Home Por la Espiral IED: desamericanizar a México
Por la Espiral - June 1, 2009

IED: desamericanizar a México

POR LA ESPIRAL
*Claudia Luna Palencia

-IED: desamericanizar a México
-Cepal, 2009 menores flujos
-Diversificar socios y capitales

    Semanas atrás la Secretaría de Economía anticipó una caída del 16.6% en los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) en México partiendo de recursos estimados por 15 mil millones de dólares, cifra que de concretarse este año implicaría una contracción del 23.98% en la IED dado que el año pasado el país recibió 18 mil 598.3 millones de dólares por dicho concepto.
    Y como no es lo mismo un 16.6% que casi el 24% habría que ponerle una mayor atención a los números que después sirven de referencia para concretar determinadas líneas de actuación y apuntes de análisis.
    En lo que no hay duda es en el desinfle de la IED, su evolución de los últimos años resentirá un giro y México y sus gobernantes tendrán que ingeniárselas rápidamente para inyectarle competitividad y mayor atractivo al país con reformas fiscales y económicas para volver a ser imán del capital foráneo. Y es que ya no será tan fácil.
    En especial la economía ha vivido dos etapas de captación de flujos: la primera coincidente con la inserción del país al GATT (1986), la desregulación  económica, el NAFTA-TLCAN, la crisis de  1995 y la etapa postcrisis;  la segunda, respondiendo más que a  reformas económicas estructurales al anticipo de un cambio político democrático tomando como referencia el preludio de 1999 en un intervalo hasta 2008 con la irrupción de la crisis financiera internacional, en dicho lapso el país recibió una IED acumulada de 212 mil 084.9 millones de dólares.
    De acuerdo con datos del Registro Nacional de Inversión Extranjera (RNIE), las cinco entidades más beneficiadas en esos nueve años fueron Distrito Federal con 121 mil 696.4 millones de dólares, Nuevo León 21 mil 518.6 millones de dólares, Estado de México con 11 mil 303.5 millones de dólares, Baja California 10 mil 090.6 millones de dólares y Chihuahua con 9 mil 872.0 millones de dólares.
    Los principales inversionistas en el país, de 1999 a 2008, han provenido de América del Norte con el pivote del NAFTA-TLCAN se han contabilizado 123 mil 781.3 millones de dólares,  el 94%  de origen estadounidense.
    Después está la Unión Europea con 71 mil 382.2 millones de dólares, fundamentalmente España con  31 mil 773.7 millones de dólares, le sigue Holanda 22 mil 482.9 millones de dólares; Reino Unido con 7 mil 284.5 millones de dólares y Alemania con 3 mil 780.6 millones de dólares.
A COLACIÓN
    La crisis deberá orillarnos a realizar otra serie de reformas profundas para poder salir efectivamente de ésta en el menor tiempo posible y reduciendo el menor impacto social en la medida de las posibilidades.
    Traerá consigo además otro parteaguas porque una vez cerrada la primera y la segunda etapa de IED en el país y con las perspectivas negativas contagiando todos los canales por medio de los cuales México y los mexicanos captan recursos del exterior, será imposible quedarse con las manos vacías insisto sin hacer nada cuando otros países de la región como Brasil no solo arrebatan el liderazgo en la región sino salen a buscar socios, capitales e inversionistas en China, Hong Kong  y otros asiáticos.
    En este momento ignorar el sentido de la diversificación en materia de inversión foránea condenará al país a continuar con esa grave dependencia, esta vez no del petróleo, sino de Estados Unidos. Así como décadas atrás  se habló de despetrolizar a la economía, ahora hay que desamericanizar a México.
    ¿Por qué no Asia? ¿Medio Oriente? Incluso algunos africanos como Sudáfrica, con tal de no poner todos los huevos en la misma cesta sino diversificar para reducir los golpes económicos que seguirán dándonos los ciclos de la economía global.
SERPIENTES Y ESCALERAS
    LA Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) analiza que la IED en la región sumó un total de 128 mil 301 millones de dólares el año pasado y matiza que fue “un récord histórico que se alcanza pese a las dificultades económicas”.
    Según el informe “La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2008”,  varias  de las operaciones que impulsaron el récord de 2008 se acordaron antes del inicio de la crisis.
Las corrientes de IED a la región superaron en 2008  en 13% las del año anterior. Pese a que esto significa una fuerte desaceleración respecto al crecimiento de 52% en 2007, el resultado es notable si se considera que las corrientes de IED a nivel mundial cayeron un 15% en 2008. Según la CEPAL, los elevados precios de los productos básicos y el crecimiento de algunas de las economías en desarrollo explicarían esta alza.
Los países en desarrollo incrementaron su participación en la recepción de IED mundial de un 31% en 2007 a un 39% en 2008 y entre ellos las principales regiones receptoras de inversión fueron Asia y Oceanía (21%) y América Latina y el Caribe (8%).
América del Sur  recibió un 24% más de IED en 2008 (89 mil 862 millones de dólares), impulsada por los altos precios de los productos básicos y el crecimiento económico subregional. Sin embargo, los flujos a México y la Cuenca del Caribe cayeron 5% (38 mil 438 millones de dólares).
Brasil, Chile y Colombia fueron los principales receptores en América del Sur,  al concentrar el 80% de la IED. Brasil se convirtió en el mayor receptor de toda  la región, con un aumento de un 30% con respecto al récord alcanzado en 2007.
“Por el contrario, la estrecha relación de México y la Cuenca del Caribe con la economía estadounidense impactó negativamente la llegada de IED a esta subregión. La recesión en Estados Unidos desalentó a la industria manufacturera de exportación (maquila) y al turismo.  Además, la desaceleración de las economías locales provocó una caída de las inversiones en busca de mercados”.
Los ingresos de IED cayeron en México un 20% con respecto a 2007, mientras que los de Centroamérica crecieron un 7 por ciento.
Estados Unidos y España se mantuvieron como principales inversionistas en la región durante 2008 (24% y  9% del total, respectivamente), pero redujeron su participación relativa. Canadá (8%) y Japón (6%) aumentaron  su presencia, asociada a proyectos de recursos naturales.
No obstante el resultado del año pasado a nivel región,  el propio organismo advierte que las condiciones económicas han cambiado anticipando para este año menores flujos de IED, un descenso de entre 35% a un 45 por ciento.
*Economista y columnista especializada. Es candidato a doctor por la Universidad de Alcalá, tiene dos libros publicados y participa en distintos foros de radio y televisión con opiniones sobre educación financiera, economía y finanzas personales.  Puede contactarla en: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *