Home Buenas Noticias Concluyen que para seguir siendo tradicional, un guiso deberá prepararse con ingredientes originales
Buenas Noticias - September 1, 2009

Concluyen que para seguir siendo tradicional, un guiso deberá prepararse con ingredientes originales

Para seguir siendo tradicional, un guiso deberá prepararse con los ingredientes originales, alejado de cualquier influencia gastronómica que ponga en riesgo su identidad. Sólo de esta manera podrá conservarse la soberanía alimentaria de nuestros pueblos.

Este fue el llamado y al mismo tiempo la reflexión principal que se dio durante la clausura de Cocina Tradicional: Patrimonio Cultural de los Pueblos. Congreso Iberoamericano, México 2009, cuya primera edición tuvo lugar del 24 al 30 de agosto en la Ciudad de México.

Durante una semana se llevaron a cabo varias actividades, entre mesas de análisis, talleres gastronómicos y venta de artesanías, a las que asistieron alrededor de 5 mil personas, una cifra considerable si se tiene en cuenta que fue el primer esfuerzo.

El balance final es compartido en entrevista por Edmundo Escamilla, uno de los organizadores de este encuentro apoyado por la Dirección General de Culturas Populares del Conaculta, la Escuela de Gastronomía Mexicana y la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy de Venezuela.

Quien es investigador gastronómico y docente en la materia, se dice satisfecho porque se registró una gran participación, lo que demuestra el interés y la importancia por el tema: “Este primer congreso rebasó nuestras expectativas. Tanto los organizadores como lo potentes nos sentimos muy sorprendidos de la respuesta de los participantes, que pertenecían a todas las edades y clases sociales. Registramos alrededor de 5 mil personas, más de lo que esperábamos”.

Gran recepción tuvieron los talleres, donde las cocineras no sólo explicaban la historia y el origen de platillos tradicionales, sino que compartieron las herramientas teóricas y prácticas para cocinarlos. De hecho, el investigador comenta que hubo un sobrecupo.

Tan grata fue la experiencia que hubo participantes extranjeros que vieron en este congreso mexicano un modelo a seguir. Al respecto comenta Escamilla: “Nos contaban que han ido a mucho congresos sobre gastronomía donde la acción se limita sólo a las charlas entre expertos en la materia, cuando el nuestro demostró el impacto que el tema tiene en la sociedad”.

El investigador dice que uno de los grandes logros alcanzados fue reunir no sólo a gente involucrada directamente en el tema de la cocina tradicional, sino público en general que ha tomado conciencia del valor de nuestra gastronomía.

“Se fueron dando cuenta que es un asunto que no se limita sólo a la cuestión de guisar, sino que está vinculada con aspectos de antropología, sociología, etcétera. Durante estos días, los centenares de personas que nos acompañaron fueron descubriendo los vínculos que existen entre la cocina y las ciencias sociales, en especial los jóvenes, que estuvieron muy receptivos”.

Varias fueron las reflexiones y llamados que los especialistas, académicos y cocineros provenientes de Argentina, Bolivia, Panamá, Paraguay, Venezuela, México, España e Italia arrojaron durante estos días de encuentro, sobresaliendo aquel que tiene que ver con la defensa de la soberanía alimentaria.

“Este fue el principal llamado. No se debe olvidar que las cocinas tradicionales se hacen con ingredientes del lugar, como el maíz o el nopal en nuestro caso. Debemos volver a crear nuestros huertos en nuestras propias casas, sobre todo en las grandes ciudades”.

Escamilla y sus colegas están convencidos que, a partir de este tipo de esfuerzos como el congreso, la ciudadanía comenzará a meditar sobre la necesidad de defender nuestra soberanía alimentaria que no depende sólo del gobierno, sino de esfuerzos en conjunto.

“Por lo que se refiere a nuestro país, cada uno de los mexicanos podemos buscar la sabiduría de los campesinos, de nuestras cocineras tradicionales, de nuestros abuelos que tenían grandes recetas. Nos hemos olvidado de una gran sabiduría popular, de nuestros antepasados, así que las armas para defender esa soberanía deben ser los alimentos originarios”.

Otra reflexión durante siete días de análisis fue en torno a la cocina tradicional como elemento de identidad. El investigador recogió todas las posturas de los ponentes, las cuales coincidieron que esta gastronomía es la primera manifestación cultural en una nación.

Para la clausura del congreso este domingo, se llevó a cabo el llamado Desfile Militar en Comestible que organizó Alicia Ríos (artista en alimentos) y su equipo de trabajo, que también elaboró un arco triunfal en honor a los alimentos originarios.

Las sedes del congreso fueron la Escuela de Gastronomía Mexicana y del Museo Nacional de Culturas Populares.

GJB

Fuente: (CONACULTA)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *