Home Libros Presenta Wildernain Villegas su poemario maya-español “Ukáay Chi´i´bal. El canto de la estirpe”, ganador del Premio Nezahualcóyotl 2008
Libros - February 25, 2010

Presenta Wildernain Villegas su poemario maya-español “Ukáay Chi´i´bal. El canto de la estirpe”, ganador del Premio Nezahualcóyotl 2008

la investigadora Michela Craveri afirmó que recoge la herencia cultural de la tradición maya y la reinventa en una visión inédita.

Durante el acto que se celebró en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes y que fue presidido por Teresa Vicencio, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes y Miriam Morales, directora general de Culturas Populares de Conaculta, poesía y música se tomaron de la mano para cantar a la vida, la naturaleza y el amor.

En su intervención Michela Craveri, investigadora del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, definió a esta, como una oportunidad para múltiples festejos, particularmente en lo relativo a la riqueza de la lengua maya, su simbolismo, valores metafóricos y su papel como instrumento de conservación de la cultura.

En este sentido, la especialista de origen italiano aseguró que   El canto de la estirpe es una gran obra de arte, que supera las etiquetas de poesía maya, de poesía indígena y se presenta como un magnífico ejemplo de literatura universal, más allá de las limitaciones étnicas, lingüísticas y culturales.

Desde su punto de vista, la poesía de Wildernanin Villegas supera los clichés de la literatura anterior, maya o hispánica, y ahonda en la significación del hombre contemporáneo en su contexto social, cultural y natural.

Agregó que los dioses del universo poético de Wildernain son reinterpretados en clave personal, en un acercamiento entre el hombre y sus seres sagrados. Ellos mantienen aquí su función fertilizadora, pero adquieren una nueva fuerza expresiva y un inédito valor metafórico; también el amor es fuente de inspiración para el autor.

“Su poesía nos transmite una visión íntima, profunda, personal, pero al mismo tiempo atemporal. Su poesía es tradicional y moderna a la vez, cabal expresión de la cultura maya actual. Actualiza y condensa un pensamiento milenario en versos de gran lirismo; ahonda en los significados profundos de la vida del hombre”, puntualizó.

Michela Craveri señaló que la poesía de Wildernain Villegas ofrece una oportunidad única para observar al mundo con ojos nuevos, al tiempo que es una ventana abierta al mundo; abierta con maestría, pasión, ternura y con dolor.

“Es una ventana que nos permite asomarnos a la naturaleza con ojos nuevos y descubrir en ella valores y enseñanzas ya olvidados, es una fuente de reflexión sobre nuestro papel en el mundo, sobre los vínculos esenciales que nos une al mundo natural y que nos hace reconocernos como hombres nuevos, más verdaderos y más vivos”, apuntó la investigadora.

Para Michela Craveri El canto de la estirpe es un canto antiguo, ancestral, pero al mismo tiempo es fruto de la cultura del siglo XXI. “Es un canto de exploración y de reinterpretación de los valores tradicionales”.

Previo a la lectura en maya de algunos de los textos del libro, en compañía de Teresa Dey –quien hizo lo propio en español-, Wildernain Villegas refirió que El canto de la estirpe representa 10 años de trabajo que han dado como fruto un premio para la lengua maya y que en ese andar han colaborado muchas personas y maestros, en un ejercicio que ha requerido de mucho esfuerzo y crítica constante; labor que hoy ve con satisfacción, ha hecho acreedoras de un reconocimiento a la cultura maya y a las lenguas indígenas.

A la celebración por el Día Internacional de la Lengua Materna se unió la música, con la participación de la Rocío Próspero, quien interpretó piezas en purépecha como “Dalia Tsitsiki”, “Lapiz ka kuaderno”, “Tsitsiki sapichu” y “Turhikuarhu”, y recibir fuertes ovaciones del público asistente.

A ella se sumó el grupo tzotzil Sak Tzevul (Relámpago), agrupación independiente fundada por Damián Martínez, que interpretó el poema rockfónico “Xch´ulel Balamil” (Espíritu de la tierra), integrado por tres movimientos: “Son Sotz´leb son” (Son de Zinacantán), “Oxib chu´uleltik” (Tres espíritus) y “Bolomchon” (Canto del jaguar).
AMS    

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply