Home Entrevistas Memorias de un huapanguero: Román Güemes Jiménez: el huapango es una identidad universal (3)
Entrevistas - September 4, 2009

Memorias de un huapanguero: Román Güemes Jiménez: el huapango es una identidad universal (3)

participación valiosa en la organización y en el desarrollo de encuentros huastecos, como el que se efectúa cada año a finales de diciembre en Colatlán, Veracruz. Aquí continuamos la charla, sostenida en mayo de 2007, durante la Tercera Fiesta Huasteca de Citlaltepec, también en la huasteca veracruzana.

Román, en tu opinión, ¿cuál crees que sea la razón por la que el son jarocho está tan extendido o arraigado en muchas partes no sólo de Veracruz, sino fuera de éste, y el son huasteco se ha contenido, sin mencionar que hay otras expresiones musicales aún más aisladas, como la de la Tierra Caliente de Guerrero, por ejemplo?

Y hay otras más en peligro, como el huapango arribeño, ¿no?, que no tiene continuadores, no hay niños; por ejemplo, en el huapango [huasteco] hay tríos, muchos tríos infantiles y juveniles. Lo que pasa con el son jarocho es que también tiene sus problemas, ¿sí? Los jóvenes jaraneros suplantaron a los viejos jaraneros, y aquí no, los viejos jaraneros son homenajeados y son traídos aquí, nosotros no tocamos y se bajan los viejos por que llegaron los jóvenes, al contrario, son los viejos los que están.

Oye, Román, dijiste una palabra clave: continuadores, ¿no?, en el contexto. Pero yo te quiero preguntar: investigadores como tú, que eres una gente que está de algún modo haciendo escuela, dejando escuela, lo quieras o no, hay continuadores, digamos, no sólo que estén académicamente interesados, sino que están surgiendo en la misma Huasteca.

R: Sí, sí hay, yo veo con alegría que sí hay, cómo no. Por ejemplo, yo tengo alumnos que son músicos y promotores culturales, o sea, sí hay, sí hay…

Toda la investigación que hace falta o no sé si ya hay suficiente, toda la investigación que hace falta para documentar todo esto, que igual se pierde, pero de un modo u otro va a haber gente que lo va a seguir, dejando registro de lo que fue.

Yo creo que sí, que hay muchas personas, ahí hay dos compañeros que estudiaron Comunicación y en lugar de irse a hacer promocionales a una empresa han hecho programas de huapango. Yo quiero que los entrevistes a ellos.

Oye, por cierto, cuéntame, ¿qué piensas de su documental? [Se refiere a Diana Proo y José Luis Flores Torres, quienes realizaron el documental “Huapango: fiesta y tradición”.]

Ah, muy bueno, muy bueno porque recogieron la opinión de todos y nos están mostrando que se puede, en ese tiempo corto de un documental, mostrar cómo está, en qué condiciones de salud está un género musical como el huapango.

Tú, ¿cómo lo diagnosticarías?

Como un trabajo excelente.

Me refería a la salud del huapango.

El huapango ahorita está bien, la versada está bien, el huapango está bien. El asunto es que el médico no se tiene que quitar de la cabecera del enfermo.

En este caso, ¿quién es el médico?, ¿las autoridades?

El médico son los músicos, porque el día que suelten la jarana, la huapanguera y el violín pueden pasar muchas cosas, pero también los promotores tienen que estar ahí.

¿Me decías que excelente ese documental?

Sí.

¿Estéticamente también?

Sí, todo está bien, es un documental completo hecho por profesionales; yo si tuviera recursos los apoyaría.

¿Y qué piensas de todo lo que se genera en estas fiestas?

Sí, también es bueno, somos todos, somos un equipo, somos una serie de, no voy a decir talentos, ¿verdad?, porque, pues no, sería muy pretencioso, pero somos una serie de experiencias reunidas.

Dijiste pretencioso, pero a mí me parece que sí hay gente talentosa en la versada, hay músicos talentosos, incluso algunos bailadores…

Sí, pero yo diría que estamos reunidas muchas experiencias, muchísimas… Sí, yo diría que estamos reunidas muchas experiencias, ¿verdad? Muchas, muchísimas.

Muy bien, Román, ¿cuál crees que sea la importancia del huapango en la cultura mexicana?

Es una identidad, además una identidad universal por su lenguaje, que nos gusta a los huastecos, tal vez a algunos mexicanos, pero yo creo que también le gusta al mundo. Sería una tristeza dejar que todo esto decaiga, ¿no?, porque han sido siglos de experimentar, hasta llegar a ahora.

Continuará…

Comentarios a esta nota: gregorio.martinez@azteca21.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *