Home Teatro “¿Y el ángel apá?”, farsa llena de humor negro y una ácida crítica a la forma de ser del mexicano
Teatro - April 14, 2010

“¿Y el ángel apá?”, farsa llena de humor negro y una ácida crítica a la forma de ser del mexicano

Wilebaldo López bajo el título de El ángel violado, esta pieza es llevada a escena por Nosotros Hacemos Teatro, en un montaje de Felipe Oliva, con las actuaciones de Marco Vidal y Alejandro Lamadrid.

Se trata de una historia plagada de humor negro y de ironía, en la que se entremezclan la política, la historia y por supuesto, el futbol. Y el Ángel de la Independencia, convertido en santuario de fanáticos, manifestantes, líderes sindicales, políticos y hasta grupos que reclaman su derecho a la diversidad, hacen de este icono capitalino la víctima propiciatoria.

Un Ángel de la Independencia –que en realidad es una representación de la Victoria Alada– maltrecho y violado, acompañado por Arturo (Alejandro Lamadrid), un hombre que perdió las cenizas de su suegra durante un festejo futbolero al pie de la columna, son los encargados de poner de manifestó los muchísimos defectos de quienes habitamos este país, ante los cuales nos reímos y siempre tenemos una justificación. 

Marco Vidal encarna  a ese ser áureo que se muestra con la mirada perdida en el infinito, posado sobre la gran columna de mármol que le otorga una vista privilegiada. Sus manos metálicas extendidas hacia el vacío, como si con la corona de laurel que sostiene pudiese atrapar los conceptos que de alguna manera representa: patria, soberanía, identidad.

De acuerdo con el planteamiento escénico, el ya casi centenario monumento debió llamarse “La Victoria Alada”, pero los mexicanos, ansiosos de un ser protector que nos conecte con el cielo, hemos preferido llamarle “Ángel”, “es nuestro Ángel, símbolo de nuestra… ¿independencia?… Sí, porque la esperamos, porque la visualizamos suspendida en lo alto, como nuestro momento centenario, hoy sitiado por los edificios levantados al soberbio amparo del capital extranjero”.

“Necesitamos un ángel que vele la capital de todos y nos regale esperanza, porque los mexicanos somos los maestros del eterno anhelar. Un ángel bajo el cuál reunirnos para desahogar nuestra ira, punto de partida del próximo reclamo, de las rabiosas consignas, la gran marcha a la que culparemos de nuestros retrasos, pues dentro del caos no nos dolerá el retraso económico,  educativo, social o cultural; pero sí el caos vial que nos hará llegar tarde ante el patrón, nuevo tirano al que debemos sonreír y ofrecer disculpas”.

Pero, frente a todo ello, las masas mantienen latente la esperanza de que algún día, el pie de un mexicano golpee el balón con tal fuerza y precisión, que cruce la línea y se estrelle en la red. Entonces, las potencias políticas y económicas se humillarán ante nuestras camisetas verdes; en ese momento correremos de nuevo hacia nuestro querido Ángel y gritaremos con ímpetu; nos embriagaremos y arrojaremos basura por todas partes,  pisotearemos sin piedad a quien se deje.

La historia postula que de nosotros será la borrachera y de nuestro Ángel, la cruda. Amanecerá grafiteado y rodeado de desperdicios… amanecerá violado.

Y es justo en ese contexto en el que Arturo pierde las cenizas de su suegra al pie de la columna del Ángel de la Independencia luego de festejar un partido de futbol; como resultado del festejo, los fanáticos futboleros bajan, violan y vejan al Ángel.

Arturo, entre estados de conciencia confusos se pregunta cuántas violaciones más hacen falta, cuántas veces más hemos de flagelarnos para que por fin podamos sentirnos despojados de la culpa y, entonces, aligerados de un peso ancestral, podamos elevarnos por encima de toda nuestra dependencia, trepar por la bella columna de mármol y limpiar con el paño de nuestra conciencia las alas doradas de la victoria, quitarle suavemente su cadena y decirle al oído: “eres libre, puedes volar”.

¿Y el ángel apá? se presenta los jueves y viernes a las 20:00 horas, en el Teatro Coyoacán, Héroes del 47 122, colonia San Mateo Coyoacán, cerca de la estación del Metro General Anaya.
AMS

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *