Home Espectáculos El compositor inglés Paul Barker y el director mexicano Claudio Valdés Kuri, montan la ópera “El Gallo”
Espectáculos - September 16, 2009

El compositor inglés Paul Barker y el director mexicano Claudio Valdés Kuri, montan la ópera “El Gallo”

interna, el espíritu de sobrevivencia, la lucha de egos, la necesidad de sobresalir sobre los demás.

Tal es la esencia del montaje El Gallo, una ópera para actores creado por dos hombres que fusionaron sus talentos: el compositor inglés Paul Barker y el director mexicano Claudio Valdés kuri, quienes salieron de los esquemas tradicionales de la escena para producir una propuesta provocadora.

Dicha pieza tendrá una temporada en la Ciudad de México para luego iniciar una gira en Europa. Será del 17 de septiembre al 6 de diciembre del presente año cuando el Teatro El Galeón abra sus puertas a los integrantes de la compañía Teatro de Ciertos Habitantes, quienes contarán, a través de un lenguaje inventado, una divertida historia.

Es una coproducción multinacional entre el Conaculta y el INBA, a través de la Coordinación Nacional de Teatro, el Conservatorio Nacional de Música, el Teatro de Ciertos Habitantes, el Festival de México en el Centro Histórico, el Festival Música y Escena UNAM, Brighton Festival (Gran Bretaña), Palaix de Beaux Arts (Bélgica) y Kampnagel Hamburg (Alemania).

Se trata de una obra que plantea las contratiempos a los que se ve sujeto un grupo de músicos que, bajo los órdenes estrictas de su director, tendrá que ensayar para concursar en un certamen muy importante. La diferencia de nacionalidades entre los personajes, así como sus propias capacidades, desata una serie de aventuras y desventuras que pondrá en límite sus personalidades y evidenciará sus anhelos más recónditos.

Sin lugar a dudas, El Gallo sale de los parámetros normales de las obras que hay en cartelera. Es una fusión de teatro, música y movimiento que se desarrolla en dos escenarios: en el primero el público sentirá que está en un salón de ensayos con los personajes y después, estará en un escenario profesional donde estos hombres y mujeres presentarán el resultado de su trabajo previo. Se cuenta con la participación de músicos en vivo y que pertenecen al Conservatorio Nacional de Música.

Más que contar la historia de estos intérpretes o sumergirse en ese mundo musical en el que viven, la obra busca que el espectador reflexione sobre las relaciones humanas que, llevadas al ámbito musical, donde se vive mucha presión, generan una puesta en escena humorística, pero al mismo tiempo intensa.

Valdés Kuri explica que es una propuesta donde existe una búsqueda interna honesta por parte de cada intérprete, la cual es enriquecida con el lenguaje musical lúdico, humorístico e intimista proyectado por el inglés Barker.

Cuando se le preguntó al director mexicano sobre los elementos que lo llevaron a trabajar con este compositor, respondió: “Varias veces ya se había acercado con nosotros para que trabajáramos algunos de sus proyectos, pero no decía cosas que nos interesaran. Pero cuando nos presentó esta idea me pareció fascinante primero por la calidad musical y en segundo porque iba acorde a nuestro estilo como agrupación, donde trabajamos mucho con varios idiomas”.

De hecho, los propios actores-cantantes de la compañía Teatro de Ciertos Habitantes pertenecen a diferentes nacionalidades: Irene Akiko Lida (Japón), Kaveh Parmas (Irán), Fabrina Melón (Antillas Francesas), así como los mexicanos Ernesto Gómez Santana, Edwin Calderón e Itzia Zerón.

-¿El público mexicano está preparado para este tipo de montajes?

“Hasta las cosas más bizarras tienen espectadores. Si son cosas de calidad la gente asiste, el público en ese sentido es muy sensato. Deliberadamente nuestra intención es buscar nuevos lenguajes, pero justificados, porque no se trata de romper esquemas sin compromiso alguno. Creo que se ha abusado del teatro de texto, donde el autor es el que manda. Por eso, nosotros le apostamos a tomar nuevos caminos escénicos pero con responsabilidad”.

Sobre este mismo punto, uno de los intérpretes, Edwin Calderón, comenta que El Gallo rompe con ese mito de que en la ópera los cantantes no pueden moverse mucho porque la voz no se escucha bien:

“Nosotros resolvemos muy bien estos elementos. Estamos explorando en la relación voz y movimiento. Cierto que es difícil, pero creo que es ahí donde radica que el montaje sea tan vivo, en esa juego corporal y sonoro”.

Las funciones de El Gallo serán jueves y viernes, 20:00 horas, sábados 19:00 y domingos 18:00 en el Teatro El Galeón del Centro Cultural del Bosque.

GJB

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *