Home Ciencia y Tecnología 12 cráneos prehispánicos mayas y rifles coloniales hallados bajo el agua en cenotes de Yucatán
Ciencia y Tecnología - September 17, 2009

12 cráneos prehispánicos mayas y rifles coloniales hallados bajo el agua en cenotes de Yucatán

arqueología subacuática del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), en la profundidad de varios cenotes de Yucatán.

Lo anterior durante la más reciente temporada de exploración y registro que los expertos efectuaron en cinco de estos espacios subterráneos e inundados, mismos que fueron integrados al Atlas Arqueológico Subacuático para el Registro, Estudio y Protección de Cenotes de la Península de Yucatán, con los cuales suman ya 28 los sitios de este tipo con evidencias culturales.

La arqueóloga Lisseth Pedroza, de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del INAH, informó que los cenotes en los que se localizaron los materiales prehispánicos y coloniales son: Balmi, Canun Che’en, La Guadalupana, Xkal Xkal y Kan Kab Che’en.

En estas dolinas inundadas (término geológico de estos cuerpos de agua) además del registro sistemático espacial, los investigadores llevaron a cabo la valoración del patrimonio cultural detectado en el interior, cuyas profundidades van desde 10 hasta 45 metros.

En el cenote Kan Kab Che’en se hallaron 37 vasijas de uso doméstico y ritual, que preliminarmente se ha estimado podrían datar del periodo Preclásico Tardío (400-250 a.C.). “Algunas son ollas ovoides de color rojo y tuvieron un uso mortuorio, como lo revelan diversas perforaciones intencionales; su forma es similar a las ánforas romanas, y sólo se habían reportado en el sitio Cuello, en Belice”.

Por lo que toca a los restos humanos, la arqueóloga subacuática detalló que en los cenotes de Balmi, Canun Che’en y La Guadalupana se hallaron 12 cráneos prehispánicos de la cultura maya –cuatro en cada uno–, los cuales presentan deformación craneal y dentaria, además de fragmentos de cerámica.

“En el último sitio también se hallaron dos rifles de la época colonial, de los cuales habrá que ampliar la identificación para determinar su origen (español, francés o inglés), y precisar su temporalidad, ya sea siglo XVIII o de las dos primeras décadas del siglo XIX”, abundó Lisseth Pedroza.

En el cenote de Xkal Xkal –con 85 metros de hondura– por la complejidad sólo se pudo hacer el registro hasta los 35 y 40 metros de profundidad, donde se detectaron algunos restos humanos y vasijas. “Dadas las condiciones del lugar tendremos que diseñar otro tipo de logística para completar el inventario posteriormente”.

Durante los trabajos de registro geográfico de los cinco pozos naturales, los especialistas del INAH no realizaron la extracción de los materiales, debido a que al estar depositados por cientos de años en un ambiente húmedo se vuelven endebles y al momento de sacarlos se pulverizan.

“Hicimos el registro dentro de los cenotes mediante diversas inmersiones y sólo tomamos algunas muestras de tiestos que serán estudiados en los laboratorios del INAH”, abundó la arqueóloga de la SAS, luego de indicar que estos fragmentos se examinarán por los métodos de petrografía y luminiscencia, cuyos resultados servirán para diseñar un proceso de restauración que podría aplicarse en un futuro cuando se colecten los objetos.

Por otra parte, Lisseth Pedroza comentó que los cenotes más contaminados son los que están dentro de los poblados, como el caso de La Guadalupana, en el que se aprovechó para hacer su limpieza, ahí se sacó gran cantidad de basura, principalmente bolsas de plástico.

“Es importante crear conciencia para que la gente nos ayude a protegerlos. En la medida en que la población entienda el valor histórico, cultural y ambiental de estos contextos arqueológicos, se van a poder preservar”.

Para las antiguas civilizaciones mayas los cenotes eran espacios sagrados relacionados con la fertilidad, contenedores del suhuy ha’ o agua virgen y accesos al inframundo o Xilbalba, por ende fueron puntos para la práctica de rituales asociados a la fertilidad y la muerte.

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *