home Ciencia y Tecnología Descubren restos de dinosaurio en la llamada “Cueva del Indio” de Monclova, Coahuila
Ciencia y Tecnología - May 6, 2010

Descubren restos de dinosaurio en la llamada “Cueva del Indio” de Monclova, Coahuila

inspección realizada por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta).

A partir de las características físicas de los restos óseos, incrustrados en la roca y con un alto grado de mineralización, el investigador del Centro INAH Coahuila, Yuri de la Rosa, concluyó que no pertenecen a la especie humana, ni tampoco se trata de un entierro prehispánico o “cementerio indio”, como se pensó en un principio.

El especialista añadió que por el momento no se puede determinar la especie, la antigüedad, ni la cantidad de individuos que se encuentran en el contexto paleontológico, el cual parece inalterado, ya que no existen excavaciones o perforaciones en las paredes o en el suelo.

Los restos fósiles también se hallan sin alteración alguna, incrustados en la roca en un área de 3 x 2 metros, a unos 15 metros de profundidad dentro de una pequeña cámara de 7 metros de largo y 4 de ancho, con 1.20 metros de altura.

La inspección del lugar se hizo a raíz del aviso que dieron a la Policía de Monclova tres adolescentes que penetraron a la cueva el pasado 28 de abril y encontraron dichos vestigios. Las autoridades de la Policía Ministerial y de Protección Civil acudieron al sitio para corroborar la información, al pensar que se trataba de huesos humanos petrificados. Posteriormente, notificaron el hallazgo al Centro INAH Coahuila, donde se decidió llevar a cabo una inspección técnica para verificar la naturaleza del descubrimiento.

El jueves 29 de abril, autoridades de ambas corporaciones e investigadores del INAH llevaron a cabo un recorrido por el lugar. Los elementos de Protección Civil hicieron medidas de los niveles de aire y determinaron que sólo el 19.5% es oxígeno y el 14.0% es monóxido de carbono, por lo que el acceso a la cueva es peligroso para la integridad humana.

El grupo ingresó a la cueva con equipo especializado consistente en mascarillas de oxigeno, arneses, cascos y cuerdas de seguridad. Al lugar entraron el investigador del INAH, Yuri de la Rosa; el director de Protección Civil de Monclava, Homero Estrada García; el comandante de Bomberos, Benjamín Zacarías Sánchez, y Julio César Ríos Cortez, perito del área de Protección Civil.

El acceso es muy difícil, ya que se desciende por la boca de la cavidad unos tres metros aproximadamente, después se continúa por un pequeño pasillo de un metro de largo y 80 centímetros de ancho, luego se avanza descendiendo de manera diagonal por estrechas cámaras de la cueva y hay que deslizarse por algunas grietas para acceder a las cámaras.

El camino de acceso es muy estrecho, oscuro y en algunos lugares sólo se puede acceder a rastras, indicó el arqueólogo. Además, en la primera parte del interior de la cueva existe gran cantidad de basura, ya que se ha utilizado como basurero.

Después de aproximadamente dos horas en el interior de la cueva, el personal de Protección Civil determinó que los niveles de oxígeno estaban bajando debido a la respiración de las personas que se encontraban dentro, por lo que se tomó la determinación de salir del lugar.

Yuri de la Rosa expresó que después de la inspección técnica se pudo determinar que los restos localizados en el interior de la cavidad natural no pertenecen a la especie humana.

“Las características físicas de los restos óseos encontrados, así como las características físicas y geológicas del contexto donde se encuentran los vestigios, incrustados en la roca y con un alto grado de mineralización —ya prácticamente convertidos en roca—, hacen suponer que pertenecen a alguna especie animal de la prehistoria, probablemente a algún dinosaurio”.

Sin embargo, precisó que una investigación de fósiles puede llegar a durar hasta dos años, por lo que se ha decidido posponer esta investigación. Con el fin de evitar la constante llegada de curiosos, el personal de Protección Civil acordonó el área para restringir el acceso al lugar. Incluso, manifestó la probabilidad de sellar la cueva por algún tiempo para evitar el ingreso de personas.

En su dictamen, De la Rosa indicó que la cueva es conocida localmente como la “Cueva del Indio”, ya que existen diversas leyendas que dicen fue habitada por tribus indígenas y que en el pasado se encontraron artefactos arqueológicos como cuchillos y flechas.
Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *