El Mensaje del Rey II

El Mensaje del Rey

el Rey:
Regresa a la naturalidad de ti, no te presiones por lo que crees que debes ser, tener ó hacer. No te amarres a conceptos falsos que comprometen tu paz, y te forzan a cargar, a jalar y sostenerlos, cuando ni siquiera existen como virtudes verdaderas.
Mentir habitualmente, representar un status que no se tiene, comprar, tener que tener, poseer por competir, entre muchos otros.
Son mascaras fabricadas por la sociedad a la que no perteneces, se cree que  debes corresponder a ellas y  este condicionamiento crea presión innecesaria buscas un culpable secretamente, y lo has encontrado en tu esposo.
Va creciendo un rechazo, una muralla y una desaprobación.
¡ALTO YA!

Ama genuinamente a tu esposo, deja de reprobarlo internamente.
Por lo que “te ha dado y no te ha dado, por lo que ha hecho y no ha hecho, por aquello que “te gustaría muchas veces solo por vanidad.
Deja de reprobarlo, deja de sentirlo mediocre por lo que hace, por su poca creatividad o hasta por su gusto en su vestir.
Tu sentimiento es creativo. Que haces con las armas que te dado, ¿Cómo las usas?
Tienes en tus manos el poder de transformarlo todo.
Ámalo, acéptalo, ora por él, establece su señorío, bendícelo, recíbelo con alegría, alábalo, fortalécelo, hazlo sentir valioso y verás florecer tus pensamientos.
Sé mi despertador, mi jardinero, cultiva, alimenta, poda, espera y disfruta el fruto de su fuerza y ternura.
Recuérdale su capacidad en una dulce palabra.
Tócalo con aprobación, se mi dulce morada.
Que en tus brazos se sienta seguro no amenazado, ni reprobado.
Provócalo a protegerte con dulzura sin dobles intenciones y no a le provoques a arrepentimiento de haberte elegido a su lado.
Es como un niño en tus manos, llega a descansar contigo a tomar nuevas fuerzas, inspirarse, divertirse para volver a tomar la jornada  habiendo sido refrescado y así salir nuevamente a  batalla.
Deja las máscaras innecesarias, no le exijas eso, motívale, hazlo descansar en tu firme dulzura, dale confianza en tu sonrisa, en tus caricias. Dale mi amor.
Hay un santuario que he creado para purificación, encuentro e integración. Mi arma secreta, ¿Quieres saber cual es el arma que te he dado?
DORMIR A SU LADO.
Ahí, donde renuevo sus lazos, donde descansan juntos, donde fusiono su aliento, enlazo sus sueños, suelto cadenas y después del silencio con el pretexto del amanecer  empieza todo de nuevo.
Donde el día anterior muere, jamás vuelve. Donde se deja pasar la página al cerrar los ojos y abrirlos al descanso. Quiero unirlos, donde desciendo a encontrarnos fortalecerlos, fusionarlos en un suspiro. Dile buenas noches en amor y hazle saber lo que significa amanecer a su lado con una de las mil maneras que sabes hacerlo.
Que ese aroma perdure durante el día, para que nada pueda sacudirlo, ni tocarlo, ni desviarlo.
Píensalo fuerte, grande, capaz, entusiasta, amoroso delicado y valiente.
Piensa en él durante el día. Hazle saber  tu dedicación por el en los detalles, en la comida, ropa, limpieza, en tu arreglo, en un papel, en tu atención, en una palabra dulce, en tu silencio, déjalo regresar en paz, dale su espacio, respétalo, ámalo en la verdad, atiéndelo, quita las máscaras, se natural, disfrutemos juntos, hagamos de tu hogar un fogón y de nuestro encuentro una oración, de nuestro fruto alimento nuevo.
Que tu matrimonio sea un reflejo del cielo en la tierra.

Esto ha dicho el Rey.
elmensajedelrey@hotmail.com

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *