Home Arte y Cultura “Universos líquidos” de Américo Hernández y “Espejo del cosmos” de Jesús Oñate en el FIC 2009
Arte y Cultura - September 22, 2009

“Universos líquidos” de Américo Hernández y “Espejo del cosmos” de Jesús Oñate en el FIC 2009

Hernández, que aluden al eje temático del 37 FIC, Galileo y el telescopio: 400 años, además de Paisajes desde el interior,de Cuauhtémoc Velázquez, y 1969: Cuando Charles Darwin y Harald Szeemann se encontraron.

Jesús Oñate Moreno (Ciudad de México 1939), artista que vive y trabaja en Celaya, Guanajuato, donde desarrolla proyectos de investigación técnica sobre pintura, mosaico y vitrales, presentará obras realizadas en resina epóxica sobre superficies luminosas ?técnica creada y desarrollada por él mismo? manejando el tema del cosmos.

En esta serie pinta con colores transparentes sobre una superficie luminosa, que al recibir la luz en forma perpendicular se refleja creando un ángulo de reflexión. La superficie adquiere una profundidad infinita con múltiples núcleos de expansión y transparencia, ofreciendo al espectador visiones diferentes si cambia de lugar.

Oñate Moreno ha expuesto de manera individual y colectiva; fue finalista en la primera Bienal de Arte en Vidrio, en el Museo del Vidrio de la ciudad de Monterrey, y ha participado en la ejecución y restauración de pinturas y mosaicos de algunos de los más importantes pintores mexicanos, como José Chávez Morado, Diego Rivera, Carlos Mérida y Jorge González Camarena, entre otros.

La pintura de Américo Hernández, (León, Guanajuato, 1956), quien exhibirá Universos líquidos, es un ejercicio abstracto y autónomo: aborda la creación poética del espacio imaginario, originando en su multiplicidad encuentros con microcosmos gestados en un espacio que no desea flotar sino ser poseído.

Con una sólida formación académica obtenida en México y España, y diversas muestras individuales y colectivas, el artista ?quien se describe a sí mismo como un pintor guanajuatense de la neoabstracción? maneja como estímulo principal, la creatividad a partir del conocimiento de las técnicas pictóricas y del grafismo gestual y concreto, para llevarlo al ámbito del arte.

Por su parte, Cuauhtémoc Velázquez (ciudad de Guanajuato, 1969), mostrará en la Galería del Antiguo Colegio Jesuita, Paisajes desde el interior, obra pictórica en la que maneja el tema del paisaje contemplado desde una óptica personal, donde uno de los actores principales es la misma generación del acto creativo, enfocado a la ejecución paisajista.

El pintor no pretende crear una copia de la realidad sino reflejar la propia vivencia del paisaje, el recuerdo y la experiencia en el quehacer plástico que genera la mancha. Ésta, a su vez, sugiere lo que puede ser, y en el acto, la manifestación material pretende una visión de las perspectivas del paisaje generadas desde el interior del ser, de lo que es, por ser expresado, sin haber existido antes.

1969: Cuando Charles Darwin y Harald Szeemann se encontraron, bajo la curaduría de Carlos Aranda y Eloísa Mora, exposición que, como la mayoría de las muestras, aspira a presentar un síntoma sobre las posibilidades combinatorias que la hacen detonar las ideas y su despliegue en el espacio, sea museográfico, o meramente curatorial, está integrada con obras de Carlos Aguirre, Víctor Muñoz, Iván Abreu, Luciano Matus, Miguel Rodríguez Sepúlveda, Gilberto Esparza, Marcela Armas, Iván Puig, Gerardo García de la Garza y Lorena Muñoz.

El arte y la ciencia siempre han producido la sensación de ser referentes de dimensiones distintas de la realidad. Sin embargo, podemos pensar que en muchas ocasiones muestran el reflejo del mundo desde ambas caras del espejo. Todo esto rompe con la idea de que la única vía de conocer es a través de la objetividad. Entonces es pertinente preguntar: ¿Qué es el conocer, en esencia? Si respondemos esta pregunta desde la perspectiva del biólogo chileno Humberto Maturana, podemos partir de la idea de que nos encontramos trabajando desde la objetividad entre paréntesis.

Esta distinción implica que el observador es un ente biológico y de lenguaje, que tiene la capacidad de generar diversas interpretaciones que son válidas a partir de la experiencia de ese sujeto. Por tanto, si partimos de esta convención de que operamos desde la objetividad entre paréntesis, podemos asociar y encontrar eco en dos presencias: Charles Darwin y Harald Szeemann (historiador del arte y director en dos ocasiones de la Bienal de Venecia, así como de la de Sevilla, Lyon y Documenta de Kassel).

Espejos del cosmos se presentará en el Patio de la Facultad de Derecho; Universos líquidos, en la Sala Jesús Gallardo; Pasajes desde el interior, en la Galería del Antiguo Colegio Jesuita, y 1969: cuando Charles Darwin y Harald Szeemann se reencontraron, en la Antesala del Auditorio.

Fuente: (festivalcervantino.gob.mx)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *