Home Por México La audacia forjó Héroes Bicentenarios
Por México - January 25, 2010

La audacia forjó Héroes Bicentenarios

pero ¿Qué celebramos? Preguntan con  sarcasmo o burla algunos “despistados”. Primeramente, la respuesta es la celebración anual que las autoridades hacen y los que somos orgullosos de ser mexicanos, sin importar que tan bien o mal nos vaya. En esa fecha se presentaron apasionantes incidentes en la búsqueda de la Independencia de México, forjada por la audacia de un grupo de valientes que lucharon por ideales, que a la fecha muchos desconocen lo invaluable de lo que su actitud generó, jamás veremos enmarcados esos valores patrios con estas fechas exactas, héroes que nos legaron un país con independencia y libertad.

La Independencia,  se inicia en 1810 con la astucia y valentía iniciada con una conspiración sus inquietudes de libertad de aquellos años, en que todo era más difícil era, otra época, otro modo de vida diferente y rudimentos. En 1810 solo había caminos de brecha, rutas  recorridas por gente brava e incansable dispuesta a rifarse la vida, con ansias de libertad entregados a no vivir sojuzgados por extranjeros abusivos y explotadores, aquellos caminos eran estrechos, accidentados y de peligro se cabalgaba a caballo y con carruajes, era realmente de verdad que tenían muchas ganas de reventar a la mal intencionada colonia con sus Virreyes, días intrépidos para hombres intrépidos de esos que no se dan en maceta, cuando la circunstancia les tocó llamada de tropa, acudieron al llamado de los conspiradores convertidos en furiosos insurgentes, para dar su vida por sus ideales. Ahora que todo acabó podemos dar gracias que no tengamos problemas como este, ahora son buenos tiempos, difíciles pero buenos no cabe duda. Ahora es la Ruta 2010, en las que son autopistas y transitamos libremente.

En la actualidad, les hacemos grandes honores cada año a todos los valientes héroes que iniciaron y consumaron la independencia, que entregaron su vida sin preguntar nada era obvio por lo que se luchaba y se ganaría. Luchaban por abolir la opresión,  la  esclavitud y en busca de la libertad, vencer o morir era la orden del día, en 1811 los traiciona el Corl. Ignacio Elizondo, del ejército realista fingiendo pasarse a las filas insurgentes, caen Hidalgo y Allende fusilados y decapitados, sus cabezas estuvieron colgadas en  jaulas de fierro en la famosa alhóndiga de Granaditas todo el tiempo que duró la insurgencia, ¿escarmiento?, no sirvió, enardecieron más. Morelos ya incursionaba por el sur a sugerencia de Hidalgo y trataba de tomar  Acapulco. Lo hizo en1813. De 1811 a 1815, Morelos fue el estratega de la segunda etapa Independentista, proclamó la Constitución de Apatzingán que, fue la primera constitución de México, formó el Congreso de Chilpancingo, y el congreso del Anáhuac, primer cuerpo legislativo donde presentó su clásico; “Los Sentimientos de la Nación”, mientras al otro lado del Atlántico anhelaba Napoleón I, contar con Morelos decía que con dos Morelos conquistaría el mundo, era tal la astucia, sagacidad y gran estratega que imaginaba Napoleón se uniera a él, todo un océano los separaba y un océano de diferencias y de ideales que cumplir, realmente Morelos era como un diamante sin talla, tenía algo, que destrozaba a sus oponentes con las diversas estrategias de batalla.

El movimiento insurgente en el sur tomaba su paso, los Hnos. Galeana, Don Leonardo Bravo, Nicolás Bravo (posterior traidor) y el mismo Generalísimo Don José María Morelos y Pavón incursionó hasta Puebla y Orizaba, de regreso fue emboscado por un ejército realista en Mezcala, aprehendido y juzgado en 1815 por la Santa Inquisición en México por ser un sacerdote ligado al movimiento. Hasta 1821 fue la consumación de la Independencia por el Gral. Guerrero, con su último bastión insurgente del sur, a la postre el Ejército Trigarante manda a hacer la bandera para unificarlos, conocía perfectamente la sierra madre del sur, e Iturbide y sus fuerzas realistas del Virreinato se cansó de no poder con él, busca  llegar a un arreglo final cierran con un abrazo en Acatempan, 27/Sept./1821, fusionaron ambos ejércitos y marcharon a tomar la Ciudad de México dónde fue firmada el Acta de Independencia por el último Virrey Juan O’ Donojú, Iturbide aprovecha y proclama el primer Imperio de México, proclamándose Emperador, capricho que le duró dos años incluida el Águila Imperial en la bandera.

El Gral. Guerrero tomó las armas en contra de Iturbide.  Se inició un congreso conservador que dicto una ley que si volvía Iturbide a México le ajusticiarían, 19/Julio/1924, sin conocer este decreto Iturbide entra por Tamaulipas, lo atrapan, lo hacen juzgar y muere fusilado con honores. Por sus simpatizantes, Guerrero en 1829 fue nombrado Presidente de México, Anastasio Bustamante Vicepresidente se enemista con Guerrero y lo traiciona en Acapulco, todo un ardid que involucraba a Picaluga, que le ofreció una comida en un barco llamado Colombo con bandera sarda, lo recibieron con cañonazos, señal que avisaría su aprehensión y este lo entregó a Bravo que lo arresta en Chilpancingo, Bravo servía a Bustamante, éste un insidioso traidor que hizo todo esto una trampa “legal” para no perder automático Bustamante su puesto, un perfecto asqueroso traidor Bustamante, estos sublevados juzgan a un Presidente investido e inocente con calumnias y un juicio simulado trataban de dar legalidad a la traición del consumador, profesaban insidia y rencor.

Muere en Cuilapa, con la serenidad y tranquilidad de su consciencia, recibe los postreros auxilios espirituales, ante un exhorto increíble a sus fusileros, extendió el bondadoso perdón a sus enemigos, el 14 de Febrero de 1831, sus restos yacen en el panteón de San Fernando en la Cd. de México y  se encuentra una estatua de bronce en su tumba, jamás pudieron dar una buena explicación satisfactoria de su proceder sus ambiciosos detractores.
Final relato de  los Involucrados en la muerte de Guerrero. Francisco Picaluga, murió desesperado por el fracaso de su buque suicidándose, Nicolás Bravo muere envenenado, Anastasio Bustamante, dos veces corrió a estados Unidos buscando refugio cuando no podía resolver sus cargos, arrastrado por su traición a Guerrero, milita siempre cumpliendo a dos banderas con zalamerías y traiciones con ardides vuelve a ser Presidente, muere en Guadalajara y lo trasladan a San Miquel de Allende, termina cumpliendo funciones de poca monta y valor con nula participación en el ocaso de su vida su último deseo es que sacaran su corazón y lo depositarán al lado de Agustín de Iturbide de ese tamaño se las gastó.

La independencia de México fue obra, sin duda, de las clases privilegiadas, primero de los criollos, a partir de 1810 y después de 1819 en adelante, de los propios españoles puros o peninsulares que veían con temor el restablecimiento de la Constitución de Cádiz en España que establecía la monarquía Española en 1812 y demás reformas liberales. Aquí encontraron muchos la condición política que hace posible seguir la lucha independiente.
El descontento de un sector económicamente solvente y poderoso, además de ilustrado, que se anima a promover la insurgencia iniciada, organizándola, dirigiéndola y, además por supuesto beneficiándose de la misma. Esto no quiere decir que las clases populares, explotadas y totalmente desprotegidas, no hayan participado, claro aunque fueron utilizadas muchos como carne de cañón, al no mejorar su calidad de vida después de la consumación por Guerrero e Iturbide en 1821, sí hubo intentos y disposiciones importantes para tal fin, pero que no se concretaron, ya que se dieron en plena lucha por la independencia.

El movimiento en sus inicios, con el Cap. Gral. Miguel Hidalgo fue desordenado sangriento y violento, el Cap. Allende Lugarteniente General organizó su Regimiento de Dragones de la Reyna, esto le daba al movimiento forma con una tropa bien organizada. Después Morelos se encargaría de organizarlo y disciplinar el mismo y tenerlo en su mejor momento,  Morelos, muere a partir de 1816 la lucha decae sin embargo, a partir de 1819 los cambios ocurridos en España fueron determinantes para consumar la independencia, de tal manera que los que habían luchado una década contra el movimiento, los aristócratas, los más altos funcionarios de la administración colonial y el alto clero, ahora se pasaban a las filas de la insurgencia, pero, con el único propósito de proteger sus intereses de la reforma que llegaban desde España convertida en gran ciudad Europea. México mientras luchaba  por su libertad, qué diferencias de situaciones de desarrollo? Por esto mismo hay que celebrar esa audacia doscientas veces. No hay más que decir. Con vivas, hacia todos ellos en este bicentenario, diremos tal cual exaltándolos; ¡Vivan los héroes de la Independencia!…¡Viva la libertad!…¡Viva México!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *