Home Conciertos Con un elenco encabezado por el tenor Ramón Vargas, “La condenación de Fausto” de Berlioz retorna a México
Conciertos - September 23, 2009

Con un elenco encabezado por el tenor Ramón Vargas, “La condenación de Fausto” de Berlioz retorna a México

(27 de septiembre y 1 de octubre) en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario, con un elenco que incluye al tenor mexicano Ramón Vargas, el bajo español Rubén Amoretti, la mezzosoprano albanesa Enkelejda Shkosa y el barítono Jorge Lagunes, con la dirección concertadora de Ivan Anguélov.

Se trata de cuatro título de la temporada 2009 de la Ópera de Bellas Artes, presentado conjuntamente en esta ocasión con la Universidad Nacional Autónoma de México, debido a los trabajos de remodelación que actualmente se desarrollan en el Palacio de Bellas Artes, en el que participarán también el Coro y la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, así como la agrupación vocal infantil Schola Cantorum.

En conferencia de prensa realizada en el vestíbulo de la Sala Nezahualcóyotl, en la que el elenco estuvo acompañado por Teresa Vicencio, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA); Sealtiel Alatriste, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM; Alonso Escalante, director de Ópera del INBA y Gustavo Rivero Weber, titular de Música de la UNAM, se habló de esta obra que fue estrenada en México en 1906 en el Teatro Abreu y que posteriormente, se presentó en dos ocasiones (1958 y 1985) en Bellas Artes.

El prestigioso tenor mexicano Ramón Vargas, quien hará el papel de Fausto (mismo que replicará a finales de año en el Matropolitan Opera House de Nueva York), manifestó su satisfacción por tomar parte en esta que calificó como “obra monumental y magnífica”, de enorme complejidad interpretativa tanto en la parte coral y orquestal, como en lo que se refiere a la dirección concertadora y para los propios solistas.

Vargas, quien no omitió celebrar el logro de reunir un elenco de esta importancia, recordó que Berlioz escribió esta obra a lo largo de 20 años, pues la creó en muchas partes que al final conjuntó de manera afortunada. Sin embargo, eso propició una construcción musical que presenta grandes dificultades para su ejecución.

“Prácticamente se requiere la participación de dos tenores, uno que cante el principio y el final, mientras el otro se hace cargo del dueto que es extremadamente agudo. Constituye todo un reto, pero a quienes nos gusta enfrentarlos, lo asumimos con la convicción de vencerlo. Es una obra con una calidad musical extraordinaria, por ello creo que le vamos a dar gusto tanto a los conocedores como a quienes no lo son”, expresó.

El cantante refirió que para cerrar sus actividades del año, repetirá este papel en el Metropolitan de Nueva York, luego de haberse presentado con diferentes títulos en los escenarios más importantes del mundo como las óperas estatales de Viena y Munich, de París-Bastille y el Covent Garden de Londres.

Ramón Vargas comentó que su proyecto era debutar con esta creación de Berlioz precisamente en México, pero que por cuestiones de calendario la cantó antes en Viena. “Es mi primera incursión en la obra de Berlioz, a ver qué puedo aprender y qué más puedo hacer de él, pues su obra es tremendamente complicada”.

En esta su segunda visita a México, donde el año pasado participó en el montaje de Eugen Oneguin, de Tchaikovsky, el director de orquesta francés Ivan Anguélov, coincidió con Ramón Vargas en cuanto a las dificultades interpretativas de La condenación de Fausto, pues Berlioz –quien se obsesionó con la obra de Goethe– concluyó un trabajo de dos décadas que hizo en fragmentos, a manera de un popurrí fenomenal.

Anguélov explicó que si bien esta leyenda dramática pudo haberse presentado escénicamente, la opción de hacerla en versión concertante resulta muy interesante, particularmente por el hecho de contar con los solistas ideales, hecho que consideró digno de destacar.

El bajo español Rubén Amoretti, quien por primera vez se presenta en México, afirmó con cierta modestia que espera estar a la altura de sus compañeros y que por eso “desde que llegué me tengo que ir a estudiar todas las noches”.

Acerca de Mefistófeles, su personaje, lo definió en lo vocal como complicado por los matices que tiene, a veces muy graves y en otras extremadamente agudos. “El personaje no me presenta mucha dificultad, porque soy malo y feo como él –dijo–, además que ya lo he representado y me siento bastante familiarizado. Sin embargo, para mí siempre es un reto cantarlo, independientemente de la versión que se trate”.

En su oportunidad, la mezzosoprano albanesa Enkelejda Shkosa, apuntó que el papel de Margarita es difícil técnicamente y como personaje, pues se trata de una jovencita ingenua que conoce a Mefisto y enloquece de amor. A partir de ese momento, sufre una metamorfosis que impacta en la voz, ya que al principio demanda una línea de canto purísima y luego exige tonos muy agudos propios de una soprano, a fin de expresar las emociones de esta mujer. “Lo he hecho ya en unas 10 ocasiones y me parece uno de los papeles más bonitos que he interpretado; musicalmente lo considero una maravilla”.

Por su parte, el reconocido barítono mexicano Jorge Lagunes, destacó este esfuerzo por llevar al público una obra poco conocida, pero tan importante en la historia musical como La Traviata, Carmen o La bohemia, a las que la tradición ha conferido un lugar especial.

Sobre su papel, puntualizó que es el más pequeño que he hecho en los últimos 20 años, pero que aceptó la invitación por cantar nuevamente con Ramón Vargas. El personaje es un hombre que está en una taberna con el fin de divertirse y canta una canción. “Como siempre en el caso de Berlioz y aunque se trate de una sola canción, encontró la manera de complicar la vida al cantante. En este caso, por la velocidad que exige la interpretación. Es una parte muy breve y linda, que pone un poco de color a la trama”.

La condenación de Fausto se estrenó en París el 6 de diciembre de 1846 y casi medio siglo después, en 1898, Raoul Gunsbourg ideó una versión escénica que fue llevada a la Opera de Montecarlo. En esta ocasión, la Opera de Bellas Artes presenta la versión original en formato de concierto, los días 27 de septiembre y 1 de octubre, a las 17:00 y 20:00 horas, respectivamente, en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario.

AMS

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *