Home Buenas Noticias Monumento a los Niños Héroes de Chapultepec en Chetumal es iluminado para recordar su hazaña
Buenas Noticias - September 13, 2009

Monumento a los Niños Héroes de Chapultepec en Chetumal es iluminado para recordar su hazaña

defendieron hasta la muerte la soberanía nacional”, informó el titular de la Secretaría de Cultura de Quintana Roo, Manuel Valencia Cardín.

Precisó el funcionario cultural que, siguiendo indicaciones del gobernador del estado, Félix González Canto, los trabajos de iluminación en dicho monumento se hicieron bajo las indicaciones de especialistas en la materia, de modo que el aspecto que ofrece ahora este conjunto escultórico y arquitectónico es más favorable para su cabal apreciación.

Este monumento está ubicado en la esquina de Andrés Quintana Roo con Adolfo López Mateos, en un sitio favorable para que tanto transeúntes como automovilistas y pasajeros del transporte urbano lo puedan contemplar.

Como se sabe, son conocidos como Niños Héroes 6 de los 50 cadetes militares mexicanos que participaron en la Batalla de Chapultepec de la Guerra de Intervención Norteamericana, quienes tenían entre 13 y 20 años de edad y fallecieron defendiendo el Castillo de Chapultepec del ejército estadounidense que invadía México, el 13 de septiembre de 1847.

Su heroicidad se debe a que defendieron con las armas la entonces sede del Colegio Militar del Ejército Mexicano, cuando no era estrictamente su obligación hacerlo.

Hacia 1882 se reconoció como oficial su festejo y en 1947, con motivo del centenario de la batalla y de la visita del entonces presidente Harry S. Truman, fue hecha oficial por decreto presidencial su conmemoración.

Cabe recordar que Amado Nervo escribió en 1903 un poema sobre esta gesta heroica, cuya primera estrofa dice: “Como renuevos cuyos aliños / un viento helado marchita en flor, / así cayeron los héroes niños / ante las balas del invasor.”

Unas estrofas más dicen, en referencia a Juan Escutia, uno de los Niños Héroes, por cierto paisano de Nervo (Tepic, Nayarit):

“Mas, entonces, ¿por qué ahora / muestra galas el Bosque y luce aliños? / ¿Por qué canta el clarín con voz sonora? / ¿Por qué nadie está triste, nadie llora / delante del recuerdo de esos niños? // Porque más que la vida, bien pequeño; / porque más que la gloria, que es un sueño; / porque más que el amor, vale, de fijo, / la divina oblación , y en una losa / este bello epitafio: “Aquí reposa; / dio su sangre a la Patria: ¡Era un buen hijo!”

Fuente: (CONECULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *