Home Ciudad de México Feria Internacional del Libro del Zócalo de la Ciudad de México, oasis de letras en el corazón del país
Ciudad de México - October 15, 2009

Feria Internacional del Libro del Zócalo de la Ciudad de México, oasis de letras en el corazón del país

Libro del Zócalo de la Ciudad de México, que en su novena edición ha puesto a disposición del público las propuestas de 380 fondos editoriales, los cuales ocupan stands que fueron colocados por toda la Plaza de la Constitución. Conaculta participa en esta feria a través de su distribuidora Educal que ofrece los diferentes fondos editoriales del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Para sumergirse en este mar de libros los asistentes deben invertir mínimo una hora del día, ya que la diversidad de ofertas los obliga a pararse durante varios minutos en cada uno de los módulos. Y es que la mayoría abarca más de una disciplina, por lo que la búsqueda se vuelve más cuidadosa.

Tan pronto se llega a este lugar, se respira un ambiente de júbilo. Los miles de personas que recorren la plancha se muestran gozosos de buscar el libro de su interés o una novedad, lo mismo en los estantes tradicionales, que en las mesas o pilas de libros colocados sobre el suelo.

La exploración es por demás lúdica. Y es que las casas editoriales invitadas, tales como Planeta, Diana, Trillas, Plaza y Valdés, Selector, Random House Mondadori, Alfaguara, Fondo de Cultura Económica y Ediciones B, aprovechan el encuentro para ofrecer toda su producción: desde los nuevos títulos hasta aquellos que ya forman parte de su bodega.

Si de temáticas se trata, las propuestas son amplias para niños, jóvenes y adultos. Hay libros de historia, arte, ciencia, religión, economía, antropología, gastronomía, astronomía, moda, superación personal, etcétera. La lista de opciones es tan grande como la cantidad de autores que hay en el mundo de las letras, desde los clásicos hasta los contemporáneos.

Lo mismo se puede encuentra a Aristóteles, Charles Darwin, Descartes, Max Weber, Truman Capote y Alfonso Reyes, que a C.S. Lewis, Elena Poniatowska y José Emilio Pacheco. Aquí tienen cabida cualquier título, desde La Divina Comedia hasta Las crónicas de Narnia. Se trata de un amplio abanico literario para todos los gustos.

Para los visitantes, la reunión de tantos títulos en un mismo espacio los beneficia como lectores, como comenta el señor Julián Mendoza Torres, quien se asume como un amante de la lectura: “A quienes nos gusta leer mucho nos sirve que se hagan este tipo de ferias porque tenemos a nuestro alcance una oferta que en ninguna librería encontraríamos. Además, el simple hecho de que haya tantas editoriales nos deja el libre albedrío de escoger”.

En ello coincide el estudiante de preparatoria Hernán López Pimentel, pues comenta que en la escuela los obligan a leer ciertos libros para cumplir con las materias: “Cuando uno viene a ferias como ésta podemos elegir libremente el libro que queremos leer. Nadie nos impone gustos, nosotros decidimos si compramos una novela o un cuento”.

Uno de los grandes atractivos de la feria son los precios bajos que tienen algunos títulos. Recorriendo la feria se pueden observar a grupos de personas arremolinadas en varias pilas de libros o en mesas donde están revueltos textos con diversos temas. Sus precios van desde los 10 hasta los 30 pesos.

Si bien no son ejemplares de autores reconocidos, son propuestas que resultan interesantes para los visitantes por tratarse de novelas, cuentos o relatos que tienen que ver con las relaciones humanas, como le ocurrió a la ama de casa Marina Peña González, quien iba de paso por el Zócalo capitalino y decidió detenerse en el stand de la librería Gandhi para ver las ofertas.

“No sé mucho de autores ni de libros –comentó Marina Peña– pero me gusta leerlos cuando alguien me presta uno, por eso me acerqué a ver si encontraba uno que me llamara la atención. Es bueno que hagan este tipo de eventos para que gente como yo se entusiasme por leer”.

Uno de los espacios más recurridos es el de Educal, ya que su oferta artística y cultural resulta muy atractiva para los paseantes. Cómo negarse a mirar las ediciones especiales de artistas como Rufino Tamayo o Héctor García así como del mundo maya o azteca, los documentales de personajes de la talla de Manuel Álvarez Bravo o Salvador Novo, la colección Memorias Mexicanas con la vida y obra de figuras como José Zorrilla y José Gorostiza, la colección infantil El Barco de Vapor, o los textos de gastronomía mexicana de la Dirección General de Culturas Populares.

También los stands de los centros de estudios profesionales como la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Autónoma Metropolitana tienen una concurrida afluencia por el contenido humanístico, científico y técnico de sus textos.

Si el recorrido no es suficiente para el público, puede disfrutar de una serie de actividades artísticas y literarias que fueron programadas en los cinco foros colocados en varios puntos del Zócalo, donde también se alzan esculturas de grandes artistas, como Juan Soriano y Leonora Carrigton.

Con estos nueve años de existencia, la feria se consolida como uno de los principales oasis literarios de nuestro país, beneficiando a capitalinos y visitantes que han encontrado en los libros una fuente de conocimiento.

GJB

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *