Home Música “Ángel Tavira y su violín”, volúmenes 1 y 2, música de Tierra Caliente
Música - June 11, 2009

“Ángel Tavira y su violín”, volúmenes 1 y 2, música de Tierra Caliente

Portada del segundo disco que
ya no pudo ver Don Angel,
pues salió después
de su sentido deceso
Foto: Cortesía Ediciones Pentagrama
A la familia Cambrón Figueroa, que lo homenajeó en su tierra en 2007, con afecto.

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 11 de junio de 2009. En dos años salieron dos discos de don Ángel Tavira, el músico guerrerense que devino en actor de fama internacional. Lo mejor es que vio y escuchó el volumen 1 en vida. Se trata de “Ángel Tavira y su violín” y del mismo título “Volumen 2”, aparecidos bajo el sello de Ediciones Pentagrama, en México, en 2007 y 2008, respectivamente. En el primero, en la contraportada hay una foto y la leyenda “Ángel Tavira y sus hijos”: Margarita, Luis y Daniel Tavira Diego, así como Eduardo Moyo, y el propio don Ángel, es decir, son los cinco músicos que participaron en la grabación. No se especifica, pero supongo que Luis lleva el primer violín y don Ángel el segundo; Daniel y Eduardo en las guitarras y Margarita en la voz.

Este disco lo grabó don Ángel en 2003 con Anatolio Vázquez y Laura Olivia Montesinos –como se consigna en el disco– y era el que vendía en sus presentaciones, y se llamaba así: “Ángel Tavira y sus hijos” y lo dedicó “a la memoria de Nicolás Salmerón”. Cuando me lo regaló don Ángel, creo que en 2004, me dijo: “Es una producción casera, eh”. Seguramente lo decía más por la modesta presentación física que por el contenido. Por supuesto, ahora tendrá mejor distribución y más posibilidades de que la gente que sabe de don Ángel sólo por su faceta de actor tenga la oportunidad de conocer el leitmotiv vital que lo movió: la música de Tierra Caliente de Guerrero, donde nació el 3 de junio de 1924, en Corral Falso, municipio de Ajuchitlán del Progreso. Claro, es de más calidad en general que el de 2003. Por cierto, dado el éxito de la película “El violín”, de la que fue protagonista, no es extraño entender el título de los dos discos, es más, ni la producción de éstos. Es decir, qué bueno que salieron.

El plus de este disco es un cuadernillo con una entrevista que realizó Modesto López al músico y a su esposa, la señora Elpidia Diego, así como la inclusión de fotografías del archivo de don Ángel. En cuanto a la música, es un documento sonoro valioso, con lo que podríamos llamar “el filin calentano”, pues el también maestro de música era un conocedor de los tiempos y los modos en que se tenía que tocar la de Tierra Caliente. Incluye catorce temas del repertorio de esa región compartida por Guerrero y Michoacán: “No sean tan bobos”, “Zitácuaro”, “Julia”, “El gusto federal”, “Tierra caliente”, “Corrido a Guerrero”, “Belén Brugada”, “Cuánto sufro en el mundo”, “Viva Zirándaro”, “Esos amores”, “Tlapehuala”, “Vacilón de Tacámbaro”, “Muñeca sin alma” y “Guadalupe Navarro”.

En “Ángel Tavira y su violín. Vol. 2” –salido después de la muerte de don Ángel, pues incluye una breve semblanza, donde se da cuenta de la fecha de fallecimiento del músico calentano, ocurrida en la ciudad de México el 30 de junio de 2008; pero sepultado, como fue su voluntad, en el panteón de su pueblo natal– tenemos otros once temas del repertorio calentano y la incorporación con la tamborita de Antonio Tavira, nieto de don Ángel, a los músicos participantes en la grabación anterior. Cabe mencionar que horas antes del sepelio de don Ángel, este muchacho le estuvo tocando en Corral Falso, en compañía de los hermanos Tavira Peralta. Ejecutaba el violín, sonaba muy bien en unas piezas, no tanto en otras, pero sin duda tiene talento, sentimiento, madera para continuar la tradición musical de la región, de la que su abuelo es uno de sus símbolos.

Los temas incluidos son “Ahí va otro toro”, “El diablo”, “El gavilán”, “El pañuelo”, “El pañuelo de lino”, “La india”, “La mariquita”, “Me dijiste que tú me querías”, “Vigueras Lázaro”, “Muñeca sin alma” –único tema que repite, pero es otra versión– y “La loca”. Un disco emblemático, sentido, impregnado de una magia especial, que, sobre todo los amantes de este tipo de música, los escuchas sabrán apreciar. Si no destila virtuosismo, sí derrocha sentimiento. Extrañamente, me parece, no grabó en ninguno de los dos “La tortolita”.

Así, tenemos dos discos y 25 temas que ofrecen una muy buena panorámica de la música que gustaba, estremecía y apasionaba a don Ángel Tavira –hay que gozar con el sentimiento que desprende el violín, especialmente en el segundo disco–, el gran hombre que supo poner en alto a nuestro país y tanto hizo por la música de Tierra Caliente de Guerrero, “una de las músicas tradicionales más prolíficas y también más prolijas por sus grados de complejidad, sus numerosos géneros y un gran repertorio. […] …e implica la ejecución de instrumentos tan difíciles como el violín, del cual Ángel era un gran ejecutante, a pesar de haberse volado con un cuete la mano derecha”, dice en el volumen 2 Guillermo Contreras, investigador especializado en este tipo de música y subdirector del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical “Carlos Chávez”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *