Home Buenas Noticias Restauran hermosos y valiosos murales anónimos en la antigua finca La Moreña, en La Barca, Jalisco
Buenas Noticias - March 5, 2010

Restauran hermosos y valiosos murales anónimos en la antigua finca La Moreña, en La Barca, Jalisco

dos años y medio por especialitas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), han representado una inversión de 5.3 millones de pesos.

De autor anónimo, el conjunto pictórico que mostraba graves problemas de conservación por humedad, se compone de 12 escenas que suman una superficie de 500 metros cuadrados. Representa la única serie mural que se conserva completa en el país, además de ser representativa de una época de las artes plásticas jaliscienses, en la que la burguesía acostumbraba decorar las paredes de sus residencias con pinturas de artistas de la academia.

Sergio Arturo Montero Alarcón, uno de los pioneros de la restauración en México y responsable del proyecto de conservación, informó que el problema de humedad que afectaba los murales ya está controlado, no obstante aún es necesario abrir un canal por la parte exterior de los muros decorados, para que el agua del subsuelo se evapore antes de llegar a las paredes, toda vez que La Moreña se localiza en una ciénaga cercana al río Lerma.

Los murales de mediados del siglo XIX reproducen escenas de las litografías de Casimiro Castro incluidas en el libro México y sus alrededores: Camino de Tacubaya a Chapultepec, La Fuente del Salto del Agua y varias de la serie Trajes Mexicanos.

El restaurador del INAH recordó que la intervención inició en octubre de 2007 con labores que se centraron en detener la humedad que afectaba las pinturas, para ello se impermeabilizaron los techos de la finca y se cambió el piso del patio central.

De las 12 escenas —de 5.0 metros altura, que decoran la totalidad de las paredes de los corredores del patio central de la finca, así como los muros de los dos accesos al patio trasero—, seis ya fueron completamente restauradas: La Plaza de Santo Domingo, Paseo en el Canal de la Viga, La Procesión, El columpio, El Salto del agua, así como figuras de personajes aislados.

En tanto que el resto está en el proceso de restitución de colores: La ordeña, Los chinacos, La vendedora de flores, Cacería del venado (reproducción de un grabado de Irigoyen) y Jaripeo con Mariachi; excepto dos, tituladas Escenas románticas en la hacienda y Jardines de una residencia, cuya intervención iniciará en breve con la limpieza de los 4.0 metros de longitud que comprenden ambas obras, y que se ubican en uno de los accesos al patio trasero de la casa.

Montero Alarcón, quien coordina esta tarea a cargo de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), adscrita al INAH, abundó que para comenzar la atención de la serie mural primero se hizo un análisis de los minerales que integran los pigmentos, y a partir del cual se determinaron las metodologías adecuadas de limpieza y restauración.

“De 2008 a la fecha el trabajo se ha orientado a la limpieza de las pinturas con problemas de manchas, causadas por la colocación de barnices en intervenciones anteriores, así como repintes mal hechos. Las obras también estaban alteradas por la humedad, principalmente cubiertas con velos blanquecinos causados por acción de sales”.

El especialista explicó que la limpieza se realiza con ácidos que se deben saber emplear porque pueden borrar la imagen; “lo importante es encontrar el disolvente adecuado y aplicarlo de manera que no penetre a la capa pictórica; esa es la parte más difícil de la restauración. Durante esta etapa se elimina lo que altera la policromía, como los velos blanquecinos que impiden ver los tonos, al grado que se puede llegar a pensar que ya no existe el mural”.

En lo que se refiere al trabajo de reintegración, dijo que el reto es igualar colores y tonalidades, de tal modo que, visualmente, de lejos la imagen se vea como una unidad, mientras que de cerca se distinga la mano del autor y la restauración. Para lograr este efecto se trabaja con una técnica llamada #rigattino#, que consiste en pintar con rayas muy finas y perfectas, para lograr una especie de yuxtaposición de colores.

Así, en La Moreña, un equipo de ocho restauradores de la ENCRyM y de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente, ha estado de manera permanente reintegrando los colores, milímetro por milímetro, hasta completar las escenas que, por lo general, tienen muchos detalles en la parte de la indumentaria de los personajes.

Los restauradores explican que la misma pintura va indicando cómo reintegrarla, “cada vez que se completa una figura se entiende la composición de la estampa, es un trabajo de mucho cuidado porque el rigattino no permite falsificar o modificar la imagen original”.

Sergio Montero adelantó que la limpieza del par de murales faltantes implicará una labor de por lo menos dos meses, debido a que se encuentran muy manchadas y con daños por escurrimientos de agua.

El restaurador del INAH recomendó que a efecto de que la recuperación de las obras pictóricas tenga un efecto duradero, se deberán implementar acciones permanentes de conservación y prevención. Entre ellas, consideró indispensable la colocación de una techumbre de poco peso que impida el contacto con la lluvia y el rocío matutino, así como de los rayos ultravioleta que llegan directo en algunas pinturas.

Por su parte, Angélica Peregrina, directora del Centro INAH-Jalisco, comentó que en La Moreña se ha desarrollado una restauración integral, que implicó la intervención desde la azotea del edificio, y culminará con un plan de mantenimiento posterior a la restauración que garantice la permanencia de la obra plástica.

Finalmente, comentó que en tanto se aproxima la conclusión de la restauración, el INAH ha iniciado pláticas con la Secretaría de Cultura del Gobierno de Jalisco para llegar a un acuerdo sobre las medidas que deberán seguir para la preservación posterior de la pintura, ya que el sitio está bajo custodia estatal, con la denominación de Centro Cultural La Moreña y Museo de la ciudad.

Fuente:  (INAH)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *