Home Festivales y Ferias Ray Bradbury autor de “Fahrenheit 451” conversó desde Los Ángeles con los asistentes a su homenaje en la FIL de Guadalajara
Festivales y Ferias - December 1, 2009

Ray Bradbury autor de “Fahrenheit 451” conversó desde Los Ángeles con los asistentes a su homenaje en la FIL de Guadalajara

sonoro batir de palmas. El autor de Fahrenheit 451, quien se conectó en vivo con La Feria Internacional del Libro de Guadalajara desde Los Ángeles, aceptó el cumplido y, con buen humor y una amplia sonrisa, soltó su propio piropo: “Me encantaría bailar un tango con todos ustedes esta noche”.

El homenaje que la Feria le rindió al escritor estadounidense comenzó puntual este lunes 30 de noviembre, a las cinco de la tarde, y desde que apareció en la enorme pantalla la emoción del público comenzó a manifestarse en cuellos alzados, ojos muy abiertos y uno que otro aplauso espontáneo. Con traducción simultánea, el también autor de Crónicas marcianas conversó con su biógrafo, el periodista Sam Weller, y al final dedicó cerca de veinte minutos para responder las preguntas de los asistentes, quienes se interesaron tanto por su oficio literario como por sus opiniones acerca de América Latina.

Entre anécdotas y con la confianza de quien se sabe entre amigos, Ray Bradbury (Illinois, 1929) hizo gala de su memoria y recordó algunos detalles de su propio nacimiento que provocaron las carcajadas del público. Más adelante relató cómo escribió la primera versión de Fahrenheit 451: “Había estado casado durante un año. Quería escribir sin gastar dinero. Deambulé por las bibliotecas de la UCLA”. En los sótanos de una de ellas, dijo, “había máquinas de escribir que rentaban. Corrí a mi departamento, tomé una bolsa de monedas, regresé a la biblioteca y me la pase escribiendo. En nueve días gasté nueve dólares”. El escritor indicó que, para él, fue natural convertirse en escritor, y agregó sobre su obra más celebrada: “Quise escribir algo para advertir a las personas que protegieran sus conocimientos. Si las bibliotecas ya no están de moda, hay que ponerlas de moda nuevamente”.

En su intervención, el autor habló de su visita a México en 1945, cuando participó en el festejo de Día de Muertos en Pátzcuaro, y además habló de su visita a Guadalajara: “Me hospedé en el Hotel Fénix, porque tenía precios muy accesibles”. Al responder las preguntas de algunas de las más de 350 personas reunidas en el Salón 3 de la FIL, Ray Bradbury explicó que si tuviera que salvar una película del fuego sería El ciudadano Kane, de Orson Welles, comentó que de tener que recordar un libro completo, “muy fácilmente podría ser uno de Shakespeare o Cervantes”, e incluso obsequió consejos para quienes buscan convertirse en escritores.

En la escritura, dijo, todo se trata de hacer “que la gente salga de su mente y entre a su corazón. Conectar con el corazón de la gente para que la gente sueñe contigo. Haz lo que amas y ama lo que haces. Pon amor en tus historias. Lánzate por el precipicio”. Y se dirigió al público: “Pregúntense si aman lo que hacen. Si hay personas que no creen en ustedes, llámenles esta noche y digan: ‘Estás despedido. Ray Bradbury me dijo que te despidiera’. Ustedes necesitan a otras personas”. En ese sentido, también comentó que todo lo que hace “habla acerca mis amigos” y que “el conocimiento es la llama que nos calienta las manos. El conocimiento arderá por siempre para calentar a la humanidad”.

Al tocar el tema del avance tecnológico, el discurso del escritor estadounidense fue crítico: “Hace cuarenta años el hombre llegó a la Luna. Debimos quedarnos ahí. El hombre del futuro es un viajero del espacio. Tenemos que ir a la Luna, tenemos que ir a Marte, tenemos que ir a Alfa Centauri. Me preocupa que no estemos ya en Marte”. Con buen humor, recordó que una mujer le espetó alguna vez que no hubiera vida en el planeta rojo, a lo que él contestó: “Nosotros somos los marcianos. Tenemos que volver a la Luna y convertirnos en marcianos”. Para finalizar, Bradbury recordó que tiene 89 años “y treinta libros más por escribir”. Luego presumió su medalla de Caballero de las Artes y las Letras de Francia y, con humor y alzando la presea, dijo: “Te ordeno que me ames y me permitas vivir por siempre”.

Fuente: (fil.com.mx)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *