Home Por la Espiral Ley de Arizona: inmoral y xenófoba
Por la Espiral - May 2, 2010

Ley de Arizona: inmoral y xenófoba

información del Banco de México, ingresaron a México remesas por 2 mil 494 millones de dólares, la mayoría por money orders.
Diez años después dicha cantidad triplicó hasta los 6 mil 573 millones de dólares y durante el sexenio del presidente Vicente Fox, bajo la égida del PAN, sucedió además de un mayor éxodo de mexicanos tanto del campo como de las zonas urbanas hacia Estados Unidos, un consecuente incremento de los flujos por remesas,  la mayoría enviados por transferencias electrónicas.
De tal forma crecieron que fueron más caudalosas que la inversión extranjera directa, convirtiéndose en la segunda fuente de divisas para México después del petróleo.
En el sexenio foxista los flujos por remesas fueron los siguientes: en 2000 por 6 mil 573 millones de dólares; 2001, 8 mil 895; 2002, 9 mil 814 millones de dólares; 2003, 15 mil 041; 2004, 18 mil 331 millones de dólares; 2005, 21 mil 689; y 2006, 25 mil 567 millones de dólares.
En los últimos años sucedieron decrementos en los flujos anuales de remesas afectados por una serie de vicisitudes: el recrudecimiento de la vigilancia migratoria sobre todo ilegal que regresa cada año a miles de mexicanos a su lugar de origen;  deterioro económico en el salario y nivel de vida de la comunidad mexicana en Estados Unidos; y la crisis.
Así observamos la siguiente evolución en las remesas: en 2007, 26 mil 076 millones de dólares; 2008, 25 mil 145  y 2009, 21 mil 181 millones de dólares.
Hemos señalado que en cada crisis hay un grupo de población que por su vulnerabilidad padece los estragos económicos y sociales,  a nivel mundial los  migrantes han sido severamente golpeados por la magna crisis financiera y económica.
Y es una tristeza observar cómo se desquitan con ellos grupos políticos de derecha y ultraderecha, desempleados y otros grupos con ínfulas de superioridad.
Qué ingratos como sociedad somos con los migrantes, qué injustos son los políticos al volverlos carne de cañón para conquistar un puesto político o varios escaños.
¿Alguien se preocupa por el sufrimiento de los migrantes? ¿Alguien tiene idea por todo lo que pasan? Para muchos simplemente son personas  necesitadas de trabajar capaces de aceptar cualquier empleo por un sueldo dentro del escalafón de lo más barato en el nuevo país de acogida.
Viven siendo presas de los cazadores de ilegales, los patrones  que abusan de su condición,  otros compatriotas legales que se aprovechan de su situación de ilegalidad disque para ayudarlos; son perseguidos y explotados por redes de coyotes y cual si fueran fantasmas no cuentan ni en las estadísticas ni en las políticas del país de acogida, mucho menos en las de su país natal.
A COLACIÓN
La historia reciente es una memoria que no deberíamos dejarla para el olvido.
En Alemania, los nazis acusaban a los judíos de todos sus principales problemas: pobreza,  desempleo y la derrota en la Primera Guerra Mundial.
Poco a poco la política racial nazi fue recrudeciéndose llevando primero a que los judíos se convirtieran en “ciudadanos de segunda”, todo inició el  2 de abril de 1933, doctores, abogados, maestros y comerciantes judíos fueron boicoteados.
Una semana después la Ley para la Restauración del Servicio Profesional Civil prohibió que los judíos fueran empleados en el gobierno y así sucesivamente fueron segregados de la vida económica,  perseguidos y hostigados en todos los sentidos.
Conocemos bien las lecciones de ese episodio criminal de la Historia de la Humanidad y Estados Unidos, por supuesto, guardadas las proporciones respecto de la Alemania nazi,  ha emprendido una feroz cacería de inmigrantes legales e ilegales.
En Estados Unidos, vamos a decirlo de una vez con todas las letras, no quieren a la gente por su color de piel, ni por su apariencia racial, no quieren a los mexicanos.
Desde 2001, con los atentados del 11 de septiembre, el presidente George W. Bush tuvo para sí todas las atribuciones para hacer un Estado militar, violentar derechos civiles y garantías individuales por razones de una lucha contra el terrorismo.
Como Nerón cuando quemó a Roma para llevar a los cristianos ante los leones o cuando Hitler ordenó incendiar el Reichstag para justificar que había terroristas comunistas amenazando la paz y a la sociedad alemana.
El punto es que en Estados Unidos hay todas las justificaciones para que por el terrorismo se detenga a un mexicano en la calle solo por su color de piel o por su tipo mestizo y entonces  le pidan papeles, sea interrogado y metido en una garita para ser trasladado a su país de origen.
Recuerdo cuando Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz, acudió a Nueva York a una Asamblea de la ONU, ella era una oradora invitada. Llegó al aeropuerto JFK, los guardias de migración la detuvieron por su vestimenta y apariencia indígena y se mofaron de que ella les decía “soy una premio Nobel”  no valió ningún argumento para que la detuvieran hasta que uno de los representantes de la ONU intervino para su liberación.
Me pregunto, ¿cuántos mexicanos inocentes serán violados, golpeados y torturados en cárceles estadounidenses? ¡Vamos ni siquiera hablan inglés! ¿Cuánto de éstos se encuentran en los pasillos de la muerte?
¿Cuántos mueren a manos de los grupos civiles raciales, los Minuteman y otra decena de grupos de ciudadanos y ex soldados que voluntariamente se han agrupado para resguardar su frontera de los ilegales?
Hay miles de mexicanos en las cifras del anonimato. La Ley de Arizona impulsada por la gobernadora Jan Brewer es xenófoba, retrograda, inmoral e inhumana.
Y en México, perdóneme usted amigo lector, no tenemos un gramo de dignidad, aquí a los estadounidenses les decimos “amigou” a la primera, les abrimos la puerta, damos todas las facilidades, ni siquiera requieren visa aunque sean drogadictos, expresidiarios, homicidas ni traficantes. Relaciones Exteriores se hinca ante el gobierno americano. Me siento llena de vergüenza.
P.D.  Le invito a que opine del tema en mi blog  http//claudialunapalencia.blogspot.com.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado por  la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *