Home La Pirinola Deportiva El intento de secuestro al beisbolista Luis Ignacio Ayala
La Pirinola Deportiva - January 10, 2010

El intento de secuestro al beisbolista Luis Ignacio Ayala

secuestrado
– La inseguridad del país está en su máxima expresión

– Pierden todos…
Empezó el año y no todo fueron buenas noticias. A inicios de semana, se dio a conocer que el beisbolista Luis Ignacio Ayala, jugador de los Tomateros de Culiacán de la Liga Mexicana del Pacífico y de los Dodgers de Los Ángeles, estuvo a punto de ser secuestrado en su propia casa, en el municipio de Ahome, en el Estado de Sinaloa.

Según las versiones oficiales, Ayala regresaba a su domicilio después de jugar el segundo partido de la serie entre los Tomateros de Culiacán y los Venados de Mazatlán, en los Playoffs de la Liga Mexicana del Pacífico, cuando un comando armado de unas 15 personas ingresaron al interior de la casa, lo esposaron y finalmente, gracias a un operativo de la policía y el ejército,  los delincuentes huyeron.

Pero la versión del jugador es que en realidad los delincuentes lo confundieron con alguien más; con otra persona. Y una vez que se dieron cuenta del error que estaban cometiendo, decidieron dejarlo en libertad y abandonar su propiedad. Es decir, aplicaron la de “usted perdone”, cerraron la puerta, abordaron los autos de lujo y se fueron.

“Fue muy grueso lo que le pasó, pero todo quedó hasta ahí, afortunadamente lo reconocieron, lo dejaron y se fueron estas personas sin hacerle daño”, dijo Francisco ‘Paquín’ Estrada, manager de los Tomateros cuando le preguntaron qué había sucedido con Ayala.

Esta situación, aunque haya sido una confusión como lo declaró el mismo pelotero, debería de seguir un curso legal y Ayala tendría que haber levantado un acta ante el ministerio público y pedir a las autoridades que detuvieran a los pistoleros, por la seguridad del mismo jugador y de su familia. Pero no fue así y además existe una versión más creíble de los hechos.

Según autoridades de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa, Luis Ignacio Ayala no levantó ninguna acta y se negó a hacer la denuncia correspondiente para que el ministerio público pudiera hacer las indagatorias en el hogar del beisbolista.

Además, aseguran que los secuestradores huyeron una vez que el comando de la policía y del ejército llegaron al lugar, gracias a unas llamadas de emergencia al 066 que los vecinos hicieron luego de ver el movimiento, los autos de lujo y la violencia con que habían entrado a la casa del ‘Flaco’ Ayala.

Este caso podría pasar como una coincidencia; es decir, lo reconocieron justo a tiempo antes de que los policías ingresaran. Pero según Mike Brito, buscador de talentos de las Grandes Ligas para los Dodgers de Los Ángeles, existen casos de beisbolistas que tienen serias amenazas de secuestro.

Sin revelar ningún nombre, este promotor asegura que conoce casos de “beisbolistas de México a los que les han llamado con amenazas de secuestro. Es una situación delicada y algo muy feo, de hecho han tenido que cambiar sus números de celular”.

Esto es algo común en el norte del país, donde las organizaciones criminales cobran “derecho de piso” a los ciudadanos. Algo que las autoridades no han podido controlar y que cada vez es más evidente y más violento. De cualquier forma, si Ayala la libró porque lo reconocieron, o si lo salvó la sirena de las patrullas, es cada vez más dramático ver como la seguridad se debilita.

El caso de Luis Ignacio Ayala es una de las historias dramáticas con final positivo. Pero cuantos casos así han de suceder a diario y por no ser famosos o porque no llegan a tiempo los uniformados, algunas familias quedan desechas.

Por cierto, este caso me recordó a aquella canción del español Joaquín Sabina que se llama “Pacto entre Caballeros” y que en algunas de sus partes dice. “Me pillaron diez quinientas y un peluco marca omega con un pincho de cocina en la garganta, pero el bizco se dio cuenta y me dijo –‘oye, colega, te pareces al sabina ese que canta’… y lo mejor de todo es que le “devolvieron intacto, su dinero, la cadena, la cartera y el reloj”. Que suerte tienen los famosos…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *