Home Cine Dedica la revista “Luna Córnea” su número 32 al cinefotógrafo Gabriel Figueroa
Cine - June 6, 2009

Dedica la revista “Luna Córnea” su número 32 al cinefotógrafo Gabriel Figueroa

Versión editorial
enriquecida y
aumentada de la
exposición
retrospectiva que se
hizo en el Museo del
Palacio de Bellas
Artes en 2007

Foto: Cortesía CONACULTA

Ciudad de México.- 6 de Junio del 2009.- (CONACULTA) Tras la exitosa exposición retrospectiva que el Museo del Palacio de Bellas Artes le dedicó a Gabriel Figuera en 2007, con motivo del centenario de su nacimiento, la revista Luna Córnea presenta en su número 32 una visión enriquecida que va mucho más a fondo y se despliega como una travesía en torno y a través de la mirada del cinefotógrafo mexicano.

 

        En principio, explicó Alfonso Morales Carrillo, director de Luna Córnea y curador responsable de la muestra sobre Gabriel Figueroa en Bellas Artes, el propósito fue trasladar a la revista las tesis, las imágenes, las ideas y las revisiones que se habían mostrado en la retrospectiva, pero a final de cuentas resultó un producto sustancialmente enriquecido porque participaron estudiosos y expertos en el trabajo de Figueroa que no habían sido parte del equipo curatorial de la exposición.

 

        En los textos que integran la revista, profusamente ilustrada, el lector podrá profundizar en algunos temas y nuevas miradas sobre Figueroa, más allá de las presentadas en la muestra retrospectiva. Por ejemplo, dice Morales, el texto de la historiadora inglesa Ceri Higgins, titulado Transitando lo mexicano, es uno de los más acuciosos y profundos de revisión de la obra del cinefotógrafo.

 

        La revista, abunda el director, funciona como catálogo de la exposición porque tiene todos los contenidos de la muestra, pero trasciende esa lectura con la ventaja de que en la publicación se pueden desplegar documentos y establecer relaciones que en el discurso museográfico no se podía, de tal forma que se presenta como algo complementario pero enriquecido.

 

        “Se agregaron artículos relacionados con los vínculos que tuvo Gabriel Figueroa con Juan Rulfo, algo que no se desarrolló en la exposición; también se aborda la manera como fue recibida la obra de Figueroa en Brasil; publicamos muchos más documentos de la relación del cinefotógrafo con la nueva ola del cine mexicano de la década de los sesenta, algo que se tocó tangencialmente en la muestra; y está mucho más desarrollado el vínculo entre el escritor B. Traven y Figueroa”, señaló Alfonso Morales.

 

        Sin duda alguna, la exposición en Bellas Artes y este número de la revista significan el proyecto más ambicioso de revisión de la obra de Gabriel Figueroa que se haya hecho hasta el momento, sin embargo, advierte el investigador Alfonso Morales, lo que arroja ese inventario temático y subtemático de la vida y obra de Figueroa es que falta muchísimo por conocer y entender.

 

        “La mirada de Gabriel Figueroa Mateos recorre más de medios siglo en las historias entreveradas, imposibles de separar, de la fotografía y la cinematografía mexicanas de la pasada centuria. Empezó como fotógrafo de fija en los años 30 y terminó a mediados de los 80 dirigiendo una película con John Houston.

 

        “Es a la vez una mirada a un autor y un testigo de las idas y venidas del cine mexicano en esos más de 50 años. El primer propósito de la exposición y la revista fue entender que una obra de esta complejidad y bastedad no podía reducirse a la lectura rutinaria de un imaginario nacionalista, de unas cuantas películas y de una colaboración –específicamente las que realizó con Emilio El Indio Fernández–.

 

        “Al alejarnos e intentar hacer una revisión un poco más amplia nos dimos cuenta de que los pasadizos de la memoria de Figueroa y la obra y sus imágenes permiten lecturas comparadas, la revisión de ciertos vínculos que no hemos revisado a profundidad, en ocasiones nos hemos quedado en el lugar común, en esta idea de que estrictamente Figueroa es la continuación del muralismo por otros medios. Ya no es solamente la forma en que la pintura y el muralismo influyeron en la obra de Figueroa, sino también lo opuesto: la manera en que los murales ambulantes de Figueroa influyeron en el imaginario pictórico”, indicó.

 

        Algo sustancial en el método de revisión que utilizaron los autores en la revista y los curadores de la exposición, es que Figueroa fue asumido como un artista multidisciplinario. Si bien la revista es de fotografía, tomó al cine como su material de trabajo para determinar sus relaciones y vasos comunicantes que conviene recuperar para entender el poder de seducción de esas imágenes.

 

        “Si no lo entendemos como una manifestación multidisciplinaria y sólo se acota a lo fotográfico o a lo fílmico, no acabaremos de entender el poder de incitación de esas imágenes de autores tan poderosos como Gabriel Figueroa. Además, el discurso visual nacionalista dominó buena parte del siglo XX y nos hemos querido apresurar a darlo por muerto sin haberlo entendido, en querer remitirlo al desván de lo que no usamos cuando me parece que en el imaginario nacional todavía está vigente, poderoso y requiere de una aproximación que trascienda el lugar común”, concluyó.

 

        El número 32 de la revista Luna Córnea, Gabriel Figueroa. Travesías de una mirada, será presentado este sábado 6 de junio, a las 18 horas, en el Centro de la Imagen. Participarán la crítica cinematográfica Fernanda Solórzano, el cinefotógrafo Rafael Ortega, el fotógrafo Paolo Gasparini, el titular del Centro de la Imagen, Alejandro Castellanos y el investigador Alfonso Morales.

 

MAC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *