Home Héroes Nacionales Héroes mexicanos vistos por Jaime Cuadriello a través de las artes visuales
Héroes Nacionales - March 31, 2010

Héroes mexicanos vistos por Jaime Cuadriello a través de las artes visuales

Independencia y el Centenario de la Revolución.

La muestra “El Éxodo mexicano. Los héroes en la mira del arte” persigue un objetivo central: hacer la historia visual sobre cómo se fabricaron los héroes, qué significado se les fueron agregando y que identidad tienen; es decir, sus construcciones discursivas.

En la exposición citada, exhiben a personajes ya sean míticos o históricos como: Huitzilopochtli, Quetzalcóatl, Hernán Cortés, Juan Diego, Moctezuma, Agustín de Iturbide, Francisco I. Madero, Benito Juárez, Miguel Hidalgo, José María Morelos, Cuauhtémoc y Emiliano Zapata, conforman el imaginario de México.

Jaime Cuadriello, curador de la muestra que reúne 333 piezas entre pintura, escultura, grabado y objetos del imaginario popular, asegura que esta es la historia de un imaginario, más no la historia de una crítica positivista de los héroes.

“Queríamos contar cómo se construyeron y cómo se resignificaron cada uno de ellos. Por eso también hemos puesto objetos de la cultura visual, comerciales y de consumo donde se ve cómo aterriza el imaginario a nivel popular, desde el cómic hasta la cajetilla de cerillos”.

Es así como a la par de grandes óleos de los héroes con su discurso gestual y corporal, sus manos en jarras o en ovación, meditabundos o triunfales; el visitante verá objetos donde ese imaginario de “gran arte” baja al imaginario popular y -dice Cuadriello- se podrá ver “cómo Moctezuma acaba en una cerveza o el Padre Hidalgo acaba vendiendo veladoras guadalupanas; pues cada uno carga con su karma”.

¿De qué están hechos los héroes?

El héroe nace en dos dimensiones: en la literaria y la plástica donde tiene una mayor retórica gestual y la que ha sobrevivido. Lo sabe Jaime Cuadriello, quien asegura que el héroe es un arquetipo y genera un prototipo. Es una expectativa social de modelos y un prototipo de modelo que se impone sobre la masa.

“La idea de este museo era reflexionar sobre cómo el héroe mexicano se ha construido desde el siglo XVI al XX, nació también de la inquietud por saber si en la identidad del héroe tiene cabida la religiosidad y de decir que hay modelos que ayudan a fabricar a los héroes. Hay aquí dos estrategias: una, la que los artistas siguen desde la retórica gestual -componer los afectos y las expresiones- y dos, la de seguir los prototipos -los modelos-; en ese sentido tomamos por base el mayor héroe libertario que ha creado la conciencia de occidente: El Profeta Moisés”, comenta el curador.

Más no lo hacen sólo desde el personaje, toman el libro del Éxodo que Cuadriello concibe como un vehículo narrativo formidable para el caso mexicano y muchos otros nacionalismos surgidos entre el siglo XVIII y XIX. Ese personaje construyó la idea de un guía que saca a su pueblo de la opresión y lo lleva a la libertad por un mandato divino, que hace peregrinar al pueblo y finalmente lo lleva a la Tierra Prometida. Dice Cuadriello “Mayor modelo ni Hércules ni Eneas; ningún libro clásico alcanza la intensidad de una narración heroica de esta”.

El curador cuenta que la idea surgió del Seminario de Análisis de la Imagen y el Discurso que imparte en la UNAM; y que Moisés es un envase en el que se pueden montar todos los héroes.

Por sus gestos los conocerás

La muestra está determinada por la personalidad de los héroes. Se presenta en duplas o triadas, a excepción de Benito Juárez que aparece sólo y sentado; los demás son una galería de ungidos.

Sin duda, el héroe es un envase que recibe muchas cargas ideológicas según el régimen que lo usa. Por ejemplo, en el periodo revolucionario muchos héroes pasaron al calendario y otros quedaron a la sombra. La construcción del Padre de la Patria fue muy difícil y no se convirtió en héroe hasta 1867. Hernán Cortés hasta 1821 fue el héroe de la Nueva España, también Iturbide fue héroe hasta 1867 y Moctezuma fue héroe hasta mediados del XIX.

Ahora es un cobarde.

Jaime Cuadriello afirma que entre sus favoritos están los legendarios porque un mito expresa generalmente las expectativas de una sociedad. “Me encanta Quetzalcóatl porque se emborrachó, lo expulsaron y prometió regresar”.

La imagen de los próceres en el cine

’’Éxodo mexicano. Los héroes en la mira del arte’’ se complementa con un ciclo de cine integrado por once películas. Juan Solís, curador del ciclo que incluye piezas como Mexicanos al grito de guerra, El joven Juárez y cinco cintas de Miguel Contreras Torres, dice que las piezas “brindan una visión desde el cine de lo que ha sido la imagen del héroe” y confirman que “el cine mexicano histórico cuando no cae en lo ridículo derrapa en lo patético”.

En especial destacó el trabajo de Contreras Torres autor de “un cine excesivamente patriótico” cuya obra es como “un gabinete de curiosidades fílmico”.
Fuente: (Informador)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *