Home Música “Le Poème Harmonique”, ensamble musical que recrea la estética del barroco con una propuesta contemporánea
Música - March 18, 2010

“Le Poème Harmonique”, ensamble musical que recrea la estética del barroco con una propuesta contemporánea

estética del barroco con una propuesta escénica contemporánea.

Fue en el patio del antiguo hospital y convento de Betlemitas –actual sede del Museo Interactivo de Economía (Mide), en pleno Centro Histórico de la ciudad-, en donde las sopranos Eugénie Warnier y Claire Debono, acompañadas por Sylvia Abramowicz, en la viola da gamba; Fréderic Rivoal, clavecín y órgano; Vincent Dumestre, dirección artística y tiorba, ejecutaron las tres piezas que Couperin compuso para la la liturgia de la Semana Santa de 1714 de la abadía de Longchamp.

Las características arquitectónicas el espacio, una iluminación creada a partir de grandes velas que apenas disipaban la penumbra, la gestualidad y el vestuario de los intérpretes,  generaron la atmósfera de sobriedad y melancolía que evoca la obra del compositor francés.

Le Poème Harmonique es un ensamble de música de cámara especializado en música del siglo XVII y principios del XVIII que utiliza instrumentos de la época posterior al Renacimiento, muchos de los cuales dejaron de utilizarse hace siglos, como es el caso del theorbo, lirone, tiorbino y arpa tripla.

Las  Lecciones de tinieblas son consideradas por la mayoría de los musicólogos, como la mayor  aportación de Couperin a la música vocal sacra de su tiempo. Se trata de adaptaciones polifónicas de las Lamentaciones del profeta Jeremías que solían cantarse durante el oficio de maitines el jueves, viernes y sábado de la Semana Santa.

En el caso de las Lecciones de tinieblas, Couperin dejó una anotación en la que señala que son para el miércoles, debido a la costumbre que se seguía en algunos recintos religiosos de adelantar el oficio de maitines para la tarde del día anterior.

Por lo que toca a la temática, cabe mencionar que en sus Lamentaciones, Jeremías llora la destrucción de Jerusalén por parte de los babilonios; en tanto que para la tradición católica simbolizan la soledad de Cristo, traicionado por Judas y abandonado por sus apóstoles.

La primera de las tres Lecciones de tinieblas de Couperin está escrita para soprano y continuo, mientras que las otra dos son para dos sopranos.  Aquí cabe destacar el virtuosismo de la ejecución instrumental, pero sobre todo en la interpretación vocal de Eugénie Warnier y Claire Debono, jóvenes sopranos que hacen gala de una voz diáfana, plena de matices y sonoridad que armonizan y generan una bella simbiosis con la parte musical.

En opinión del crítico musical Juan Arturo Brennan, es probable que el mayor mérito de las Lecciones de tinieblas se encuentre en el ámbito de lo expresivo. “Si en algunas otras de sus obras vocales Couperin  supo dar un brillo y una sensualidad especiales a las líneas de canto, aquí se aparta de esa línea de conducta para comunicar con una sobria intensidad la angustia de Jeremías y sus Lamentaciones”.

A su juicio, en buena medida, el impacto emotivo de las Lecciones de tinieblas está cimentado en el lenguaje armónico utilizado por el compositor.

De acuerdo con Brennan, en el prefacio a su edición de las tres Lecciones de tinieblas, Couperin anunciaba la aparición de otras dos series de tres, para completar nueve lecciones; incluso, daba pistas para suponer que había compuesto las lecciones para el Viernes Santo con anterioridad. Sin embargo, su aparición nunca se materializó y hoy se consideran extraviadas.

Le Poème Harmonique ofrecerá un segundo concierto con Lecciones de tinieblas, de François Couperin, en el marco de Fmx Festival de México, este viernes 19 de marzo a las 20:30 horas, en la Catedral Metropolitana, como parte de la entrega de la obra restaurada por el Taller Restauro y Conservación, del retablo de Pentecostés, de Nicolás Rodríguez Juárez.
AMS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *