Home Música Memorias de un huapanguero: “Sones compartidos: Diálogo musical entre regiones” por Canal 22
Música - October 1, 2009

Memorias de un huapanguero: “Sones compartidos: Diálogo musical entre regiones” por Canal 22

3 de octubre a las 6 de la tarde”.

En dicha comunicación oficial del mencionado canal público de televisión se añade: “‘Sones compartidos: Diálogo musical entre regiones’, un concierto especial en el que se fusionan los sonidos de los grupos más importantes de las tres regiones. Este espectáculo se presentó el 27 de septiembre en el Teatro de la Ciudad ‘Esperanza Iris’ en Villahermosa”.

Las tres regiones a las que se alude son “La Huasteca, Sotavento y Tierra Caliente” y, de acuerdo con la misma fuente, “Durante una hora, los grupos Los Camperos de Valles, grupo asentado en La Huasteca, Son pa’ los amigos de Sotavento y el grupo Alma de Apatzingán, representantes de Tierra Caliente; deleitan al público con un repertorio que integra la danza y la poesía popular para mostrar el trasfondo histórico del origen de su música”.

Como se infiere, esos tres mencionados “grupos” son “los más importantes” de cada región. Sin ánimo de polemizar y sabiendo que este canal es para “gente culta” –o gente, ¿“bien”?, que tiene para pagar televisión por cable, pues, hasta donde sé, esa señal no es abierta a todo el país–, a la que la cultura también la ve, cabría agregar, para el lector neófito e interesado en estas manifestaciones –de los cuales afortunadamente cada vez hay más, en parte debido a las transmisiones de estos medios masivos de comunicación–, que quizás lo sean si se considera lo que anuncia la televisora estatal desde el inicio: “Sones compartidos”, este concierto, es un espectáculo. Insisto, así las cosas, tal vez lo sean…

Además, Los Camperos de Valles, como su nombre casi lo indica, están “asentados”, como define el comunicado, en Ciudad Valles, San Luis Potosí, o sea, en la huasteca potosina; Son pa´los amigos, en Veracruz, o por lo menos de ese estado sotaventino los músicos son –y si son el más importante de allí, los jarochos mismos tendrían mucho que decir al respecto, supongo–; en cuanto al Alma de Apatzingán, su nombre lo dice todo y claro: de la Tierra Caliente… de Michoacán.

Sigamos con el comunicado citado: “Este concierto, organizado por la Dirección de Vinculación Regional del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, es un esfuerzo para hacer difusión de la tradición musical de estas regiones que data desde el siglo XVII y que va desde los cancioneros populares hasta las nuevas fusiones y propuestas de cada región. Lo mejor de las artes y la música está en la pantalla de Canal 22 a través de programas como ‘Tocando Tierra’ con Eugenia León, ‘Escenarios’ y los ‘Especiales’, una dedicada selección para el público”.

Vaya, qué precisión y síntesis de información y fechas. Quede ahí, quizás por eso la televisión “comercial” o privada casi ni se interesa por este tipo de manifestación cultural, a no ser que como mero elemento exótico o decorativo en algún noticiario o telenovela o programa anodino. Para concluir estas apostillas a propósito de este próximo concierto televisivo, lo veré con ansias, ya que me lo perdí, pues desconocía que también se había presentado dicho espectáculo en la capital tabasqueña –o a lo mejor hay otra población homónima de la ex de San Juan Bautista–, precisamente en la misma fecha –aunque no se puntualizó el año de realización allá– y en un teatro homónimo al Teatro de la Ciudad, aquí en la capital del país.

Lo anterior me lleva a reflexionar si es más ético e imperativo “fijarse en los aciertos” y minimizar u omitir los errores. O, como me decía un amigo músico el domingo 27 de septiembre de 2009 en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris” de esta capital con motivo de la presentación ahí del espectáculo homónimo, organizado por las mismas autoridades culturales federales susodichas y la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de México, que era bien importante ganar foros, ganar espacios (y, seguramente, si hubiera salido el tema a colación, que se graben los conciertos y se transmitan por la tele cultural o no), fijarse en los avances, en lo positivo. Aunque se desvirtúe la tradición o parte de ésta, que sustenta esos espectáculos, esté en extinción, sobre todo en la región cultural de Tierra Caliente.

Bueno, seamos optimistas como quiere mi amigo referido, “la tradición está ganando espacios”, como si fuera más importante la promoción y difusión que la formación, preservación, regeneración… O sea, como si las dependencias culturales tuvieran como eje la organización de espectáculos amparadas en la difusión de sus proyectos de rescate o preservación –como es el caso del disco doble homónimo, del que nos ocuparemos más adelante en estas “Memorias”–. Sí, sin duda, mi amigo lleva algo de razón –si es que no deja de serlo, porque ya se sabe que nadie dice “esta boca es mía” a la hora de señalar las fallas, pues para qué reiterar los aciertos si para eso es el deber, o sea, la obligación; también, quizás por la misma causa, la televisora cultural dejó de enviarme sus boletines o CONACULTA no me invite más a sus “eventos”–, es cierto, pero…

En fin, no se pierda este concierto de excelentes músicos mexicanos de música mexicana de calidad. Vale mucho la pena. Si desea consultar la programación, visite los siguientes enlaces, añadidos en el comunicado multicitado: www.canal22.org.mx, www.youtube.com/canal22 y www.facebook.com/canal22.

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Foto: “Son pa´los amigos”, “Alma de Apatzingán” y “Los Camperos de Valles” se presentaron el 27 de septiembre de 2009 en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, del D.F., con gran éxito.
Cortesía: Nicolás Cárdenas Reyes, “Tenpach”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *