Home Buenas Noticias El sonido de marimbas, bombos, cununos y guasás vuelve a retumbar en Colombia, gracias a la Ministra de Cultura, Paola Marcela Moreno
Buenas Noticias - October 11, 2009

El sonido de marimbas, bombos, cununos y guasás vuelve a retumbar en Colombia, gracias a la Ministra de Cultura, Paola Marcela Moreno

percusión melódico similar al xilófono.

En Colombia, se fabrica con teclas de madera de palma de chonta y resonadores de guadua que suenan al ser golpeadas con las baquetas.

El sonido de las marimbas, bombos, cununos y guasás han vuelto a retumbar en esa región de Colombia gracias a un plan del Ministerio de Cultura que busca revitalizar el folclore heredado por los antiguos esclavos, en el segundo país de América Latina con la mayor población negra, sólo por detrás de Brasil.

Es en el Pacífico Sur de Colombia, región que comprende los departamentos de Nariño, Cauca y Valle del Cauca, donde se ha puesto en marcha la “Ruta de la Marimba” por concentrar uno de los mayores asentamientos de descendientes de esclavos, herederos de ese frenético ritmo musical.

Esta región ha sufrido especialmente los azotes del conflicto y allí operan todos los actores armados: narcotraficantes, guerrillas, paramilitares y fuerza pública.

También allí gobierna la pobreza y la presencia del Estado ha sido mínima, lo que ha permitido la proliferación de los cultivos de hoja de coca.

La artífice del plan es la ministra colombiana de Cultura, Paola Marcela Moreno, de raza negra, quien se ha propuesto impulsar la cultura de este pueblo y sacarlo de su aislamiento.

El núcleo y motor de esta estrategia reposa en la “Red de Mujeres”, así lo explica Héctor Tascón, asesor del Ministerio de Cultura para el programa de música tradicional.

“Las ‘cantaoras’ y ‘respondedoras’ no son sólo las que mueven el guasá (instrumento cilíndrico que contiene semillas), sino que tejen las relaciones del grupo”, dijo Tascón, quien explicó que los cantos del Pacífico sur cuentan historias relacionadas con la pesca, el río y el mar.

Una de las expresiones más características es el canto de piezas llamadas “bogas” por las mujeres, una forma de saludar desde sus canoas a sus vecinas.

Además de la marimba, en un grupo de música pacífica juegan un importante papel las “cantaoras” y “respondedoras”, que agitan las guasás; así como los percusionistas, que golpean el bombo colgado de los hombros y el cununo colocado entre sus piernas.

El joven marimbero Yeiner Albeiro Orobio recordó una leyenda que cuenta que la raíz del instrumento está en manos del esclavo Marimbo, que dio con la afinación perfecta gracias a la ayuda de su esposa Chonta.

Algunos expertos señalan que el origen de la marimba está en Congo, Malawi y Mozambique, otros dicen que desciende del “balafón”, un instrumento que llevaron a América los esclavos africanos en el siglo XVI.

La ministra de Cultura especificó que la marimba colombiana se diferencia de las de Centroamérica y África en que está hecha de madera de chonta, palma originaria de las zonas amazónicas, por lo que “tiene afinaciones muy particulares”.

En casi dos años, la “ruta de la marimba” ha permitido la creación de escuelas de música tradicional en 14 municipios, donde también se capacita a los maestros y se enseña la construcción de estos instrumentos.

El “luthier” Silvino Mina, de 70 años, se adelantó al programa del Ministerio hace ya cuatro décadas, cuando construyó una marimba sin que nadie le hubiera enseñado previamente y después comenzó a fabricarlas artesanalmente para venderlas en su casa de Guapi, una pequeña localidad del Cauca.

“Yo afino de oído, hay gente que usa afinador pero a mí mi instinto me guía”, aseguró este artesano, convertido en un referente del folclore de los afrodescendientes en Colombia.

El siguiente objetivo del Ministerio de Cultura de Colombia es conseguir que la UNESCO incluya en su lista de bienes inmateriales de la humanidad la música de la marimba y los cantos tradicionales del Pacífico Sur, además del Sistema Normativo de la Cultura Wayú.

Fuente:  (Agencias)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *