Home Por la Espiral Abra los ojos en el cajero automático
Por la Espiral - December 21, 2009

Abra los ojos en el cajero automático

retirar dinero.
Tenga mucho cuidado, los asaltos a las afueras de los cajeros automáticos están a la orden del día y los robos y fraudes con las propias máquinas también.
El problema es que las máquinas son inseguras, los delincuentes se las ingenian para alterarlas y así sustraer el dinero de las personas.
Tengo en mis manos alguna publicidad de bancos como Banorte y Santander Serfin, es por demás clara y útil, le indican al público usuario bajo que condiciones no debe usar un cajero automático: 1) Ninguna máquina debe tener alteraciones en su infraestructura tales como cinta adhesiva, hojas de papel pegadas, signos visuales de alteración física o aparatos que simulen cámaras de seguridad. 2) Las cámaras de seguridad que instalan los bancos dentro de las pequeñas habitaciones donde están los cajeros automáticos se encuentran ubicadas en las esquinas superiores de las mismas habitaciones, nunca encima de la máquina del cajero, ni en los laterales de la misma. 3) No caiga en la trampa de personas que generalmente son mujeres con niños que fingen tener dificultades para retirar el dinero porque la máquina supuestamente no lee la tarjeta, o no le proporciona dinero y entonces pide ayuda a la persona  detrás de ella para que corrobore haciendo su propia operación que el cajero está funcionando. 4) Debe fijarse muy bien que las ranuras por donde se inserta la tarjeta de crédito o débito no estén alteradas, éstas no deben contener ni cintas adhesivas ni mucho menos cables colgando, la tarjeta debe entrar y salir fácilmente, sino lo hace es mejor cambiar de cajero. 5) Santander Serfin advierte que si usted entra a realizar una operación y se percata que de los dos o tres cajeros, de forma sospecha uno o dos tienen colocados letreros de papel pegados con diurex indicando “fuera de servicio” evite usar aquel supuestamente en funcionamiento porque generalmente ya tiene instalado el lector de información que los defraudadores usan para robar a la gente. 6) Otro punto importante cuando se altera el funcionamiento de un cajero automático,  a veces los defraudadores utilizan un esquema de retardo en el tiempo de devolución de la tarjeta, la gente cree que la máquina “se tragó” su tarjeta y se va. Generalmente hay otra persona detrás esperando ingresar al cajero para  realizar su operación, nada más falso, en cuanto entre presionará cualquiera de las teclas de la máquina y ésta le preguntará de la operación que quiere hacer con la tarjeta que ya tiene ingresada en el sistema y que es precisamente la del cliente incauto que se retiró molesto pensando en que perdió su tarjeta. Entre el tiempo que pasa en reportar la tarjeta “atrapada” en el cajero y la acción del delincuente por lo menos ya la sustrajeron 5 mil pesos que son la cantidad máxima de retiro por día.
A COLACIÓN
¿Cómo podemos ayudar a los bancos a que identifiquen cajeros automáticos con problemas? Tomando la actitud de ir a la sucursal correspondiente y reportarlos.
¿Cómo podemos evitar que otros clientes no caigan víctimas de los fraudes de malvivientes? Diciéndolo, comentándolo, indicándole que no es seguro realizar la operación porque la máquina no presenta las condiciones para hacerlo.
Hace algunos días hice una larga fila en un cajero automático de Banorte, por cierto que es difícil por estas fechas encontrar uno sin gente, delante de mí salió un señor se metió a su coche estacionado en doble fila, cuando yo ingresé al cajero para insertar mi tarjeta, entonces la máquina devolvió el plástico del señor, cogí la tarjeta y salí detrás del señor para entregarle su tarjeta antes de que arrancara su coche. Le dije que era peligroso que se hubiera ido como si nada dejando la tarjeta, me respondió que se le hizo raro que el cajero demorara tanto en leerla y que no salían las indicaciones con la oportunidad de siempre. Ese día el señor acababa de recibir el depósito de su aguinaldo.
Lo invito amigo lector a que esté muy alerta evite pasar tragos amargos, enojo en estas fechas de reunión familiar, evaluación personal y aceptación de nuevos desafíos para 2010.
SERPIENTES Y ESCALERAS
En México, la Asociación de Banqueros de México (ABM) y Banco de México indican de la existencia en el país de 30 mil 945 cajeros automáticos a junio de 2008.
La ABM señala que al cierre de 2007 había en el país 24 millones 088 mil 526 tarjetas de crédito y 50 millones 778 mil 809 de débito.
Además de los cajeros automáticos, una persona puede retirar dinero cuando por ejemplo está pagando la cuenta del supermercado, en distintas tiendas de autoservicio se tiene habilitado este servicio.
Ahora con el funcionamiento del esquema de los corresponsales en casi todas las tiendas, farmacias, el servicio postal, tintorerías etc. podrán realizarse este tipo de operaciones.
Qué bueno que se trate de darle facilidades al público usuario, de contribuir a la bancarización, qué  malo que los bancos no hagan todavía los esfuerzos necesarios para darnos seguridad en operaciones tan simples como retirar dinero de un cajero automático.
Malo también que cada banco añada una serie de anuncios a las operaciones que no deberían demorar más de un minuto se convierten en mucho más tiempo porque después de teclear el PIN aparecen anuncios como dona 5 pesos en este momentos; contrata tu seguro; etc.
Conozco a más de una persona que se equivocó de tecla y en  lugar de poner no quiero donar le dio  un sí; a otras más que sin quererlo aceptaron la contratación de un seguro y no tienen forma de cancelarlo.
La Condusef debe intervenir para solicitar que los bancos retiren este tipo de publicidad misma  que no está detallada, no se saben las condiciones ni las cláusulas, vamos no hay claridad. Imagínese cuántas personas al día se equivocan y dan un acepto.
De por si los bancos adquieren anualmente cuantiosas ganancias derivadas de las comisiones por el uso de la tarjeta de crédito y débito como para que además le pongan a los clientes publicidad engañosa cuando lo que requieren es seguridad, comodidad y rapidez al momento de usar un cajero automático.
*Economista y columnista especializada. Con estudios de doctorado  por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *