Home Ciencia y Tecnología Analizan en el llamado “Conjunto Casa Colorada” textos glíficos que indican fecha de nacimiento de Chichén Itzá
Ciencia y Tecnología - November 4, 2009

Analizan en el llamado “Conjunto Casa Colorada” textos glíficos que indican fecha de nacimiento de Chichén Itzá

periodo de ocupación previa al auge de este sitio que ocurrió entre 1000 y 1100 d. C.

Dicha inscripción consta de una tira estilizada con glifos que se ubica en el arranque de la bóveda del edificio Casa Colorada, y que guarda un buen estado de conservación. De manera preliminar, los arqueólogos han logrado identificar datos relativos a algunos personajes mayas importantes, como gobernantes de Chichén Itzá y Ek Balam, además de la fecha de construcción del propio templo.

“El dato importante en la inscripción es una fecha, un dato que habla del año 869 de nuestra era, la cual no únicamente nos ofrece un indicio sobre la posible construcción del conjunto sino que corroboraría una secuencia completa de la ocupación más antigua del sitio, hacia finales del periodo Clásico Tardío (entre 800 y el 850 d. C.)”, informó el arqueólogo José Francisco Osorio León.

El especialista del INAH, responsable del proyecto denominado Investigación y restauración integral del conjunto Casa Colorada, añadió que este conjunto arquitectónico se conforma de cuatro edificios distribuidos alrededor de una plataforma central, donde también se localizó una estela que de igual forma cuenta con inscripciones jeroglíficas.

“Pensamos que justo en el medio de la plataforma se encontraba dispuesta dicha estela —la única localizada hasta ahora en Chichén Itzá— de aproximadamente 2.30 metros de altura. Se encontró totalmente fragmentada y suponemos que fue despedazada durante algún encuentro bélico.

“Esta estela será también crucial en la investigación del sitio, ya que cuenta con una serie de jeroglíficos que desafortunadamente aún no se identifican plenamente”, abundó Osorio León, al referir que con el desciframiento de ambos textos glíficos y los análisis del material cerámico hallado hasta el momento se podría definir la construcción del conjunto entre los años 800 y el 850 d. C.

De corroborarse estas fechas, junto con las investigaciones del Conjunto Serie Inicial, comentó, se tendría suficiente evidencia arquitectónica para precisar uno de los primeros periodos de ocupación maya en la antigua ciudad maya, previo al florecimiento de Chichén Itzá como una gran urbe, además de complementar el panorama cronológico.

Con el objetivo de contar con más elementos, recientemente se iniciaron nuevos trabajos de excavación en diversas estructuras que conforman el Conjunto Casa Colorada, como la plataforma central —cuyo uso fue probablemente de tipo cívico-ceremonial—, una columnata y el edificio denominado Casa del Venado, en cuya parte superior se conserva parte de un grupo de cuartos abovedados.

Osorio León detalló que paralelamente a las excavaciones se realizan los trabajos de restauración de un juego de pelota (el décimo de todo el sitio arqueológico) y del edificio que da nombre al conjunto, la Casa Colorada, que es un basamento tipo piramidal cuya apelativo le fue asignado en las primeras exploraciones en los años 60, cuando aún existían restos de estuco en tonalidades rojizas.

“Es la estructura principal del conjunto, cuenta con alrededor de 15 metros de altura y con una escalinata principal. La construcción esta coronada con una bóveda de tres accesos. En su fachada principal se distingue crestería con algunos dioses narigudos y mascarones decorativos asociados a Chaac, dios maya de la lluvia, típicos de la Región Puuc”.

“El estado de conservación es excelente, y la importancia de nuestra investigación radica en la posibilidad de completar un panorama cronológico de ocupación completa del sitio de Chichén Itzá”, comentó el especialista quien desarrolla esta investigación conjuntamente con los arqueólogos Francisco Pérez Ruiz, Mariza Carrillo, Dulce Góngora y Rocío González.

Casa Colorada se ubica entre dos grupos arquitectónicos importantes de Chichén Itzá, el llamado del Osario y el Monjas, por lo que la habilitación de este conjunto servirá como enlace en para el circuito de recorrido que se espera abrir en un futuro a los visitantes, adelantó Osorio León.

Sobre los materiales arqueológicos encontrados hasta el momento y que están en proceso de análisis y registro, concluyó, principalmente son fragmentos de cerámica —no se han encontrado piezas completas— del llamado tipo cehpech, que se distingue del que predomina en el sitio maya, por haber sido elaborada con insumos foráneos, además de sus tonalidades crema y roja.

Fuente:  (INAH)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *