Home Arte y Cultura Lázaro Blanco, cuatro décadas de ejercer con pasión la fotografía, como creador, educador y crítico
Arte y Cultura - March 30, 2010

Lázaro Blanco, cuatro décadas de ejercer con pasión la fotografía, como creador, educador y crítico

fotografía, en sus facetas como creador, educador y crítico.

Inaugurada en el Centro de la Imagen, con la presencia de Roberto Vázquez, director del Centro Nacional de las Artes (Cenart) de Conaculta; Alejandro Castellanos, titular de ese espacio, el propio Lázaro Blanco y Gina Chávez, investigadora que acompañó al artista en el desarrollo de este proyecto, la muestra reúne imágenes significativas tanto en el destino profesional del artista como el camino que habría de seguir la fotografía mexicana contemporánea.

Roberto Vázquez recordó precisamente que hace 31 años, en septiembre de 1979, la Bienal de Gráfica del Salón Nacional de Artes Plásticas, premió a Ave siniestra, de Lázaro Blanco, primera vez que una obra fotográfica recibía uno de los tres premios de adquisición en un certamen artístico contemporáneo, convocado por el INBA.

Apuntó que fue a partir de ese hecho que nacieron las bienales de fotografía; es decir, se comenzaba a separar a la fotografía de las artes plásticas, procedimiento que seguiría su desarrollo y que hoy se confirma con la existencia del Centro de la Imagen.
Vázquez indicó que esta muestra continúa con la línea de exposiciones del Centro de la Imagen que celebran a los clásicos contemporáneos  de la especialidad y se suma a las revisiones que se han hecho a la obra de Mariana Yampolsky, Rodrigo Moya, Lourdes Grobet, Carlos Jurado, Pedro Meyer y Graciela Iturbide, que conjuntamente con la propuesta editorial de la revista Luna Córnea, recuperan la historia reciente del medio fotográfico nacional.

Añadió que en esta ocasión toca a Lázaro Blanco, quien con su peculiar estilo en el abordaje de lo fotográfico, desde la concepción de la imagen hasta su puesta en pared, cuenta con una vasta obra que le ha valido reconocimientos a nivel internacional y que lo hacen un personaje que debe resignificarse por sus logros y experiencia.

“La singularidad de sus más de 40 años de labor docente y los escritos que dedicó a sus contemporáneos, son motivos suficientes para llevar a cabo esta muestra. Pero sin duda la razón más importante, es que el maestro Blanco es un autor contundente con quien es inevitable dialogar”, puntualizó.

En su oportunidad, Alejandro Castellanos señaló que Temporarios, es la primera muestra de 2010 del Centro de la Imagen y con ella celebra a uno de nuestros grandes fotógrafos, uno de nuestros clásicos, “adjetivo que queda plenamente justificado, luego de que el espectador conoce la obra aquí reunida”.

La exposición fotográfica que permanecerá en exhibición hasta el próximo al 28 de mayo, está estructurada en cinco ejes temáticos: “Imágenes icónicas”, “Sobre el color en la imagen fotográfica”, “Sobre formato de 35 milímetros”, “La fiesta del dolor” y “Documentos” (reúne publicaciones y materiales hemerográficos significativos en la trayectoria de Blanco).

Temporarios congrega imágenes icónicas como Alegría de vivir, con la que Blanco se decidió a ser un profesional de la lente o Ave siniestra, con la que obtuvo el Premio de Adquisición en la II Bienal de Gráfica, hecho que marcó un hito en la historia de la fotografía mexicana contemporánea.

Asimismo, integra imágenes en color, en las que el autor reconoce los tonos para realizar una serie de relaciones cromáticas en formato de 35 milímetros, en las que el espectador observará las diferentes perspectivas que el autor emplea y le permiten crear obras que van más allá del mero documento o reporte visual, así como una interpretación que de la religión hace el mexicano promedio, como ocurre en La fiesta del dolor.

Cada imagen captada por la lente de este artista nacido en Ciudad Juárez, Chihuahua, en 1938, es una propuesta pensada y meditada de un fragmento del tiempo y espacio, que a su vez integra una parte de un todo.

“Temporarios, es una recopilación de miradas conscientes, informadas, que tratan de hacer participar a quienes las vean, de las experiencias vividas por quien las realizó”, afirmó Lázaro Blanco.

Detalló que su universo reúne fragmentos tangibles de la propia existencia, ilusiones y sueños de más de cuatro décadas; escenas extraídas de la cotidianidad, que parecieran más producto de la imaginación y de un mundo inexistente.

Cabe mencionar que el título de la muestra fue elegido por el propio autor, -quien además hizo la selección de obra y realizó la propuesta museográfica- en alusión al tiempo no sólo como una etapa o época, sino como un momento preciso de exposición.

“No hay que pasar por alto el hecho de que el fotógrafo, a diferencia del pintor, principia con la obra terminada. Una vez que se acciona el obturador, ya no hay marcha atrás ni posibilidad alguna de corregir o cambiar el resultado”, comento el artista.
AMS    

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *