Home Expos y Museos Teotihuacán, la misteriosa “Ciudad de los Dioses”, se apodera de París
Expos y Museos - October 6, 2009

Teotihuacán, la misteriosa “Ciudad de los Dioses”, se apodera de París

Pirámide de la Luna – son testimonio de la magnificencia de esta metrópoli precolombina, que irradió su influencia a toda Mesoamérica entre los siglos II y VII.

Redescubierta en el siglo XIX bajo una intensa vegetación, Teotihuacán, que en su momento de esplendor era mucho más grande que cualquier capital europea, sigue rodeada de misterio, revela la exposición que, hasta el 24 de enero próximo, se espera que atraiga a decenas de miles de visitantes.

“Teotihuacán, que tenía en el siglo V unos 250 mil  habitantes, era sólo superada por las grandes ciudades en la India o China”, dijo a la AFP Miguel Baez Pérez, director del proyecto en el Instituto Nacional de Antropología (INAH). “Pero sigue siendo una gran incógnita”, subrayó el arqueológo mexicano.

El Museo del Quai Branly, consagrado a las artes y civilizaciones de Asia, América, Africa y Oceanía, destacó que el artífice de la muestra, titulada “Teotihuacán, la Ciudad de los Dioses”, fue el director del Museo Nacional de Antropología de México, Felipe Solís, quien falleció en abril pasado.

“Cuando el Quai Branly contactó a México hace más de dos años para proponerles una gran exposición sobre Mesoamérica, Solís nos dijo: ‘Tiene que ser sobre Teotihuacán'”, afirmó Stéphane Martin, presidente del museo, durante la presentación el lunes a la prensa de la muestra.

Baez Pérez hizo hincapié que Solís estimaba que era “imprescindible” organizar una gran exposición sobre Teotihuacán, la ciudad más imponente de la cultura precolombina mesoamericana, “por una sencilla razón: jamás se había hecho”.

Además, Teotihuacán – una inmensa y compleja zona arqueológica a unos 50 km de la capital mexicana, donde apenas se ha excavado hasta el momento un 10% del asentamiento – genera “más preguntas que realidades”, recalcó. “Desconocemos quiénes fueron sus pobladores originales, cuál era su sistema de gobierno, y qué pasó al final, por qué desaparecieron”, señaló Baez Pérez, indicando que hay varias hipótesis.

“Incluyen desde una rebelión interna hasta una invasión. Otros piensan que debieron emigrar a causa de la deforestación que ellos mismos provocaron en la zona. Se sabe que hubo un gran incendio, por el año 550 después de Cristo, pero no se sabe qué fue lo que lo provocó”.

“Casi todo sigue siendo un gran enigma, empezando por su nombre”, insistió, recordando que Teotihuacán – que se extiende sobre 22 km2 – no es su nombre original, sino que fue bautizada así más de ocho siglos después de su caída.

Los aztecas, deslumbrados por la magnificencia de sus pirámides y edificaciones, la nombraron Teotihuacán, que significa en lengua náhualt “el lugar donde los hombres se hacen dioses”, explicó. “Era una ciudad espléndida, cosmopolita, multicultural, porque atraía gente de muchas regiones: de la costa y occidente de México, de Oaxaca, del área maya, en Guatemala”, dijo.

“Las excavaciones revelan que diferentes etnias vivieron mezcladas en completa armonía durante muchos siglos. Eso era muy raro, porque los grupos étnicos solían usar la fuerza para darle identidad a las ciudades”, señaló. Resaltó que casi todo está aún por descubrir en Teotihuacán, que fue consagrada Patrimonio de la Humanidad por UNESCO.

“Por ejemplo, todos los 450 objetos en la exposición provienen de unos 15 conjuntos habitacionales. Nos quedan alrededor de unos 2.000 otros por trabajar”, explicó, señalando que algunas de las piezas presentadas en París no han salido nunca de México. Un hermoso mural multicolor exhibido en el museo parisino no ha sido visto nunca, ni siquiera en México, se ufanó una responsable del quai Branly.

La escenografía de la exposición, a cargo de Brendan Macfarlane y Dominique Jakob, es otra de las hazañas de esta muestra, porque toma en cuenta la magnificencia del sitio, el rigor de su diseño arquitectónico de la ciudad, la luz blanca que la rodeaba, las nubes, las montañas aledañas.

El coordinador del proyecto, Diego Sapiens, indicó que la exhibición – que antes de viajar a París se presentó en Monterrey y en México D.F. – se exhibirá también en Zurich, Suiza, y en Berlín. “Viajará también a Roma, pero allí será más pequeña, sólo unas 200 piezas”, concluyó

Fuente: (Agencias)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *