Home Toros y Deportes Broncas, discusiones y pasión en “La México”; pese a todo, predomina el arte inconmensurable de Castella
Toros y Deportes - February 6, 2010

Broncas, discusiones y pasión en “La México”; pese a todo, predomina el arte inconmensurable de Castella

perdió los máximos trofeos con la espada.

Y es que el tercero del lote del francés tuvo que ser devuelto pues, saliendo del puyazo, dio una vuelta de campana y se lesionó, quedando descoordinado y con una pata fracturada.

El sobrero, de Los Ébanos, fue duramente protestado por falta de trapío; el juez se negó a cambiarlo, Castella se enfadó y no quería continuar con la lidia hasta que anunció el regalo de un toro, tras lo cual, finalmente el burel regresó a los corrales y salió otro sobrero, éste de la ganadería titular, Los Encinos; vaya alboroto que se formó, viviéndose momentos de gran confusión.

Este astado, de nombre “Piri”, fue un estupendo colaborador para Castella, un toro noble y con gran recorrido que fue aprovechado al máximo en tandas muy profundas, siempre templadas y llenas de arte. El momento más emotivo fue cuando ligó dos dosantinas, para continuar toreando en redondo y cuajar un muletazo circular con la sarga en la derecha, tomada por la cara contraria.

Algunos estusiastas comenzaban a pedir el indulto cuando Sebastián y “Piri” se fundieron en excelsos trazos naturales, cadenciosos e igualmente largos, instantes de arte que duraron toda una eternidad y que han confirmado a este gran torero francés como uno de los consentidos de esta afición.

Pero de nueva cuenta apreció la espada, esa que le ha quitado varios triunfos rotundos en este magno escenario, pues el pinchazo y los tres descabellos le arrebataron la gloria que pudo ser de orejas y rabo. Todo quedó en una cerrada ovación para el torero, mientras que al noble toro se le tributó un merecido arrastre lento.

Con su primero, un astado con un puntito de violencia, logró destellos de buen arte, sobre todo con la muleta en la derecha, sometiendo y logrando que el de Los Encinos se entregara a su poderío. De no haber pinchado, pasea la oreja.

Si segundo fue devuelto al ser protestado, pues el público lo consideró pequeño. El que salió en su lugar se dejó meter mano, y de nueva cuenta Castella nos brindó instantes hicieron vibrar a la afición. Pero para no variar no estuvo certero con la tizona, pues terminó su labor de un bajonazo, recibiendo algunos pitos.

La tarde para Rafael Ortega fue bastante complicada. Su primero tenía calidad en la embestida, pero muy poquita fuerza. El tlaxcalteca le supo dar su lidia adecuada, y así, sin forzarlo, consiguió muy buenos trazos e, incluso, torear en redondo. El público, un tanto frío con él durante toda la tarde, sólo lo despidió con palmas aunque terminó de buen espadazo.

Esforzado volvió a estar con su segundo, aunque poco pudo hacer y prefirió abreviar ante la impaciencia que comenzab a manifestar la afición.

El quinto de la tarde fue un toro que tenía mucha transmisión hacia el tendido, situación que Ortega aprovechó para un emocionante inicio de faena, seguido de tres tandas con la diestra que le fueron coreadas con fuerza. Sin embargo, su labor vino a menos y un sector del público comenzó a tomar partido por el toro, derivado de un par de muletazos destemplados.

En un descuido, el toro le propinó tremenda voltereta, después de la cual pasó a la enfermería unos segundos, siendo vendado del muslo derecho.  Regresó para terminar de buena estocada y se retiró entre división de opiniones para ser atendido de este percance, una herida que ameritó ser trasladado al hospital Mocel.

Vaya que hubo de todo esta tarde en La México, menos orejas. Pero cuando se torea tan bien como Castella lo consiguió, las “peludas” vienen siendo lo de menos.
Ficha
Plaza México, corrida del 64 aniversario. Unos 26 mil aficionados, en noche agradable. 8 toros de Los Encinos, uno devuelto por se protestado y otro por lesión, sobresaliendo el que cerró plaza, que mereció arrastre lento. 1 de Los Ébanos, devuelto por chico. Pesos: 480, 488, 512, 485, 493, 525, 540, 451 y 472. Rafael Ortega (grana y oro): Palmas, palmas y división de opiniones tras petición de un sector. Sebastián Castella (lila y oro): Palmas, división de opiniones y ovación.

Fuente: (mundotoromexico.com)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *