Home Libros Cumplirá 80 años en noviembre “La Sombra del Caudillo”, obra símbolo del insigne escritor Martín Luis Guzmán
Libros - October 5, 2009

Cumplirá 80 años en noviembre “La Sombra del Caudillo”, obra símbolo del insigne escritor Martín Luis Guzmán

Obregón y Plutarco Elías Calles, cabeza de un movimiento que se opone a la reelección y que pagó su disidencia con una ejecución sumaria e ilegal.

 

Reconocido por su actividad política y literaria, el escritor Martín Luis Guzmán dejó al mundo de las letras un importante legado, en el que sobresalen las novelas “La sombra del caudillo” y “El águila y la serpiente”.

La ciudad de Chihuahua lo vio nacer, pero antes de cumplir su primer año de edad, su padre, militar de carrera, fue trasladado a la Ciudad de México como instructor de caballería en el Colegio Militar.

Sus primeros estudios los realizó en una escuela religiosa, donde la enseñanza incluía en un alto porcentaje el estudio del catecismo. Este ambiente influyó para que en el escritor naciera una inclinación sacerdotal.

No obstante, su padre, al enterarse de este hecho decidió proporcionarle al niño otra opción que le abriera un mundo nuevo, por lo que Martín Luis Guzmán fue inclinado hacia la lectura.

Así, comenzó a explorar cuentos infantiles, obras de los autores románticos y todo tipo de textos literarios, de modo que al entrar a la adolescencia la visión de la vida para el futuro escritor era muy diferente a la religiosa.

Tiempo después, su padre volvió a ser trasladado, ahora al puerto de Veracruz, con el cargo de subdirector de la Escuela Naval. En el puerto, Guzmán ingresó en la escuela “Francisco Javier Clavijero”, cuya enseñanza era laica y gratuita.

A los 14 años editó su primer periódico, “La Juventud”, y años más tarde regresó a la Ciudad de México, donde ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria, institución que agudizó su interés en el estudio de las ciencias y en la defensa de la enseñanza laica.

En 1908 comenzó a trabajar en la redacción del periódico “El Imparcial” e ingresó a la Escuela Nacional de Jurisprudencia; sin embargo, sus estudios de derecho fueron interrumpidos al ser designado representante en el Consulado de Phoenix, Arizona.

Al estallar la Revolución Mexicana, en 1910, el padre del escritor combatió al lado del ejército federal, en una de las batallas fue herido y antes de morir le indicó a su hijo el sendero político que debía seguir.

Tras este hecho, Guzmán se unió al Maderismo y participó de manera activa en varias manifestaciones que exigían la renuncia de Porfirio Díaz.

Derrocado Díaz y con Francisco I. Madero en la presidencia, Guzmán trabajó como bibliotecario en la Escuela Nacional de Altos Estudios, y posteriormente fue profesor en la Escuela Superior de Comercio.

En 1913 obtuvo el título de abogado en la Escuela Nacional de Jurisprudencia. En febrero de ese mismo es asesinado Francisco I. Madero, hecho después del cual, el militar Victoriano Huerta tomó el control de la nación.

Ante estos acontecimientos, Martín Luis Guzmán se vio forzado a huir al norte del país para, en noviembre de 1913, unirse a los carrancistas y luego pasó a las fuerzas del general Francisco Villa, de quien fue su asesor político.

Con la derrota de Huerta y la división que surgió entre los jefes revolucionarios, Guzmán tuvo el encargo de entrevistarse con Venustiano Carranza en la Ciudad de México, pero en dicha ciudad fue hecho prisionero en septiembre de 1914.

La inestabilidad política de México lo obligó al exilio en España, donde publicó su primer libro, titulado “La querella de México”, en 1915, y también colaboró en varios diarios españoles.

Posteriormente viajó a Estados Unidos, donde escribió sus segundo libro, “A orillas del Hudson”, en 1920, año en el que regresó a México y se encargó de la sección editorial del periódico “El Heraldo”.

Durante esa etapa, Martín Luis Guzmán se entusiasmó con el periodismo y en 1922 fundó el diario vespertino “El Mundo”. Por esos años es electo diputado federal del Partido Nacional Cooperativista.

Debido a la inestabilidad política del país, el escritor decidió partir de nuevo a España en 1925 para regresar hasta 1936, poco antes de que estallara la Guerra Civil Española.

En la Madre Patria publicó “El águila y la serpiente” (1928), “La sombra del caudillo” (1929), “Aventuras democráticas” (1931) y “Mina el mozo, héroe de Navarra” (1932), entre otras.

Guzmán adoptó la nacionalidad española y ocupó la dirección de los diarios españoles “El Sol” y “La Voz”.

Ya de regreso en México, en 1936 editó su libro “Memorias de Pancho Villa” y seis años después fundó, junto con Rafael Jiménez Siles, la empresa editora Ediapsa.

En 1958 recibió el Premio Nacional de Literatura y un año después fue nombrado presidente de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos, cargo que ejerció de manera vitalicia. También es autor de “Febrero de 1913”, “Islas Marías” y “Mi destierro”, entre otros.

Tras una vasta trayectoria en la literatura y en la política, Martín Luis Guzmán falleció el 22 de diciembre de 1976, en la Ciudad de México, a los 89 años de edad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *