Home Conciertos Miles de jóvenes corearon a Óscar Chávez y Jaime López, “2 tipos descuidados”
Conciertos - October 23, 2009

Miles de jóvenes corearon a Óscar Chávez y Jaime López, “2 tipos descuidados”

el Che Guevara, estuvieron presentes durante las más de dos horas que duró el espectáculo.

Acompañado por el grupo Los Morales, Chávez calentó poco a poco el ánimo de los asistentes interpretando desde sones, chilenas y fandangos, hasta conocidísimas piezas como Hasta siempre, dedicada al Che, Macondo ?basada en Cien años de soledad, de García Márquez? y Por tí, coreada por los miles de seguidores del cantautor, quien cerró con broche de oro su actuación con uno de sus grandes éxitos, Perdón.

El conocido como Caifán mayor, interpretó un repertorio que va de la época de la Reforma ?”lo poco de bueno que tiene este país se lo debemos a Juárez”, afirmó antes de cantar El gusto federal? hasta la época actual. Como una pieza bonita, no como `El mariachi loco”, que no se sabe si está loco o es maricón”, presentó El negro, son de la Costa Chica de Guerrero.

Vinieron después canciones románticas como Nuestro juramento, de Julio Jaramillo, la antíquisima norteña Canción de un preso y la campirana Prisionero de tus brazos. Siguió con el son de El borracho, sin dedicatoria para a nadie ofender, y El buscapiés, en la que Carlos Morales hizo gala de su excepcional manejo del arpa, así como Héctor Morales lo hiciera en el requinto veracruzano.

Al inicio de su participación, con su poderosa voz e impecable fraseo Óscar Chávez interpretó una rola con Jaime López y los Norteados Band, estos últimos vestidos a la usanza tamaulipeca con acordeón incluido. López abrió su concierto con su éxito A la orilla de la carretera, para continuar con una canción dedicada al famoso bandolero, Pancho Villa, titulada Doroteo.

Emulando a Bob Dylan y a Tom Waits, Jaime López deleitó a sus seguidores con Me siento bien pero me siento mal, al más estilo norteño, una pieza dedicada a su santa matrona, Ah Inés y puso a bailar a más de uno con Por los arrabales.

Antes de cederle el auditorio al intérprete de La niña de Guatemala, el rockero tamaulipeco ofreció ¿Qué onda, ese? para concluir, afirmando irónicamente, con “una canción que me acaban de regalar y que dicen que hasta parece que yo la hice”, Chilanga banda, con supuesta quema de bacha y pasión incluida.

Fuente:  (festivalcervantino.gob.mx)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *