Home Entrevistas Juan Arturo Brennan incluye más de tres décadas de crítica periodística musical en “Pentagrama de letras”
Entrevistas - January 24, 2010

Juan Arturo Brennan incluye más de tres décadas de crítica periodística musical en “Pentagrama de letras”

textos que ha publicado durante más de 30 años de labor periodística en el libro Pentagrama de letras, editado dentro de la Colección Periodismo Cultural de la Dirección General de Publicaciones del Conaculta.

En entrevista, el periodista y crítico musical comparte su sentir por la aparición de este volumen que será presentado el próximo jueves 28 de enero, a las 18:30 horas, en la Aula Magna del Centro Nacional de las Artes (Cenart).

Reconoce que todos los que ejercen esta labor de alguna manera sueñan o fantasean en hacer la gran recopilación de sus escritos, como una forma de satisfacer una vanidad personal. Sin embargo, la petición de reunir este material vino de las autoridades de Conaculta, refiere, una oportunidad que él no podía dejar pasar.

El proceso de selección fue complejo. Y es que el archivo de Brennan es enorme. Son más de tres décadas de escritura ininterrumpida (inició en 1978). Así que pensó en seleccionar materiales que por sus protagonistas o sus temáticas tuvieran vigencia.

-¿Qué sentimientos se removieron al volver a estos artículos?

“Interesante cuestión. Por una parte se removió el recuerdo muy intenso de mi inicio en este oficio, incluso se incluyen textos que datan de ese tiempo. Por otro lado, vi un progreso muy importante en cuanto al contenido, en mi forma de expresarme, en la pulcritud y claridad, etcétera”.

Sobre este punto, Brennan señala con orgullo que se resistió a la tentación de reescribir los textos, es decir, tuvo la oportunidad de hacer en este momento algunas correcciones, sin embargo, sintió que se iba iba a perder la esencia y el libro ya no iba a ser auténtico, sino falso.

En Pentagrama de letras, el lector se encontrará con cinco capítulos diseñados por el propio autor. En el primero le da la palabra a músicos (y a algunos creadores que estrictamente no lo son) a quienes ha entrevistado durante su trayectoria. En el segundo muestra opiniones y ensayos que no sólo se refieren a la música sino a otros asuntos que le apasionan como los libros, el cine, la educación, etcétera.

En el tercer apartado muestra una serie de retratos escritos de músicos de diversas latitudes, mientras que en el cuarto incluye prácticamente todo lo que escribió sobre Eduardo Mata. Finalmente, en el último hace un recuento de algunos de los músicos más relevantes que murieron durante los años en que ha ejercido su labor como cronista musical.

Al preguntarle si la lectura que busca en un melómano y en un lector no especializado es la misma, el periodista no hace diferencia alguna; simplemente lo define como una invitación a la música, al acercamiento gozoso a este arte.

-¿Cuál es el mayor gozo de ser melómano?

“Lo respondo con un principio funcional que manejo frente a mis alumnos. Siempre les digo que hay infinitas maneras de disfrutar la música pero creo que hay tres fundamentales: hacer música, escuchar música y hablar y escribir de música. En ese sentido, el compartir mi pasión por la música ha sido un gran gozo desde que inicié en el verano de 1978 y no para imprimir mis puntos de vista sino para compartirlos y que puedan servir de guía. En cada ejercicio de escritura hay casi una ansiedad por compartir y que otros sientan y perciban conmigo”.

-¿Y los riesgos de ser crítico de música?

“Son inherentes a cualquier acto del crítico. El riesgo fundamental y lo asumo desde 1978 a la fecha, es que en los trabajos donde se incluye mi opinión acepto la posibilidad de que existe el 50 por ciento de probabilidad de que yo tengo razón y otro 50 por ciento de que no. Muchas veces he sido rebatido, a veces he ganado el debate, a veces he perdido, lo que permite mantener una ética periodística musical”.

Finalmente, se le pregunta a Brennan si la sensibilidad por la música ha cambiado en él, si es el mismo crítico del que surgió en 1978. “Afortunadamente no, pero si puedo decir que se sigue disparando mi infinito asombro por la infinita variedad de la música. Eso es lo que siempre me ha llamado la atención y es lo que tratado de comunicar en mis escritos, por eso he tratado de hablar, reflexionar y comunicar sobre otras músicas, de otras procedencias”.
GJB

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *