Home Arte y Cultura 10 años de reflexión artística de Betsabeé Romero en el Antiguo Colegio de San Ildefonso
Arte y Cultura - October 27, 2009

10 años de reflexión artística de Betsabeé Romero en el Antiguo Colegio de San Ildefonso

tantos conflictos de la frontera con Estados Unidos.

El milagro no llegó, pero sí el momento de que Betsabeé Romero, una de las artistas contemporáneas mexicanas de mayor reconocimiento internacional, haga una revisión de su trabajo en el que se ha ocupado de temas como la identidad, la migración humana, el medio ambiente, la historia y sus constantes referencias a la cultura y el arte de México.

El próximo jueves 29 de octubre, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, será inaugurada la exposición Lágrimas negras, la cual ofrece una retrospectiva de 10 años de la creación de Betsabeé Romero, a través de 83 obras, entre instalaciones, fotografías, videos, documentación de proyectos y modelos a escala, así como una obra realizada con papel picado para este recinto.

Esta muestra se lleva a cabo gracias al apoyo de Conaculta, la Universidad Nacional Autónoma de México y el Gobierno del Distrito Federal, en colaboración con el Museo Amparo de Puebla. En ella se muestran las piezas emblemáticas de Betsabeé, quien es bien ubicada por utilizar al automóvil y la llanta como soportes para abordar sus preocupaciones históricas, sociales y ambientales.

Lágrimas negras, explica Betsabeé Romero, resume, en el sentido líquido del término y en sentido estricto de lo que significa, una reflexión que surge de la ciudad y encuentra un icono fundamental en la reflexión sobre las contradicciones de la modernidad en el automóvil.

“He trabajado el auto como un todo en sus contextos, haciendo intervenciones con comunidades, que es a lo que me llevó fundamentalmente el carro, a trabajar con el público que no es tradicionalmente el que está cerca del arte contemporáneo. Y también he trabajado el auto a través de sus partes: el cofre como ex votos; las llantas han sido el motivo y la forma fundamental que ha resumido muchas de las contradicciones al funcionamiento de la velocidad como categoría fundamental de nuestros procesos tecnológicos.

“Entonces, el carro me llevó al tráfico, el tráfico a la llanta y éste circular a la problemática de los energéticos y el petróleo, específicamente en este momento que estamos viviendo, donde creo que la crisis local y global tiene mucho que ve con el oro negro, que yo he convertido en Lágrimas negras. Creo que todavía lloraremos bastante más”, indicó la artista.

Betsabeé Romero es una profesional de la comunicación y la historia del arte que sabe bien cómo comunicarse –mediante obras que recrean elementos comunes, como los automóviles– con su público, una audiencia que se apropia de sus creaciones para interpretarlas, pues hacen eco en sus vidas cotidianas y, de alguna manera, son crónica de lo urbano, una vocación que le viene de familia, pues es nieta del historiador, escritor y cronista de la ciudad de México, Luis González Obregón, uno de los primeros que hicieron crónica sobre la vida cotidiana en el Distrito Federal.

“Romero revela el automóvil en tanto que objeto cotidiano que cobra, para cada individuo un sentido de la intimidad, lo transforma en un instrumento utilitario/industrial, en un objeto barroco y cargado de significados que se multiplican cuando se realizan en comunidades enteras con las que colabora”, señala el curador de la exposición Julián Zugazagoitia, director del Museo del Barrio de Nueva York.

Dividida en seis salas del Antiguo Colegio de San Ildefonso, la exposición contiene piezas como Piel de azúcar (2004), elaborada con llantas esgrafiadas con iconografías taínas y azúcar, que presentó en la Trienal de Puerto Rico; piezas más recientes como la instalación Pendientes de un hilo (2008) y Celosías en el Templo Mayor (2009), serigrafías sobre papel picado, creada a partir de su experiencia en el taller que realizó con motivo de la exposición de Anni y Josef Albers. Viajes por Latinoamérica (exhibida en San Ildefonso en 2007-2008).

La coordinadora del Antiguo Colegio de San Ildefonso, Paloma Porraz, subrayó que con esta exposición ese recinto continúa con la vocación de abrirse al arte contemporáneo y a los temas y recursos que la obra propone. “Los temas que trata la obra de Betsabeé son la movilidad, la migración, la historia, lo religioso dentro del arte popular y en general dentro de la cultura, lo urbano y las adecuaciones y objetos de la vida diaria al arte contemporáneo. Esos son aspectos que nos parece que están acordes al paisaje del Centro Histórico”.

Roberto Gavaldón, director del Museo Amparo, anunció que tras la exhibición de Lágrimas negras en ese recinto poblano, la muestra viajó al Museo Marco de Monterrey para ahora llegar al Antiguo Colegio de San Ildefonso. “Tras la presentación en la ciudad de México, viajará a museos de Estados Unidos y ya estamos en pláticas para que posteriormente se vaya a Europa”.

La exposición Lágrimas negras será inaugurada el jueves 29 de octubre, a las 20 horas, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, donde permanecerá hasta el 24 de enero de 2010. El horario es de miércoles a domingo de 10:00 a 17:30 horas, y los martes la entrada es gratuita de 10:00 a 19:30 horas.

MAC

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *