Home Música Memorias de un huapanguero: “Son es para mi Huasteca”, del Trío Aguacero, de Eduardo Bustos Valenzuela, en Coyoacán (3)
Música - October 31, 2009

Memorias de un huapanguero: “Son es para mi Huasteca”, del Trío Aguacero, de Eduardo Bustos Valenzuela, en Coyoacán (3)

al horario “normal”, natural, por lo que, como suele suceder, hubo algunos desajustes en nuestra vida cotidiana. La actividad estaba anunciada a las 13:30 horas. Así, llegué al museo a las 12:25, una hora antes, para hablar con Santiago Pérez Gómez, presidente del Patronato Pro Huapango y Cultura Huasteca de Amatlán, Veracruz, quien vino de visita a la ciudad y aprovechamos para charlar otra vez. Coincidentemente, en ese momento el Trío Aguacero terminaba de hacer la prueba de sonido y dejaba todo listo para su actuación. Saludé al maestro Bustos, quien se formó en una fila para comer zacahuil. Hablé con Santiago, amable e infatigable promotor de su fiesta, de su tierra, y después me dispuse a disfrutar de “Un Aguacero de sones”, es decir, de los temas del nuevo disco del Trío Aguacero.

Se suponía que iban a presentarlo varias personalidades, pero, por lo que pude apreciar, no hubo tal. En cambio, sí: zacahuil, antojitos huastecos, ropa bordada y venta de discos y libros del Trío Aguacero. También estaban terminando de instalar varias ofrendas de muertos en el Patio Moctezuma. Por su parte, Eduardo Bustos Valenzuela, Mario Zuvirie Cruz y Atalo Salvador Ricardo se subieron al escenario –adornado con flores– a tocar varios de los dieciséis temas que incluye “Son es para mi Huasteca”: “El alacrán”, “El chiconero”, “La calavera”, “El pollito”, “La chicharra”, “La azucena madrugada”, “El huapanguero”, “La bruja de la Huasteca”, “El cocuyo”, “El jorongo”, “Tradición huasteca”, “La campamocha”, “Un alegre día”, “Huapango de animales”, “El tlacuache” y “La orquídea”. Casi todos de Bustos Valenzuela, excepto “La azucena madrugada” (D.P.) y “La bruja de la Huasteca”, del maestro y su hija, Deni Bustos Lara.

Respecto del disco, Anastasia Guzmán apunta en un texto incluido en el cuadernillo anejo: “A través de versos, de cantos, de sonidos llenos de vida y calidez, de la huapanguera, la jarana y el violín, viajan las creaciones de Eduardo Bustos Valenzuela, quien con el Trío Aguacero en esta nueva producción vuelve a acercarse acertadamente al público infantil y juvenil con la música de la entrañable región huasteca. […] El tratamiento que además da el compositor a su versada es para, mediante lo lúdico, sensibilizar a los escuchas acerca de la importancia del cuidado de las especies animales y vegetales. También, a la usanza de los trovadores, le canta al amor, a la belleza de la mujer, a la vestimenta típica y, por supuesto, a la región…”.

Por cierto, Anastasia, directora de Sonaranda, estuvo presente en el museo, así como los integrantes de Los Brujos de Huejutla, Amparo Sevilla, Aidee Balderas, Antonia Vera, Julián Tello, Lupita Lara –conductora de la presentación–, Marcelino González y numerosos bailadores y personas que siempre asisten a estos eventos; los infaltables, pues. El disco es muy vistoso, colorido, diseñado de tal manera que permite desplegar la caja en varios cuadros, todos con ilustraciones, del mismo modo que las páginas del cuadernillo, con las letras de los sones. La autora de esas acuarelas es Teresa Irene Barrera Figueroa.

La presentación concluyó casi a las 16 horas, dejando una grata sensación en todos los asistentes, que, como es normal, querían más sones para seguir zapateando. Cabe agregar que a la gente que llegaba se le obsequiaba un folleto, impreso en azul, con el nombre del trío y del disco, que incluía la letra de cinco sones de éste. Como me dijo el maestro Bustos, “para que la gente cante y se lo lleve de recuerdo”. Literalmente, bonita idea. Al final, el maestro pasó algunos minutos dando autógrafos, recibiendo felicitaciones de amigos y público.

“Son es para mi Huasteca” es una afortunada aportación al acervo cultural de esta región de México, propósito expreso de Eduardo Bustos con su Trío Aguacero, donde se puede disfrutar de la frescura de las letras y el amor a la tierra, como el que siente este huapanguero “de profunda raíz huasteca”. Sin duda, por la calidad de los temas –como el cuasi clásico son “La orquídea”– y su labor de pionero en el trabajo musical de son huasteco dirigido a niños y jóvenes, el Trío Aguacero se consolida como uno de los tríos que están dejando impronta, que ya están en esa historia colectiva que, a final de cuentas, es cada bailador o huapanguero, que han sabido trazar su propio camino, transitar una senda poco o nada transitada en la música tradicional mexicana. Un trío con personalidad propia, algo que no se puede decir de la pléyade de tríos que abundan en la Huasteca, a pesar de que ya no es la música más escuchada en la región. Si desea conocer más del Trío Aguacero y enterarse de sus próximas presentaciones, donde puede adquirir su más reciente disco, visite su blog: unaguacerodesones.blogspot.com.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Foto: El Trío Aguacero durante la presentación de su más reciente producción discográfica, el domingo 25 de octubre en Coyoacán.
Azteca 21/Gregorio Martínez M.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *