Home Música Carlos Prieto presenta la biografía de su “Chelo” en exitoso concierto en Beijing
Música - April 25, 2010

Carlos Prieto presenta la biografía de su “Chelo” en exitoso concierto en Beijing

segundo concierto en la capital china antes de viajar mañana a Cantón (sur).

“Estoy muy contento de estos conciertos en un maravilloso Centro y cuatro años después de mi última visita a China”, dijo hoy a Efe tras regalar al público con una marcha solo para chelo de Sergei Prokofiev.

Gran impulsor de la composición para chelo y muy conocido en China por sus conciertos de 2007 con el cellista Yo-Yo Ma, a quien recordó hoy, trabajó durante más de siete horas diarias en sus clases magistrales en el conservatorio de Beijing y con los pianistas Li Xiang y el cellista Zhu Mu, para lograr la máxima armonía.

Con obras de Dimitri Shostakovich, Samuel Zyman (Suite para dos cellos), mexicano como él mismo y Joaquín Gutierrez Heras, Astor Piazzola, argentino, y Mario Nobre, brasileño, recibió ayer los calurosos aplausos del público.

En Beijing, a donde llegó desde Shanghái, Pietro presentó también “la biografía” del instrumento que le acompaña (Piatti o Miss Chelo Prieto), desde hace 32 años y cuya historia se remonta a 300 años.

Con siete libros escritos y larga labor de difusión de la música iberoamericana, Prieto, contó en una céntrica librería de Pekín cómo con la ayuda de su esposa, logró tejer la vida del preciado instrumento en “Las aventuras de un chelo”.

Ante un público entusiasmado por su narración y humor, Prieto confesó que tras años de sufrir para que su chelo (construido en 1720 por Antonio Stradivari) no se dañara en los viajes, decidió con su esposa darle nombre y comprarle billete para ocupar un asiento.

“Y es que como ‘Chelo’ es un nombre en español, además de viajar con billete, acumula millas”, dijo entre aplausos, para añadir que tras 10 años de investigar en archivos y catedrales la vida del violoncello, encontrado tanto material que se propuso contarlo.

Su chelo, “nació” en Cremona (Italia) y en 1760 llegó a Cádiz, importante puerto que acogía muchos músicos italianos, y donde reapareció el Viernes Santo de 1787 en la “premiere” mundial de …”Las Siete últimas palabras” de Haydn, lo que situó a Cádiz al nivel de Viena, Praga o Londres gracias al Padre Santa María, de gran influencia musical y artística.

“Pero, cual no sería mi sorpresa al descubrir que José Sáenz de Santa María nació en Veracruz (México) y viajó a Cádiz con su padre, el aristócrata comerciante Pedro Sáenz de Santa María, tras fallecer su madre. Qué coincidencia que el chelo llegara dos siglos después a México conmigo”, afirmó.

El “biografiado” chelo Stradivarius pasó por muchas manos en tres siglos y “vivió” períodos trágicos como en la Alemania nazi, de la que escapó a Suiza a espaldas de un músico ciclista, según cuenta en el libro que contiene una investigación sobre la música para él y a veces oculta, en Iberoamérica, España y Portugal.

Desde que llegó a sus manos el 23 de julio de 1979 porque pudo probar (con una gira de 100 conciertos que también le traería a China) de que no dormiría en un museo, lo que no deseaba su propietario Rudolf Serkin, director artístico de la Malboro School (Nueva York) “su vida y la mía han estado unidas”.

El polifacético chelista ha tocado en los principales escenarios de América Latina y el mundo y ha recibido numerosas distinciones.

A finales de 2009 recibió un homenaje por su larga trayectoria en Oviedo (España), origen de su familia y donde se enamoraron sus padres, fundadores con sus progenitores del Cuarteto Prieto, que perdura hoy con el chelista, su hermano y sus dos hijos mayores.

Gabriel García Márquez escribió: “La música no se me reveló como la pasión mayor de una vida hasta la noche milagrosa en que descubrí el alma del chelo en la manos de Carlos Prieto”.

Graduado en Economía e Ingeniería por el Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), estudió mucho, dijo, en su vocación musical y aconsejó a los estudiantes que solo lo hagan si tienen una vocación profunda y real.

Por primera vez llegó a China en 1979 terminada la Revolución Cultural y en sus giras pudo hasta hoy comprobar su desarrollo, pero el ‘milagro chino’ también existe en su música”, añadió.

El intérprete mexicano recordó que la música occidental no llegó a China hasta 1601, gracias al jesuita Matteo Ricci, y la “Novena Sinfonía” de Beethoven sólo se interpretó en 1936, en Shanghái.

Las notas sobre su historia, política, geografía, religiones, lenguas o música, quedaron reflejadas en su libro “Por la milenaria China. Historias, vivencias y comentarios”.

Fuente: (CONACULTA) (INAH) (festivalcervantino.gob.mx) (Notimex) (Agencias)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *