Home Festivales y Ferias Científicos y escritores no son tan distintos como se piensa: Jorge Volpi
Festivales y Ferias - October 29, 2009

Científicos y escritores no son tan distintos como se piensa: Jorge Volpi

A pesar del oscuro silencio, La paz de los sepulcros y El temperamento melancólico, entre otras obras, al trazar un panorama histórico en torno a la relación que existe entre ciencia y literatura, comentó que desde niño tuvo interés por la ciencia, generada por la serie televisiva Cosmos, de Carl Sagan “y deseaba ser científico al crecer, pero los malos maestros de física terminaron con mis intenciones al respecto”.

Luego de señalar que decidió escribir una novela ?En busca de Klingsor? recurriendo a la ficción y a la imaginación para recuperar esa vida de científico que le hubiera gustado tener, recordó que comenzó a hablarse de las dos culturas -la científica y la humanística- a principios del siglo XX, “como si ambas disciplinas no pertenecieran al ámbito del ser humano”.

Los científicos y los escritores “no son tan distintos como generalmente se piensa, realizan trabajos paralelos: se dedican a la investigación en torno a qué significa ser humano. Los científicos, al igual que los escritores, requieren de una enorme imaginación”, expresó Volpi, quien informó que en la UNAM tiene una cátedra sobre ciencia y literatura, en la que aborda dos perspectivas: cómo la literatura ha retratado a la ciencia y cómo puede ser ésta entendida en términos científicos.

El primer estereotipo del científico, agregó, aparece a fines de la edad media: la figura del alquimista: Johannes Faust, personaje histórico que representaba a un mago y astrónomo alemán, cuya leyenda narraba que su terrible muerte se debía a que había pactado con el diablo. “Esta historia fue recogida por Christopher Marlowe, uno de los primeros escritores en rescatar un mito y convertirlo en drama, y cristalizada magníficamente por la mirada de Goethe, en su Doctor Faustus”.

Volpi recordó también la novela de Mary Shelley, Frankenstein, relato literario que contribuyó a forjar la figura del científico loco, y asimismo la obra Dr. Jeckyll y Mr. Hyde, crítica implícita a la sociedad victoriana. El siglo XX, añadió, con mínimas esperanzas en una sociedad mejor: Julio Verne es una muestra de la literatura relacionada con la ciencia, y después vienen escritores escépticos influidos por Darwin.

No faltaron las citas sobre Orson Welles, George Orwell y su 1984, Un mundo feliz, de Aldous Huxley, obras que hablan en torno a la ciencia vinculada con lo ideológico, que reflejan mundos totalitarios y muestran la desconfianza que la literatura tiene frente a la ciencia. La guerra fría, anotó el escritor ganador del Premio José Donoso, dio paso a la ciencia ficción, sobre todo a la que hablaba sobre los alienígenas, quizá por el temor que existía en torno a la invasión.

Al hablar sobre cómo se observa la literatura desde el punto de vista científico, Jorge Volpi dijo que la ciencia se pregunta: ¿de dónde surgió la literatura? ¿por qué se escribe? ¿es útil el arte? “Los seres humanos luchamos por sobrevivir y perpetuarnos, y la literatura es una de las herramientas evolutivas que nos permiten adaptarnos al medio. Nos ayuda porque nos permite colocarnos en el lugar del otro y permite tratar de predecir el futuro, al igual que la ciencia y, asimismo, afianza el concepto de humanidad”.

La literatura, concluyó el autor, surge de la mentira, y en el momento en que se sabe la mentira, surge la ficción. “Escribir es un acto de suprema soberbia, se hace para contaminar el mayor número de mentes posibles con nuestras ideas, y existen ideas tan virulentas que han provocado epidemias y siguen haciéndolo, como las expresadas en la Biblia o en El Quijote. Es necesario dejar de lado la anquilosada idea de que existen dos culturas; la literatura y la ciencia son herramientas conjuntas indispensables para entender mejor quiénes somos, para poder adentrarnos en el universo”.

Con esta charla, Volpi inauguró la noche del lunes 26 de octubre, el ciclo de conferencias El Arte y la Astronomía, que se lleva a cabo en la Capilla Barroca del Museo del Pueblo, dentro de las actividades organizadas por el 37 Festival Internacional Cervantino, como parte de su eje temático Galileo y el telescopio: 400 años.

Fuente: (festivalcervantino.gob.mx)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *