Home Negocios José Alberto Hernández, joven empresario mexicano, seduce a Australia con joyas, tequila y alimentos
Negocios - September 24, 2009

José Alberto Hernández, joven empresario mexicano, seduce a Australia con joyas, tequila y alimentos

la representación de tres marcas, de tequila, alimentos y joyería, 100% mexicanas.

Hernández egresó de la carrera de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de México y creció con una formación profesional en las importaciones; ha vivido, trabajado y estudiado en Estocolmo, Montreal, Barcelona, Sydney, ciudad de México y Canberra.

Obtuvo becas y ayudas de instituciones como la Comisión Europea (Programa Alban), el Instituto Sueco y la Universitat Pompeu Fabra (UPF), entre otras, y hoy es el director general y fundador de Xport MX Pty Ltd. Todo un caso de éxito.

“Orgullosamente represento empresas mexicanas, todas ellas exportadoras: Tequila El Charro, que hoy en día se ubica entre las 10 destilerías de este producto líder en la exportación; Grupo San Miguel, una corporación que cultiva, produce, comercializa y distribuye alimentos en conserva de la más alta calidad para cuatro continentes, y la joyería de Grupo D’Villalpando, uno de los principales mayoristas de oro y plata mexicana, ampliamente reconocido en el mundo”.

José Alberto nos platica, vía telefónica desde Sydney, cómo fue que se inició en este negocio y cuáles fueron los sinsabores que tuvo que pasar antes de fundar su propia empresa.

“Empecé desde abajo, organizando eventos mexicanos, fiestas muy mexicanas y buscando patrocinadores hasta que me acerqué a un restaurante de comida mexicana que me preguntó si yo podía surtirle alimentos directos desde mi país.

“Como todo buen mexicano, le dije que sí. De inmediato mandé correos a mi familia y a mis amigos para que desde México sondearan el camino y así fue como me inicié en esto”.

Claro que antes de dar el paso definitivo hacia la conquista en la tierra de los canguros, tuvo que registrar su empresa y obtener todos los permisos para vender alimentos como mayorista; el que más trabajo le costó conseguir fue el del tequila, porque hay muchas regulaciones para las bebidas alcohólicas en esa nación.

“Afortunadamente el negocio fue creciendo y pronto me vi en la necesidad de hacer pedidos de contenedores; ahí fue otro problema, porque la verdad es que no contaba con el dinero suficiente para pagar un contenedor, pero hoy ya tengo mi empresa”.

Revela que un contenedor de alimentos sale aproximadamente en 35 mil o 40 mil dólares; el de tequila con transporte incluido, depende de la calidad, pero uno con producto mixto y 100% ronda los 70 mil a 80 mil dólares más los impuestos, que para el alcohol son carísimos, y entonces el precio se infla hasta 220 mil o 250 mil dólares.

Alberto asevera que crecer en sus negocios, en una tierra tan lejana, le costó “alma, corazón y vida”, pero hoy, que después de tres años por fin cuenta con su propia empresa, ya puede darse el lujo de vender varios contenedores de comida.

“Te juro que eso es un gran triunfo porque estoy en un mercado donde la comida mexicana se vende poco, vender 10 toneladas de chipotle, tomate y tomatillo ha sido un gran triunfo y hoy además distribuyo joyería y me estoy enfocando mucho en el tema del tequila”. El tequila, dice, es uno de los mejores embajadores de México; comienza a gustar mucho en Australia, aunque reconoce que ese país es más bien de tendencia cervecera.

Con un tono de añoranza que se escucha en el auricular, José Alberto recuerda que tuvo que invertir todo su dinero, todo su tiempo y su esfuerzo, pero con la fortuna de que hoy los resultados comienzan a sonreírle.

“Soy totalmente independiente, nadie me da dinero, ni el gobierno, ni las empresas que represento. Si hago una venta, padrísimo, pero nadie me patrocina ni me da dinero para seguir promoviendo lo mexicano. El único apoyo que recibí cuando inicié esta travesía fue de Proméxico, que me apoyó con asesoría y envió pruebas de tequila”.

¿Qué es lo que te permite crecer en tu negocio y mantener la confianza en el mercado australiano con costumbres muy diferentes al mexicano?

“La competencia está creciendo, pero algo diferencia a mi empresa de las demás, porque aunque es australiana está administrada por un mexicano. Si tú quieres vodka de calidad, es obvio que primero se lo compras a un ruso; pues con el tequila es lo mismo: buscan a un mexicano para comprarlo”.

Reconoce que tiene la competencia de los tequilas Herradura y Cazadores, pero el hecho de que ya sean propiedad de empresas internacionales le impulsa a seguir escarbando en ese terreno.

El gran reto que se ha impuesto es posicionar a El Charro a nivel nacional; “estamos empezando en Brisbane, Sydney y Melbourne, pero vemos la posibilidad de colocarlo en más ciudades”.

José Alberto tiene hoy la oportunidad de ser el único empresario mexicano que participa en el Sydney Bar Show, el evento más importante de vinos y licores para Australia y Nueva Zelanda, y corre con la suerte de que la edición de este año está dedicada al tequila con una sección denominada Tequila World.

“Sabía que iba a haber negocio, pero es difícil encontrar el producto correcto; cuando lo encuentras, es difícil a veces que alguien te lo venda cuando no te conocen. Hoy ya puedo representar otro tequila porque ya tengo los permisos, la capacidad, los contactos y cierta historia (tracking record)”.

Fuente: (El Universal)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *